lunes 20 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Destacados

Parlamentarios proyectan el 2020 como un año donde la ciudadanía estará observando el comportamiento de la clase política

En paralelo, reconocen que el año estará marcado por el Proceso Constituyente que, desde su mirada, será más relevante que las elecciones municipales y de gobernadores regionales.


 Por Benjamín Ahumada

Marcha tarde Krause (98)

Los representantes distritales también hablaron de la importancia de seguir adelante con la agenda social para dar respuesta a la necesidad de contar con un Chile más justo.

Este año parte, como nunca antes, marcado por el anterior. Es imposible hablar de un “año nuevo, vida nueva”, pues la necesidad que tiene el país de solucionar las demandas sociales hace imposible pensar el último trimestre sin continuidad y, salvo el cambio del calendario, todo sigue pendiente de un hilo conductor que ahora se conoce como Proceso Constituyente.

La Tribuna FinDe analizó los temas importantes de 2019 para proyectar el 2020 desde el punto de vista político y todo se reduce al detonante del 18 de octubre y la gran consecuencia histórica en una República adulta de 200 años: los chilenos, por primera vez, serán parte de un Proceso Constituyente.

Claro debe quedar, en voz de los cinco diputados del distrito 21, que estamos frente a un nuevo Chile que, independiente de lo que ocurra el 26 de abril, seguirá atento a las promesas de la clase gobernante para hacer de nuestro país una tierra justa y fértil en cuanto a la dignidad de sus habitantes.

Así entonces, desde el socialista Manuel Monsalve, pasando por los oficialistas Iván Norambuena (UDI), Cristóbal Urruticoechea (RN) y el radical José Pérez, hasta la demócrata cristiana Joanna Pérez, todos coinciden desde su mirada ideológica que el 2020 quedará marcado en la historia de Chile por la oportunidad de cambiar o crear una nueva Constitución Política del Estado bajo un modelo mixto o uno 100% ciudadano.

IVÁN NORAMBUENA

Para el diputado de la UDI no es fácil proyectar un 2020 basado en una sola idea, pues lo ocurrido en Chile desde el 18 de octubre de 2019 ha dado cuenta a la clase política de una masa cansada de abusos, pero llena de energía para exigir los cambios.

“En materia política se ha definido un camino; estamos en un proceso desde el punto de vista legislativo para poder someternos a un plebiscito. Tenemos de camino las elecciones municipales y de gobernadores regionales, por lo tanto, hay elementos suficientes para estar muy atentos”, explicó desde el punto de vista político.

Para el gremialista, la conducta de los chilenos estará marcada por el comportamiento de la clase gobernante: “no podemos hablar de resultados porque existe un antes y un después, por lo que las opiniones que se hagan, y dependiendo de quienes las hagan, van a encauzar, de alguna manera, la opinión y la decisión de los electores en Chile”.

Los temas sociales estarán marcados indudablemente por la forma de actuar de los poderes Ejecutivo y Legislativo, basados en la continuidad del debate relacionado con la Agenda Social: “una agenda legislativa marcada por lo social y las demandas que las personas han hecho a través del tiempo. Por otro lado, los hechos concretos, las soluciones concretas, particularmente a mí me entusiasma el tema de las viviendas. Comités que tenían hasta 22 años, hemos logrado avanzar en distintivos proyectos y vamos a solucionar muchos problemas habitacionales. Eso será importante para las decisiones de los electores”.

En cuanto a la dignidad exigida por la nación, habrá “mejoras de pensiones, baja en el valor de los remedios, tenemos el apoyo directo a los adultos mayores, y así suma y sigue para darnos una señal clara de la conducta que podrían tomar los chilenos el día de mañana”.

MANUEL MONSALVE

El presidente de la bancada socialista ha sido uno de los más rudos a la hora de enfrentarse al Ejecutivo y su falta de mando sobre las Fuerzas Armadas y de Orden, y así como espera justicia en el tema de las violaciones a los derechos humanos post 18 de octubre, también espera que los chilenos entiendan que han logrado un hecho histórico en el marco de una República adulta de más de 200 años.

“La primera incógnita que se va a despejar en el primer trimestre de 2020 es saber si el estallido social pasó o está en una pausa; esto va a depender de la capacidad del gobierno de entender que durante el mes de enero y febrero hay que avanzar con mucha rapidez en una profunda agenda social, que hasta ahora no ha sido impulsada por el gobierno”.

Monsalve advirtió al gobierno sobre lo que puede pasar si no ajusta luego las reformas estructurales: “Hasta ahora, la reforma profunda al sistema de pensiones, un plan de salud universal y una reforma tributaria que permita financiarlos, todavía no se hace. A mí me parece que si no se avanza en dar las señales de cambios profundos en estas materias, es probable que el estallido social termine la pausa en la que está y se vuelva a manifestar con mucha más fuerza en marzo”.

También recordó la importancia de entender lo que significa una Constitución Política: “Va a ser un año determinante, más allá de las elecciones normales, que son las municipales y la primera vez que se elijan los gobernadores regionales; la decisión que Chile va a tomar en materia de plebiscito y elecciones de delegados va a ser la configuración de un nuevo país, porque muchos relativizan el cambio de Constitución, pero cómo se distribuye el poder en Chile, cuál es el nivel de democracia, cómo se distribuye la riqueza, en definitiva se configura en una Constitución”.

En conclusión, “las decisiones el año 2020, particularmente en materia constituyente, son determinantes para aquellos chilenos (yo me incorporo entre ellos) que queremos que reconfiguremos el país y establezcamos un país donde todos se sientan parte”.

JOSÉ PÉREZ

En cuanto al diputado radical, fue sintético en su visión para 2020: “Sin duda, yo creo que vamos a avanzar hacia una nueva Constitución, que es lo que importa y parece que es algo generalizado en el país; los tiempos han cambiado y eso es lo que hay que hacer”.

Recordó que “también viviremos el proceso de elecciones municipales y de gobernador. Pareciera que en Los Ángeles no hay nuevos candidatos al municipio, por lo que creo que el alcalde va a ser reelecto”.

Fiel a su forma de ser, Pérez espera que “sea un buen año, mucho mejor que el que se fue. Que tengamos paz y tranquilidad y que avancemos en los proyectos que tengan más justicia social, que es lo que nos importa. De esa manera, este país quedará marchando relativamente bien, para que podamos vivir en un país pacífico y tranquilo”.

En cuanto a su deseo de terminar con la violencia, el congresista dijo que “la paz y la tranquilidad nos dará proyección de progreso y con inversión, que es lo que nos hace falta para generar trabajo, pues hoy tenemos niveles de cesantía preocupantes”.

JOANNA PÉREZ

Para la diputada vicepresidenta nacional de la Democracia Cristiana, la oportunidad de los chilenos es única, más para la clase política, que debe hacer eco de las demandas sociales.

Su idea es mantener la unidad como país, más allá de las diferencias lógicas marcadas por las ideologías.

“Chile puede cambiar positivamente, pero también puede tirar por la borda todo el desarrollo y el trabajo de muchas personas que han recuperado la democracia y la libertad, valores que nos han permitido avanzar”, dijo Pérez.

En este sentido, se trata de un momento donde hay que hacer cambios a la estructura: “este año 2020 es un año desafiante para poder hacernos cargo de la demanda que se ha suscitado a lo largo de Chile, por lo tanto, se requieren reformas estructurales desde lo político y por eso hemos hablado de una nueva Constitución”.

También se trata de voluntades individuales que deben debatir sus pensamientos mirando hacia el futuro: “Es necesario mantener la unidad para que podamos salir de buena manera de estos procesos. Hoy hay una polarización muy importante que puede ser compleja, por lo tanto, los actores políticos y sociales tenemos que estar a la altura de las circunstancias”.

“Chile se merece un país mucho más justo, más igualitario, que tenga oportunidades para todos y que nos permita visualizar las distintas realidades”, terminó proyectando.

CRISTÓBAL URRUTICOECHEA

La mirada del representante de Renovación Nacional apunta al trabajo legislativo y al tema constituyente.

“Tendremos un año marcado por diferentes elecciones. Serán elecciones inéditas y algunas de ellas que nacen por acuerdos y las ya tradicionales. En abril será el Plebiscito, en el que decidiremos si queremos o no una Nueva Constitución, clave para el futuro de Chile. Tendremos las votaciones de alcaldes, concejales y, por primera vez, los comicios de gobernadores regionales. Por su parte, el Congreso tendrá una agenda política y social potente. Con todo, el 2020 será un año decisivo en varias materias, las que sin duda tendrán repercusión en nuestra nación”, relató a la Tribuna FinDe el parlamentario.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
2020Cristóbal UrruticoecheaIván NorambuenaJoanna PérezJose PerezManuel Monsalve

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes