lunes 09 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Desarrollo

Canalistas del Laja seguirán manteniendo medidas de contención frente a las situaciones climáticas

Héctor Sanhueza, administrador de la Asociación de Canalistas del Laja, hizo un análisis de la situación actual del estero Quilque posterior a la emergencia vivida el lunes en la ciudad de Los Ángeles producto de la crecida de caudal.


 Por PRENSA LA TRIBUNA

30-05-2018_13-01-461__6.1

La jornada siguiente a la emergencia hídrica suscitada por la crecida del estero Quilque que cruza la ciudad de Los Ángeles, ha sido de análisis y reuniones de coordinación.

Para saber en qué estado se encuentra el afluente que descarga en el Quilque de propiedad de los Canalistas del Laja, Diario La Tribuna fue a conversar los detalles de su coordinación con las demás instituciones y cuál es el procedimiento que sigue.

El administrador de esta asociación, Héctor Sanhueza señaló que si bien la emergencia no ocurría hace mucho tiempo esto no tiene nada nuevo para ellos “esta operación que nosotros estamos haciendo es de muchos años y cuando estamos operando en tiempos de otoño-invierno nosotros siempre actuamos antes de que empiece el frente, pero la explicación de lo que pasó ayer tiene varias formas es como una coincidencia de situaciones”

Según el experto una de las “coincidencias” es que esta urbanización que se ha hecho en torno al Quilque dificulta cada vez más la limpieza y, como la dificulta cada vez más no se ha hecho.

“La municipalidad ha hecho importantes esfuerzos por mejorar el Quilque pero no dentro de la zona urbana, o no por lo menos en el punto donde se produce la situación el Quilque si uno lo mira con la perspectiva del tiempo hoy día está mucho mejor que antes desde la ciudad hacia abajo, desde la ciudad hacia arriba pero en el centro de la ciudad no se puede hacer mucho porque la urbanización lo impide, hay puentes demasiado seguido, construcciones comerciales que están en el borde y que no permiten que una máquina pueda operar” sostiene Sanhueza.

PORQUE NO SE PUEDE HACER UNA LIMPIEZA PROFUNDA

Continúa el canalista argumentando que “hay situaciones sanitarias que dificulta la limpieza, porque si uno quisiera realizar la limpieza del Quilque tiene que hacerlo de tal manera que una máquina saque la basura o un camión este al lado lo cargue y se vaya; aparentemente eso suena fácil de hacer, pero por los espacios físicos que hay ahí no hay cómo meter un camión o una máquina adentro, no se puede dejar lo que se saque a la orilla mientras tanto porque eso es altamente contaminante y va a generar un daño a terceros va a escurrir porque es muy licuoso”.

Frente a los descrito el administrador de la asociación resalta “entonces es una tarea muy difícil de hacer y, como es tan complejo, nadie lo hace y nos incluimos a eso porque si bien no tenemos obligaciones normativas tenemos obligaciones éticas, por llamarlo de alguna manera, porque nosotros como canalistas usamos el Quilque y nos interesaría que esté limpio y debiéramos concurrir también a esa limpieza pero no tenemos los elementos para hacerlo ni las facilidades”.

Lo que pasó la jornada del lunes no había pasado hace muchos años, desde el 2006, ese lunes se concentró más de 50 mm de agua en muy pocas horas describe “uno puede medir eso ya que la cuenca del Quilque es una cuenca pequeña, de alrededor de 14 km2 y si uno le pone una cantidad de milímetros de agua lluvia sobre eso más aún afectada artificialmente por la existencia de canales nuestros, que hacen que la cuenca propiamente tal se agrande un poco porque estos canales traen agua desde otro punto y la traen al Quilque” describe.

“Entonces cuando eso pasa, el Quilque es sometido a una gran presión de conducción y no es capaz, porque perdió la capacidad y porque se hace manifiesto que tienen algunas estructuras muy antiguas como es el puente de calle Villagrán o el puente de calle Almagro como el tramo de río entre Villagrán y Almagro que es muy angosto, cada vez que sucede esto el río reclama un espacio que hoy día no le tenemos” indicó tajante.

“Si nos damos cuenta deja de llover y el río es capaz de conducir y baja”.

¿CUÁNDO SE ABREN LAS COMPUERTAS NUEVAMENTE?

Responde Sanhueza “las compuertas las abriremos al final de la jornada del martes (ayer), por ahí comenzamos y cursamos muy poca agua que pasó el lunes por el Quilque debe estar alrededor de los 20 m3 por el centro, la DGA midió en un punto creo que es 14 o 15 m3”.

“Cuando nosotros estamos hablando que usamos el Quilque para conducir agua en este tiempo, no lo hacemos más de 4 m3, o sea, no es un caudal significativo en tiempos en que no llueve, cuando llueve 2 metros como los que teníamos el sábado pueden contribuir pero no es significativo. Si uno se acerca al río en este momento se puede apreciar que tiene capacidad de los 4 cubos adicionales sin problema” finaliza.

NO EXISTE PROCEDIMIENTO DE VIGILANCIA

Al ser consultado por la coordinación o la comunicación que mantiene la asociación con instituciones como municipio y Gobernación Sanhueza se explaya “no hay procedimiento normado sobre el cierre o apertura de puertas con otras autoridades”.

“El lunes 28 de mayo tuvimos una reunión con la Municipalidad ellos tienen interés en saber el manejo nuestro ya que no se había realizado un acercamiento con este municipio porque nunca había habido un problema”.

La Gobernación también se mostró interesada a partir de lo sucedido señala Sanhueza.

“Nosotros siempre estamos muy al corriente con la Dirección de Aguas, son ellos los que mantienen vigilancia.

La DGA tiene mediciones en el estero Quilque cada vez que va a llover por anuncio públicos porque hoy en día la meteorología es cada vez más asertiva.

Cuando ya está lloviendo y el río presenta crecidas la DGA inmediatamente nos llama, o nosotros los llamamos a ellos y les decimos que hicimos tal operación. En una forma más bien de comunicación personal, pero no está formalizado”.

ASIGNAR RESPONSABILIDADES DE MANTENCIÓN DEL QUILQUE

De acuerdo a situaciones que saltan a la vista sobre la recepción de basura que tiene el afluente angelino señala “la comunidad es muy amplia y cuando se habla del uso que se le da al estero, decir, que la comunidad tiene responsabilidad eso es muy amplio. Yo creo que es una responsabilidad de todos”.

“Nosotros hace alrededor de 3 meses cuando estábamos en plena temporada de riego no pudimos cursar agua por el Quilque, nosotros regamos alrededor de 6 mil hectáreas que están al poniente de la ciudad todo el sector de Virquenco, Candelaria Santa Fe, se riegan con aguas que pasan por el Quilque nosotros le echamos agua al Quilque y las sacamos más abajo”.

“En plena temporada de riego no fuimos capaces de pasar toda la temporada de agua porque se produjo un taco bajo el puente Villagrán, por qué se produce ahí porque el puente Villagrán es relativamente angosto y además es cruzado por unas tuberías de alcantarillado a nivel de pelo de agua al medio del puente y eso hace que cuando viene basura pierde capacidad de conducción y viene el taco”.

“Frente a esto tuvimos que secar el río en pleno verano. Afectando el riego de esta zona y de adentro sacamos una cocina sacamos mucha basura ramas pero lo que más nos llamó la atención en general es un problema cultural que está asociado como conducta social” finaliza Sanhueza indicando que tal vez los habitantes no tienen lugares para deshacerse de estos implementos en desuso.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes