jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Destacados

Autoridades y habitantes de Alto Biobío manifiestan falta de apoyo en la cordillera

Luego de los frentes de mal tiempo, representantes de comunidades manifestaron a Diario La Tribuna que no ha llegado la ayuda comprometida. Ven morir a sus animales y pasan hambre.


 Por Marcela Vidal

WhatsApp Image 2019-07-22 at 17.57.35

Como un montaje catalogaron los habitantes de las comunas cordilleranas de Alto Biobío la entrega de alimento y forraje realizada por parte de las autoridades gubernamentales el pasado mes de junio y que se continúa realizando debido a un lento proceso que no ha suplido las reales necesidades.

Sobre ello, manifiestan que las autoridades llevaron a cabo un montaje en cuanto a la entrega de ayuda, puesto que a la fecha ni el alimento ni el forraje ha llegado y con ello ven  paulatinamente la muerte de sus animales y son testigos de cómo cada día crece el hambre y soledad en esta zona.

Pedro Paine, dirigente pehuenche comentó a Diario La Tribuna que “todo esto fue un montaje, acá llegaron helicópteros y hasta el momento sesenta familias han recibido ayuda de un centenar esperan en crítica situación”. “Por todo esto, hago un llamado al intendente, al presidente y al ministro Ignacio Walker que tomen cartas en el asunto”, dijo.

De igual manera, el lonko Segundo Suárez, de la comunidad de Malla Malla, agregó que “se debería haber anticipado la entrega de forraje, sin embargo todo se repitió. Quedamos aislados, sin energía y luego de la llegada de las autoridades creemos que todo fue un montaje, que sólo muestran esto a la opinión pública”.

Sobre ello, el representante de las comunidades cordilleranas comentó que vieron cómo llegó ayuda solamente para quince familias y en otros sectores para treinta, en tanto, por lado de Queuco se alcanzó según se entregaron a 78.

Sobre esta realidad, la diputada Joanna Pérez ha manifestado la urgencia de ayuda para esta zona, y la existencia de un abandono de parte de las autoridades.

“Hay un compromiso por parte de Indap y de Onemi de hacerles llegar ayuda a estas comunidades, pero sólo pudieron entregar unos canastos familiares con alimento que no duran más de cuatro días. Ellos lo están pasando mal, y aún no les llega los apoyos en materia de forraje. Creemos que esto es muy grave y urge que el Gobierno y el Estado en este caso les apoye en estos incentivos agrícolas”.

Respecto de su paso por la zona, la diputada agregó que hasta el momento se han informado que en Butalelbún no ha llegado ni la mitad de apoyo de Indap, situación similar en Trapa Trapa, al igual que en Malla Malla y Cauñicú, con una parte que según relató la figura política, no alcanza el 5 o 10% de la entrega que tendría que llegar.

RESPUESTA DESDE ORGANISMOS PERTINENTES

Sobre la situación planteada por los representantes de dichas comunidades y a la diputada en cuestión, diversos organismos comentaron como se está llevando a cabo este compromiso.

Germán Barra, jefe de gabinete de la Gobernación provincial, respondió a esta crítica manifestando “hay que entender que Alto Biobío tiene condiciones geográficas que lo hacen una comuna única, donde sus habitantes están expuestos a condiciones meteorológicas complejas. Sin embargo, dentro de la última semana de junio nuestra provincia se vio afectada por un sistema frontal, donde un centenar de familias se vieron afectadas y dentro de esto mismo Alto Biobío, donde se llegó con ayuda por diversos medios y se mejoraron diferentes situaciones”.

Sobre ello, el representante de Gobernación agregó que desde Indap se estableció financiamiento por emergencia agrícola para ir en ayuda de los agricultores, lo que significa mil 200 toneladas de concentrado para la comuna.

“Por tanto deslizar críticas tan livianas, que dicen que los funcionarios públicos no están haciendo el trabajo es injusto, haría una invitación a informarse y entender la realidad y cómo se debe afrontar la emergencia, dónde están todos los servicios desplegados, incluido Carabineros y Ejército que está asistiendo la entrega de concentrado”, añadió.

En tanto, desde Indap, el director regional Odín Vallejos, manifestó que se han entregado más de 450 mil kilos de alimento concentrado, llevando hasta la fecha un 30 % de entrega hasta el 23 de julio.

“Respecto al cajón del Queuco, la entrega se inició desde el punto más alejado hacia la parte cercana de Ralco, razón por la cual se comenzó en Butalelbún, donde estuvimos presentes. Como director regional estuve en la comuna, conversamos con la gente, ayuda del Ejército y se va a continuar hasta Trapa Trapa, Malla Malla, Cauñicú, Pitril y Callaqui, a nosotros nos encantaría haber entregado todo este forraje en dos o tres días pero es imposible por las distancias”.

Por último desde el Ministerio de Obras Públicas, el seremi Daniel Escobar comentó que “hemos hecho un trabajo desde el momento de la emergencia primero con una medida de precaución, luego trabajamos en el mejoramiento del camino y de un puente de madera y ya a fines del mes de agosto vamos a instalar un puente mecano que va a ser una solución mucho más definitiva y segura que nos va a permitir afrontar de mejor manera las condiciones climáticas”.

DESDE ALTO BIOBÍO: DONDE NACE ESTE PROBLEMA

Sobre esta situación, desde la comuna cordillerana invitaron a conocer un poco más, manifestando como nace la realidad de falta de forraje, la que radica principalmente, en la necesidad de espacios para plantaciones.

Sobre ello el alcalde Nivaldo Piñaleo expuso que “nosotros invitamos a planificar y no a reaccionar, por eso pedí el forraje en marzo, ya que todos los años, más o menos en la misma fecha, el invierno azota a Alto Biobío con lluvias, nieves, cortes de camino y comunicaciones, por lo que lo ideal sería adelantarse y planificar junto a las autoridades  la entrega de forraje antes, disponer de maquinaria en puntos estratégicos”.

Sin embargo, el punto más profundo de este problema radica, según manifestó el edil en que los lonkos y dirigentes se sienten incómodos solicitando ayuda porque no pueden sembrar, cosechar ni guardar forraje,  ya que las mejores tierras están en manos de cinco o seis terratenientes que poseen tres quintos de Alto Biobío, dejándoles los terrenos áridos y menos aptos para empastadas a las comunidades indígenas.

“Además, el agua la poseen casi en su totalidad una trasnacional y especuladores hídricos que han inscrito el 99,997% de las aguas de Alto Biobío, dejando disponible sólo un 0,003 % a las comunidades indígenas. Así, sin tierra ni agua es bien difícil generar desarrollo sustentable y con pertinencia cultural. Se da el caso que hacemos proyectos de riego con fondos de Conadi, Indap o propios, pero a la hora de ejecutarlos no se puede porque han acaparado toda el agua. El tema de fondo fue, es y será que el agua y la tierra vuelvan a las comunidades indígenas para que ellas se puedan desarrollar como estimen conveniente, ese es el tema de fondo”, señaló el alcalde Piñaleo.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
alimentosalto biobio

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes