domingo 15 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Destacados

Gobierno insiste en que aún no define fórmula para un cambio de Constitución

El titular de Desarrollo Regional en la Región del Biobío, Alberto Moraga, respaldó los dichos del gobernador y celebró los conversatorios y diálogos ciudadanos que se han desarrollado hasta hoy.


 Por Benjamín Ahumada

MArcha

En tanto, el líder provincial del comunismo criticó la idea de un “Congreso Constituyente”, reconociendo, eso sí, que existe un cambio de discurso en La Moneda, pues la derecha se abre por primera vez a un cambio.

El domingo en la tarde el gabinete, parlamentarios, amigos y otros se reunieron en la casa del Presidente de La República, Sebastián Piñera para tratar el estallido social y fijar una carta de navegación en medio de un mar que amenaza con seguir con grandes marejadas si la clase política no cumple con sus promesas.

Es cierto, el Gobierno y los parlamentarios han cedido terreno, se mejoran las pensiones, se derogó la ley del alza del pasaje en el Metro, se estancaron las alzas del precio de la electricidad y La Moneda se ha abierto por primera vez, desde la administración de Piñera en su primer mandato y en éste, a hablar de un cambio y no más de una reforma, que ha sido históricamente el discurso de la derecha en el tema de la Constitución Política del Estado.

LA NUEVA CONSTITUCIÓN

“Hemos acordado iniciar el camino para avanzar hacia una nueva Constitución. Entendemos que es un trabajo que lo tenemos que hacer pensando en el país”, dijo el ministro del Interior Gonzalo Blumel, aclarando de inmediato que la intención del Ejecutivo era impulsar un cambio, dejando en el olvido la histórica posición de reformas a la Carta Fundamental.

El tema fue que se hizo un anuncio sin pensarlo demasiado, porque el estallido social ha ido avanzado en sus demandas temáticas a lo largo de las tres semanas y ha pedido un cambio de Constitución bajo una figura conocida como Asamblea Constituyente, es decir, consultando a los ciudadanos, pero el gobierno habló de “Congreso Constituyente” en momentos en que los parlamentarios han perdido credibilidad.

Tal como lo indicó el alumno de cuarto medio del Liceo Coeducacional Santa María de Los Ángeles, Mateo Acuña: “Usted cree que ellos van a ser capaces, van a llegar a lo mismo, a una nueva Constitución que se va a transformar en un parche. Al final va a ser lo mismo porque van a ser las mismas personas, son los mismos políticos que no quieren apoyar leyes que van hacia el pueblo, entonces no podemos dejarle esa responsabilidad tan grande a esas mismas personas”, comentó el estudiante.

Las críticas surgieron desde los ciudadanos y por cierto desde la oposición, quienes a través de los gobiernos de Michelle Bachelet han realizado consultas o cabildos que se asemejan a una Asamblea Constituyente, pues recuerde que el Capítulo XV de nuestra Constitución ni siquiera nombra la figura demandada en las marchas.

Tras los dichos del ministro Blumel el domingo por la tarde, La Moneda debió salir a aclarar las palabras del jefe de Gabinete.

El primero en aclararlo fue el ministro secretario general de la Presidencia, Felipe Ward, que tras reunirse con la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia abrió el abanico a tal punto que se mostró abierto a revisar el trabajo de la ex mandataria.

Más clara fue la vocera del gobierno, Karla Rubilar, quien indicó que no tienen como camino una Asamblea Constituyente: “Creemos firmemente en que el Congreso es el camino de avanzar en una unión que permita llegar a un gran acuerdo. Nuestro camino no es la Asamblea Constituyente, pero entendemos claramente de que el Congreso y este proceso de nueva Constitución, para que tenga el aporte de los ciudadanos, debe ser con participación activa y es por eso que valoramos enormemente todo el proceso constituyente de la Presidenta Bachelet”.

Más temprano, Rubilar solicitó a quienes insisten en un solo camino, a que se abran al debate para poder llegar a un acuerdo para ofrecer una respuesta consensuada a la ciudadanía.

“La señal que ha dado el Gobierno al hablar de nueva Constitución es una señal para acercar posiciones, ahora les pedimos a quienes no transan de un mecanismo en particular a que estén a la altura para acercar, para unir, para poder llegar a acuerdos”, dijo Rubilar.

La vocera de La Moneda también dijo que una nueva Constitución Política del Estado debe ser ratificada por la ciudadanía en un plebiscito: “dada la importancia de generar una nueva Constitución, de generar un nuevo pacto, lo que acordemos en este proceso pasará por todos y cada uno de los chilenos en un plebiscito ratificante”.

EL TRABAJO DE DESARROLLO SOCIAL

El cambio de gabinete ocurrido en medio de las manifestaciones fue el punto de partida del trabajo del ministro de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, responsable de encabezar los diálogos para que el gobierno de soluciones a las demandas de los chilenos.

Conversaciones que no vendrían pauteadas, según relató el gobernador de la Provincia de Biobío, Ignacio Fica, pese a que no se hablará de Asamblea Constituyente.

“No hay contradicción en las palabras, es más, el espíritu de lo que anuncia el ministro Blumel va en la línea de lo señalado por el gobernador Fica. Todos estos diálogos que están llevando en el país, son diálogos espontáneos y eso nosotros los celebramos, porque son manifestaciones pacíficas de encuentro y de conversación entre ciudadanos”, dijo el seremi de desarrollo social de La Región del Biobío, Alberto Moraga.

LA RESPUESTA COMUNISTA DE BIOBÍO
Uno de los partidos políticos que históricamente ha impulsado la idea del cambio de una Constitución es el comunista, marcado claramente por su historia y relación con la dictadura de Augusto Pinochet.
En una conversación con el presidente del PC en la Provincia, José Castro, este dijo que el hecho de hablar de un cambio es importante.

Castro, eso sí, fue claro al indicar que “lo que está planteando el gobierno de realizar un Congreso Constituyente, no hay que dejar de reconocer que es un avance dentro de las posturas que había estado planteando el Gobierno y la derecha, pero no es el avance que está pidiendo la gente en definitiva, que es la participación de todo el pueblo en la conformación de una nueva Constitución y eso no pasa por un Congreso Constituyente, eso pasa por una Asamblea Constituyente”.

ALTO BIOBÍO


La comuna cordillerana enfrenta, además de las demandas de la gran mayoría de los chilenos, una única: su composición Pehuenche marcada por una cosmovisión que habla de la pérdida de lo que ellos llaman sus tierras y su agua.

Por lo mismo, al igual que en todo el país, han realizado marchas y encabezado procesos de diálogo que continúan hoy a las 10 de la mañana en la Biblioteca Pública de Ralco.

Entre sus demandas no sólo destacan la de una nueva Constitución, sino también la de un Estado Plurinacional y la recuperación de la propiedad del agua y los terrenos donde han vivido históricamente.

“Nos unimos como che a estas manifestaciones, con respeto, y con la certeza de que estamos exigiendo lo justo, nada más ni nada menos, porque esa es la enseñanza de los ancestros”, señaló el alcalde Nivaldo Piñaleo.

El líder de Alto Biobío también está encabezando los conversatorios, diálogos ciudadanos, cabildos o  ngtram kawün (reunión para conversar), y bajo esa mirada aclaró que “no basta con manifestar el descontento, también debemos proponer ideas y soluciones para entregárselas a las autoridades respectivas”.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Asamblea ConstituyenteCongreso Constituyentemarcha

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes