suscríbete al boletín diario

Destacados

Mayor productor de cerezas de Biobío detalla complejo panorama en puertos chinos

“Por donde se mire, esta cuestión tiene un impacto súper fuerte para el negocio porque el precio no es el que se tenía pensado. Se cubrirán sí los costos pero uno no está acostumbrado a eso. El negocio de las cerezas es extraordinario y estamos habituados a márgenes importantes. Esto es algo que nadie tenía previsto”, señala Peter Stengel, productor de la zona de Yumbel.


 Por La Tribuna

puerto chino

Peter Stengel tiene 80 hectáreas de plantaciones de cerezos en la zona de Yumbel. Partió hace 15 años con un huerto de sólo 17 hectáreas, siempre con un propósito en mente: venderle a los chinos.

¿Y por qué a ellos? El mismo lo explica: “A los chinos, este fruto les provoca alegría y bienestar. Todo el mundo quiere regalar cerezas a sus familiares y también comerlas. Por eso, pagan en forma irracional, no en función de la oferta, con precios que escapan de cualquier canon económico”.

Y, para aprovechar esta demanda, están las cerezas chilenas: “Tenemos la suerte que llegamos con nuestras cerezas justo en el Año Nuevo chino. Somos el único país del hemisferio sur que tiene bondades climáticas para producir grandes volúmenes. Ni Argentina, Australia, Nueva Zelanda o Sudáfrica tienen la posibilidad de hacerlo. Y nosotros tenemos volumen y calidad que les encanta a los chinos”, agrega.

Es que en ese entonces, como un verdadero anticipado a su tiempo, ya sabía que esa fruta podría lograr precios superlativos. Por eso, lo que empezó con 17 hectáreas, ahora devino en 80 hectáreas cuya producción está dedicada exclusivamente a surtir el mercado del gigante asiático. Solo en esta temporada, los huertos de Stengel produjeron mil 100 toneladas de cerezas, lo que le ha elevado a la categoría de ser el mayor productor de la zona.

Hasta fines del mes pasado, todo iba de acuerdo a las estimaciones de mercado. De hecho, el mismo Peter Stengel había estado hasta el 22 de enero en China donde afinó los últimos detalles para el arribo de los containers con su producción de cerezas, la misma que había sido cosechada a fines de diciembre desde los huertos de su propiedad.

Pero toda historia siempre debe tener un “pero”. Lo que no estaba en los cálculos de nadie, es que el brote de coronavirus desencadenara una acción sanitaria sin precedentes por parte del Gobierno chino para contener una enfermedad, que ya suma más de medio millar de muertos.

¿Y qué tiene que ver una enfermedad contagiosa con las cerezas? Stengel lo vuelve explicar: “El gobierno chino tomó medidas, que es lo que debe hacer, para restringir el traslado de personas y que se puedan juntar en lugares masivos. Uno de esos lugares es el mercado donde se reúne mucha gente, llegan los compradores, los vendedores, donde llega mucha gente”.

Y lo que se veía promisorio, dio paso a la incertidumbre y, ahora, a la resignación. “Hay muchísimos contenedores que están en el mercado esperando que lleguen clientes para que los compren y esto no sucede. Ayer había 80 contendedores pero solo se vendieron 14”.

Como es fruta fresca, tampoco puede permanecer de manera indefinida. Aunque se almacenen a cero grados, no pueden permanecer más de 20 días en esas condiciones porque con más de tiempo, la fruta empieza a deteriorarse inexorablemente. Y esa merma se castiga en el precio que puede pagar un comprador chino: “entonces, uno está obligado a liquidar y vender porque la fruta no puede seguir esperando”.

En su caso, tiene varios containers con cerezas yumbelinas esperando que aparezca un comprador. “Por donde se mire, esta cuestión tiene un impacto súper fuerte para el negocio porque el precio no es el que se tenía pensado. Se cubrirán sí los costos pero uno no está acostumbrado a eso. El negocio de las cerezas es extraordinario y estamos habituados a márgenes importantes. Esto es algo que nadie tenía previsto”.

Tampoco tiene muchas expectativas “que se normalice en el corto plazo” aunque tiene confianza que, a futuro, el rubro de las cerezas en el mercado chino retome el vigor de los años precedentes, en que sus productores se froten las manos por los buenos resultados de las ventas.

CIFRAS OFICIALES

De acuerdo a datos de la Secretaría Regional Ministerial de Agricultura de Biobío, entre 10 a un 20 por ciento de las exportaciones de cerezas de la Región del Biobío al mercado chino podría estar varaba en los puertos de ese país. “Esperamos que sea una situación temporal, estamos atentos a que baje su intensidad y se reactive el regreso de las vacaciones del año nuevo lunar, que se extendió por una semana hasta el 9 de febrero“, expresó en su momento el seremi del ramo, Francisco Lagos.

De acuerdo a datos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), dependiente del Ministerio de Agricultura, la superficie dedicada a la producción de cerezas en la región es de aproximadamente 540 hectáreas. De ese total, un 97 por ciento (521 hectáreas) se encuentran en campos de la provincia, en distinto estado de producción.

SOCABÍO

Al respecto, el vicepresidente de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabío), Boris Solar, se manifestó confiado en que la situación que afecta a los exportadores de cereza se remitirá únicamente a la actual temporada y no será permanente. Además, hizo notar que el alto valor del dólar permitirá compensar, en parte, los impactos por la caída de los precios de comercialización.

Incluso, se atrevió a pronosticar que, dado el precio de la divisa, los retornos debieran ser similares a los del año pasado. “Se pagó a muy buen precio y particularmente, de Maule al sur no hubo problemas de producción.

En ese marco, recalcó que la provincia de Biobío tiene “un potencial frutícola tremendamente importante por la seguridad de agua que, sumado al clima y la infraestructura, nos abren posibilidades infinitas de desarrollo”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
chinosCoronavirusexportacionesproductor de cerezas

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes