suscríbete al boletín diario

Deportes

Atletas angelinos lograron destacar en el “Desafío Espartano de Quillón”

Cerca de 800 atletas llegaron hasta la cancha Las Camelias de Quillón para enfrentarse a los duros obstáculos de la competencia.


 Por La Tribuna

17.1

Grandes obstáculos, mayor dificultad, sol implacable y cerca de 800 atletas tuvo la sexta versión del Desafío Espartano, realizada en Quillón.

Guerreros de diversas zonas del país llegaron hasta la cancha Las Camelias para disputar los 1, 3 y 6 kilómetros de ruta por parajes campestres que se hacían más complejos a medida que avanzaba la competencia.

Nuevas pruebas y mayores barreras tuvieron que sortear los deportistas para alzarse con la máxima distinción y llevarse los 100 mil pesos de premio. 

El desafío reunió a deportistas desde los nueve a los más de 50 años, quienes tuvieron que sortear dunas, escalar muros, colgarse de pasamanos, salir de fosos con agua y barro e incluso nadar para llegar a la meta.

La campeona en damas de la máxima distancia, Johanna Rivas, insigne atleta en el contexto nacional, perteneciente al Club Atlético Los Ángeles, señaló que fue su primera vez en la competencia y la encontró demasiado entretenida además de compleja. “Me encantó la carrera, porque tenía buenos obstáculos. El más complicado fue el del río, me costó mucho sortearlo. Yo soy maratonista y también corro 10 y 21k. Este tipo de competencias me sirven para entrenamiento, por el esfuerzo que significa competir aquí”, subrayó. La atleta angelina actualmente se encuentra siendo auspiciada por la marca local Casas Prefabricadas Leticia, lo cual significa un gran impulso para el deporte local por parte del mundo empresarial.

También las jóvenes promesas del atletismo angelino se hicieron presentes en la competencia obteniendo destacadas participaciones.

En la categoría 11-12 años varones, el joven Agustín Véjar Becerra logró adjudicarse el podio del primer lugar, quien fue escoltado por Mario Chávez en la segunda posición.

En la serie damas 9-10 años, Valentina Véjar Becerra logró un merecido cuarto lugar ante una competencia que se destacó por presentar altas temperaturas.

COMPETENCIA DE PRIMER NIVEL

El agua fue factor fundamental durante la carrera. Un pequeño y profundo arroyo y un camión aljibe ayudaron a los atletas a refrescarse en algunas de las postas. Además, los deportistas destacaron la organización del evento, a cargo de la Municipalidad de Quillón, en cuanto a la gran cantidad de puntos de hidratación dispuestos en el circuito.

“Hubo muchos obstáculos entretenidos y desafiantes en la carrera, fue importante el incentivo económico que la carrera tenía como premio, los corredores muchas veces tenemos que buscar el apoyo por cuenta propia, porque de ser así no llega”, señaló Johanna Rivas, atleta angelina y campeona de la máxima distancia en la competencia.

Fueron cerca de 30 grados los que se sumaron a un suelo de arena suelta y piedras que acompañó a los atletas durante gran parte de la carrera. De hecho, en el horario en que se desarrolló la competencia se registró el peak de temperatura del día.

APOYO AL DEPORTE
“La idea precisamente es que la competencia sea un desafío y esta sexta versión lo ha sido. Por lo mismo, estamos muy contentos, porque hemos tenido un éxito en las inscripciones y en la cantidad de personas que compitieron finalmente. La gente lo disfrutó, que es lo más importante para nosotros como organizadores. Además, llegó mucha gente apoyando a los deportistas, algo que ha transformado esta competencia en una instancia masiva que fomenta el deporte y aporta al turismo en Quillón”, indicó Gastón González, encargado de Deportes de la Municipalidad de Quillón.

Fueron cerca de 30 grados los que se sumaron a un suelo de arena suelta y piedras que acompañó a los atletas durante gran parte de la carrera. De hecho, en el horario en que se desarrolló la carrera se registró el peak de temperatura del día.

Distintas destrezas físicas tuvieron que aplicar los corredores para superar las pruebas que se encontraron en el camino. Equilibrio, fuerza, agilidad y velocidad fueron la clave para enfrentar la difícil ruta espartana.

RECONOCIMIENTO

Los podios que dejó la carrera como balance fueron Matías Retamal, quién se llevó el oro en la general masculina y los 100 mil pesos en premio, seguido por Juan Rivera, que se llevó 60 mil y Francisco Pino, ganador de 40 mil pesos. Los mismos premios constan para las damas, cuyo podio estuvo encabezado por Johanna Rivas, secundada por Andrea Jiménez y Susana Rebolledo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes