martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Desarrollo

Agricultores y pehuenche se oponen a construcción de carretera hídrica que captaría aguas del río Queuco

Los gestores de la propuesta indican que el principal objetivo del proyecto es impulsar el desarrollo de la agroindustria en Chile y la capacidad exportadora del país, transformándolo en una potencia agroalimentaria, diversificando a su vez su matriz productiva y dependencia del cobre.


 Por Claudia Robles

01-04-2019_21-14-121__6.jpeg

Cuestionamientos, dudas y rechazo genera el proyecto de carretera hídrica impulsado por la Corporación Reguemos Chile que, de prosperar, permitiría captar, almacenar y transportar el excedente de agua de los ríos; en el caso de la región, única y exclusivamente del río Queuco, que nace caudaloso en los faldeos del volcán Copahue, en Alto Bíobío.

El proyecto, que está en una primera etapa de elaboración, según se informó, consideraría extraer agua en los meses de invierno hacia el norte llegando a la región de Atacama, en donde el agua es escasa y necesaria para distintos usos, entre ellos la agricultura.

El proyecto de carretera hídrica propone regar aproximadamente un millón de nuevas hectáreas, duplicando así la cantidad de hectáreas cultivables de nuestro país y devolviendo la riqueza a las regiones de Chile, según se asegura en la web de Reguemos Chile.

REACCIONES AL PROYECTO

La Sociedad Agrícola de Biobío expresó rechazo al proyecto de la carretera hídrica de la corporación liderada por Juan Sutil.

En tal sentido, el presidente de Socabio, José Miguel Stegmeier, afirmó que el proyecto, que sería presentado al Ministerio de Obras Públicas, tendría gravísimo impacto para la zona y que, de ser aceptado como tal por el MOP, constituiría una demostración indignante de centralismo y prepotencia.

Según el dirigente agrícola, la carretera hídrica pretende sacar aguas del río Queuco, tributario importante del río Biobío. “Para nosotros esto es gravísimo y de ser aceptado como tal por el MOP, constituiría una demostración indignante de centralismo y prepotencia. Este es un proyecto que no se ha conversado en profundidad con los actores locales, adolece de muchas imprecisiones y podría ser fatal para el desarrollo del riego de nuestra provincia, como así mismo podría afectar severamente la disposición de agua potable sobre todo para el gran Concepción”.

Agregó que de concretarse una intervención al río Queuco, “el impacto se extendería a otras zonas y más grave aún, sería el daño ecológico y ambiental que se causaría al río Biobío, a la cuenca en general y probablemente también al Golfo de Arauco”.

IMPACTO Y PROYECTO

José Miguel Stegmeir dijo que falta conocer en profundidad la iniciativa que genera preocupación entre los agricultores. “El proyecto lo hemos conocido solo en la publicidad que la corporación realiza y en un par de presentaciones muy generales que han hecho, pero no se ha dado a conocer en profundidad prácticamente nada concreto respecto de los impactos en nuestra provincia”.

Agregó que se debe tener claridad absoluta respecto del impacto porque “sería muy negativo restarle aguas al Biobío, ya que eso merma los recursos hídricos para nuestro propio riego con las negativas consecuencias que esto tendría en el desarrollo local”.

“El Queuco desemboca en el río Biobío, es decir, es tributario de él y aporta considerablemente a su caudal, por lo tanto, impacta fuertemente en la cuenca. Además, entrega sus aguas al Biobío en la cordillera, por lo tanto, restarle parte de sus aguas a esa altura afecta todo el tramo desde donde confluye El Queuco en el Biobío hasta el mar, que es precisamente el tramo en que más usos tienen las aguas del Biobío”.

A juicio del presidente de Socabio, “el hecho de que lleve menos agua por la extracción que se le haría si se construye la carretera hídrica, tal como está concebida, tendría efectos de todas maneras negativos sobre todo el curso del Biobío y estos negativos impactos no serían sólo los económicos, sino también ambientales y ecológicos, y en el caso del Gran Concepción, respecto del agua potable”.

ALTO BIOBÍO

El alcalde de Alto Biobío, Nivaldo Piñaleo, dijo de manera categórica que “como pueblo pehuenche nos oponemos a la construcción de la llamada carretera hídrica porque nadie nos ha consultado a nosotros, los habitantes ancestrales de este territorio, porque entendemos al agua como parte de la Mapu, no como una mercancía, sino un elemento de vida que es de todos y de todas”.

Agregó que “queremos decirle a esos privados, al Estado y a los gobiernos que no queremos este tipo de progreso, ya que no respeta a la naturaleza ni los equilibrios entre lo que existe y las personas que habitamos la madre tierra".

La autoridad comunal anunció que los lonkos, dirigentes y kimche de Alto Biobío van a demandar al Estado de Chile con un juicio de nulidad constitucional para que este reconozca el derecho preferente de las comunidades indígenas sobre las aguas de sus territorios.

“Alto Biobío es un territorio indígena, por lo tanto, para presentar cualquier iniciativa, tiene que haber diálogo y acercamiento real. No es por un tema de agua potable o por un proyecto de riego, sino porque el agua es un bien común para nosotros como pehuenche. Necesitamos agua, pero no para hacer negocio. Cuando vamos a solicitar, a través de los recursos de la Conadi, la Dirección General de Aguas (DGA) nos autoriza un 0,5 l/s de agua. Eso es una burla y es ahí donde nos molestamos con el Estado y hacemos responsable al gobierno de turno de que tiene que devolver los derechos ancestrales a las comunidades”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes