suscríbete al boletín diario

Deportes

La hípica chilena atraviesa una dura crisis histórica

Desde el sector aseguran que más de 30 mil personas pueden perder su principal fuente de ingresos, razón por lo que “correr” bajo medidas sanitarias es la única opción para que el deporte ecuestre pueda seguir sustentándose.


 Por Juan Villalobos

destacada (4)

Ya son tres meses sin carreras producto de la pandemia producida por el Covid-19 en Chile. Solo se han efectuado retornos parciales en las pistas de Valparaíso y, actualmente, Concepción. Sin embargo, el denominado “deporte de reyes” aún no logra retomar su ritmo habitual y reabrir nuevamente sus apuestas debido a la constante alza de casos y fallecimientos en territorio nacional a manos del virus.

En este contexto, desde el sector aseguran que viven “duros momentos”, e incluso que la inactividad física ha logrado que algunos caballos se enfermen, ya que es importante destacar que los animales de alta competencia están acostumbrados a un estricto régimen de ejercicio.

En algunos casos, dueños de caballos manifiestan que ya no pueden costear la mantención de sus equinos, lo que implica que el preparador no tenga ingresos para eventualmente alimentarlos y pagarle a sus trabajadores.

Debido a esta preocupante situación, Diario La Tribuna conversó en exclusiva con uno de los jinetes más destacados de la hípica chilena, el cabrerino Nelson Figueroa, de 38 años, quien ha ganado más de mil carreras en el circuito nacional, formando parte de la élite en hípica.

Con una trayectoria de aproximadamente 20 años corriendo de manera profesional, conoce mejor que nadie el daño que la actual pandemia le está haciendo al deporte de sus amores.

Al momento de la entrevista, el profesional se encontraba viajando a Concepción para correr en el nuevo formato sin público y bajo todas las medidas sanitarias pertinentes, junto a los permisos necesarios otorgados por los hipódromos.

¿Cómo ha vivido esta suspensión radical de las carreras y del mundo de la hípica?

Es preocupante lo que está sucediendo en el mundo entero y en el país. A nosotros hoy en día nos ha afectado bastante, ya que se paralizó la hípica en general hace tres meses atrás, porque lo que no hemos podido producir nuestros recursos habituales para sobreponernos a todo lo que está ocurriendo. De momento, durante el último mes hubo carreras en Valparaíso en el Sporting Club, con todas las medidas sanitarias pertinentes, lo cual se intenta replicar en el hipódromo de Concepción, sin embargo, no están las condiciones para realizar carreras en el hipódromo de Santiago, la principal plaza y fuente de ingresos para muchos trabajadores en el país.

Las carreras que se están corriendo ahora en Concepción, por ejemplo, se rigen bajo todas las medidas sanitarias pertinentes, como mascarillas refractivas, controles sanitarios internos en los hipódromos y todos los cuidados que amerita la actual situación.

Esencialmente en lo económico, ¿cómo ha mermado sus ingresos esta situación?

Como a todos, nos ha afectado bastante. Yo tengo un círculo familiar integrado por mi mujer y mis tres hijos, el cual obviamente hay que alimentar. Gracias a Dios tenemos los recursos para momentáneamente parar la olla. Ha bajado mucho la entrada de dinero. Me ha tocado viajar en reiteradas ocasiones a Concepción, lo cual lo hago en mi vehículo por precaución, y realmente todo suma. Yo creo que hay que seguir apoyando la hípica hasta que todo se regularice, principalmente para volver a correr en Santiago.

Nosotros como jinetes tenemos sindicato, el cual nos ha apoyado bastante. Ya son pocos los recursos que vienen quedando, pues al ser independientes boleteamos una vez al año, por lo que no tenemos apoyo. Sin desmerecer a ningún colega, hay jinetes que tenemos la oportunidad de correr más caballos que otros. Para los que en su momento han corrido menos, es lógico que les afecta mucho más no tener ingresos hoy en día.

Para todos en general ha sido terrible, propietarios, preparadores, ha sido lamentable lo que está sucediendo. Por ejemplo, se van a dejar pasar momentáneamente los clásicos de potrillos de dos años porque no están las condiciones, no va a estar disponible el traslado, avanzará el tiempo y los animales cambiarán de edad lógicamente, todo se complicará en alza.

¿Qué mensaje de esperanza y aliento le entregaría a la comunidad de la hípica chilena?

Me gustaría decirles que Dios nos acompaña ante todo; el mejor de los ánimos. Sé que estamos experimentando cosas muy difíciles y nadie esperaba esta situación. Hay que saber sobreponernos; a mediados de agosto hay posibilidades de que se realicen más carreras. Hay que tener fe en que vamos a salir de esta situación.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes