suscríbete al boletín diario

Destacados

Formalizan por robo con homicidio al presunto autor del crimen de Albertina Martínez

Ayer se realizó la formalización de Jairo González quien hasta el momento es el único imputado por el asesinato de la fotógrafa Albertina Martínez, caso que conmocionó no solo al país sino en particular a la comunidad de Los Ángeles ya que la mujer de 38 años era oriunda de esta ciudad.


 Por La Tribuna

output-onlinejpgtools

El presunto victimario de Albertina Martínez, la fotógrafa angelina que fue encontrada muerta en su departamento en Santiago, fue identificado en la tarde de ayer como Jairo González, un hombre de 19 años que fue formalizado en el Séptimo Juzgado de Garantía de la capital.

El hombre, que quedó en prisión preventiva, tiene antecedentes por robo, y tras cometer el asesinato en el mismo departamento de la víctima, escapó a la Región de O’Higgins, donde ayer a las 20 horas fue detenido por efectivos del OS-9 de Carabineros, específicamente en la comuna de Palmilla.

La detención de González ocurrió durante la tarde del martes, cuando personal del OS9 de Carabineros detuvo en la comuna de Palmilla, región de O’Higgins, al presunto autor material del crimen de la fotógrafa. 

El sujeto estuvo 50 días prófugo de la justicia, a pesar de que su identidad había sido confirmada por Carabineros a menos de tres días de ocurridos los hechos, esto gracias a los registros de las cámaras de seguridad del edificio.

En los videos se puede apreciar que el hombre, quien presuntamente es un repartidor de una aplicación de delivery, llegó hasta el domicilio de la mujer con el fin de hacer una entrega. Una vez en el departamento de Albertina procedió a robarle sus especies y a propinarle una serie de puñaladas hasta quitarle la vida. De lo robado se supo que se trataba principalmente de su cámara fotográfica y un computador.

Cabe señalar que al momento de la detención fueron encontrados en poder del imputado los aparatos tecnológicos que pertenecían a Albertina.

En este caso, la Fiscalía Metropolitana Centro Norte descartó tajantemente una motivación política para el crimen, y el fiscal Arturo Gómez, de la Fiscalía Centro Norte, lo formalizó por el delito de robo con homicidio, lo que derivó en que decretó la prisión preventiva por considerar que el acusado es un peligro para la sociedad.

ARISTA POLÍTICA

A razón de lo extraño del caso, ya que el hombre no se identificó en la entrada del edificio, y además a razón de que el robo consistió en elementos que supuestamente contenían material gráfico de las marchas ocurridas en Santiago luego del estallido social del 18 de octubre, es que se habló preliminarmente en la prensa de que el homicidio podría haber tenido matices políticos, ya que se sugirió que la mujer estaba realizando fotografías documentales de las marchas, en especial en la del día 14 de noviembre cuando se conmemoró un año de la muerte de Camilo Catrillanca. Sin embargo esas versiones fueron desmentidas tanto por la fiscalía durante el día de ayer, así como también por parte de la familia ya que, tal como señaló su hermana, en ningún caso el homicidio ocurrió “por un contexto político”, puesto que Albertina solo fue a las marchas para “sacar fotografías artísticas”.

CONTEXTO

El cuerpo de la profesional fue hallado la tarde del jueves 21 de noviembre por la madre de su pareja, quien fue hasta el domicilio de Albertina a petición de su hijo ya que durante varias horas no lograba ubicarla. Al no obtener respuesta tuvieron que pedir la ayuda de un cerrajero para ingresar al departamento, y en ese momento fue cuando la mujer descubrió el crimen.

El caso impactó profundamente en el país ya que no solo se trató de un hecho policial importante, sino que además los medios de comunicación dieron amplia cobertura a razón de que Albertina Martínez trabajó en los canales TVN y Mega, y tuvo la oportunidad de ser compañera de labores de muchos rostros y trabajadores de esas estaciones televisivas quienes dedicaron sentidas palabras para la mujer. 

En el caso de Los Ángeles también este caso ha tenido una connotación distinta, ya que Albertina es oriunda de esta ciudad y fue alumna del colegio CEALA, dejando en la comunidad angelina muchos familiares y amigos quienes, como podemos recordar, llegaron en un gran número a despedirla en el Parque Cementerio “Santa María de Los Ángeles”, luego de una ceremonia religiosa efectuada en la Iglesia Metodista de Paillihue.

EL ACUSADO

Hasta el momento los antecedentes entregados por la Fiscalía Centro Norte indican que el único imputado por el crimen es Jairo González, un hombre de 19 años quien, por motivos que aún están siendo investigados, llegó presuntamente a razón de ser un trabajador de una empresa de repartos a domicilio, razón por la cual ingresó hasta el lugar del crimen, sin embargo no se han entregado detalles por parte de la fiscalía respecto de la vinculación laboral con alguna empresa en específico.

El fiscal Arturo Gómez explicó que la orden de detención que permitió la captura fue despachada el día 26 de noviembre y que el sujeto se mantuvo prófugo de la justicia durante 50 días, esto con a la ayuda de terceros, quienes están siendo investigados como colaboradores. Además indicó que “tenemos un delito común, pero uno de los más graves dentro del Ordenamiento Jurídico Penal, que trae aparejado una pena que podría llegar incluso al presidio perpetuo calificado”, y añadió que “Tenemos bastante material gráfico que nos permitirá acreditar los hechos”. 

El delito por el cual está siendo imputado es uno de los más graves dentro del ordenamiento penal, y puede llegar al presidio perpetuo calificado, que significa un mínimo de 40 años en la cárcel antes de poder optar a beneficios carcelarios.

PRISIÓN PREVENTIVA

En la jornada de ayer miércoles, el único sospechoso del crimen de la fotógrafa Albertina Martínez quedó en prisión preventiva por disposición de la justicia.

El fiscal del caso, Arturo Gómez, declaró que el motivo del homicidio fue el robo y descartó así el móvil político.

“El Ministerio Publico logró acreditar los presupuestos materiales de la existencia del delito. Contábamos con videos y reconocimiento fotográfico que sirvieron para que el magistrado decretara la prisión preventiva”, declaró.

Según la Fiscalía, el mencionado video muestra cómo el imputado entra al departamento de la víctima y, a eso de las cuatro de la mañana, sale con múltiples objetos como audífonos, una mochila y una chaqueta perteneciente a la víctima, prueba audiovisual que fue clave para decretar la prisión preventiva.

Asegura la defensa de González, que la víctima lo conocía debido a que él le vendía drogas a través de la aplicación Grindr y luego de consumir narcóticos juntos el imputado decidió asaltar a la joven. Esta versión añade que luego de un forcejeo, la víctima cayó y el sospechoso la amarró de pies y manos para que no lo golpeara. Después el sujeto le tapó la boca para que no hiciera ruido.

Los representantes de la Fiscalía dicen que dicha versión no cambia la imputación de robo con homicidio, ya que el imputado reconoce que llegó hasta el domicilio, maniató a la víctima y también le puso un paño en su boca.

Se decretaron 150 días de plazo para realizar la investigación.

ERRORES RESPECTO DEL TRABAJO DE ALBERTINA

El caso de la angelina no ha estado alejado de controversias desde el momento en que se vinculó a través de redes sociales, y de algunos medios de prensa, el suceso de su muerte con la crisis política por la que atraviesa el país. Precisamente en Twitter y Facebook fue común durante los primeros días el ver hashtags como #Justiciaparaalbertina que estaban directamente relacionados con las reivindicaciones sociales y los procesos de marchas y manifestaciones. Además se dijo en más de una oportunidad, que su asesinato podría tener una vinculación con los registros que la fotógrafa capturó durante las manifestaciones sociales de la Región Metropolitana. Tanto fue el nexo establecido con el movimiento social que no solo en Chile, sino también en medios extranjeros, se utilizó la figura de Albertina como un ícono simbólico de la libertad de expresión, pensándose el homicidio como una represalia por las imágenes que la mujer compartió en sus redes sociales, dando cuenta de la violencia callejera y la represión policial en Santiago. 

Sin embargo durante la tarde de ayer se descartó la posibilidad de que los hechos ocurridos en el departamento de Martínez tuvieran que ver con el material obtenido en las marchas. Y si bien no es algo que esté descartado aún por la investigación pericial del caso, la familia y la fiscalía han señalado que la sustracción de la cámara de fotos y el computador con las imágenes responde a un robo común, y no a un delito con tintes políticos. Semanas atrás era precisamente su hermana quien señalaba a los medios que: “Es una pena que se tome esto para generar odiosidad política, porque en definitiva por lo poco que sabemos del proceso investigativo, la muerte de mi Albert no tiene que ver con eso”. Y además agregó que “Ella no era una activista y no ejercía como fotógrafa de prensa. Lo hacía como hobby, le gustaba sacar fotos, pero se enfocaba más en lo artístico”.

Quien también habló en su momento, dando detalles de la vida de la joven, fue el también fotógrafo Sergio López quien tuvo la oportunidad de ser profesor de Albertina, quien señaló que “Se sabía que le daban miedo las marchas”. Por lo tanto desde su círculo más cercano han reiterado el desvincular la figura de la joven con una lucha explícitamente social, aun cuando en redes sociales se le sigue sintiendo como una víctima política del proceso que vive el país.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Albertina MartínezAsesinatofotógrafaJairo González

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes