suscríbete al boletín diario

Deportes

Nelson Figueroa: el jinete que ha ganado más de 1.000 carreras en la hípica nacional

El cabrerino de 38 años cosechó alrededor de 100 carreras ganadas en la pasada temporada 2019, siendo uno de los principales referentes en la élite de la hípica nacional.


 Por La Tribuna

17

Nacido y criado en la comuna de Cabrero, Nelson Figueroa (38), es un destacado jinete con una trayectoria de aproximadamente 20 años corriendo de manera profesional.

Sus primeros pasos los dio en el Club Hípico de Concepción, con apenas 15 años de edad. Sin embargo, gracias al compromiso y esfuerzo, compitió en 120 carreras durante dos años, números que lo ayudaron a subir de categoría y lo llevaron a competir en las carreras más importantes del país, como el Hipódromo de Santiago y en el Valparaíso Sporting Club de Viña del Mar.

Respecto su dilatada trayectoria, el destacado jinete recuerda con cariño algunas carreras donde tocó la gloria de la hípica nacional. “Hay varios logros que han enriquecido mi carrera, como cuando logré ganar un “grupo uno”, que es uno de los clásicos de jerarquía dentro del medio en el año 2010-2011. La instancia, denominada Alberto Solari Magnasco, con la yegua “Punta Alto”, es uno de los logros más importantes que he tenido en mi carrera como jinete”. 

LEGADO EQUINO

La tradición de la hípica ha perdurado y trascendido generaciones en la idiosincrasia chilena.

Con más de 20 años de experiencia como jinete en el medio nacional, Nelson Figueroa se refirió a la evolución de la hípica chilena desde un prisma personal. Según su visión, ha sido un proceso que ha tenido bastantes cambios ya que desde sus inicios en las carreras, la única opción para estar al tanto de las competencias, era escucharlas por el medio oficial que en aquel entonces: la radio.

Sin embargo, en la actualidad existen grandes canales comunicacionales como la televisión y en el teléfono móvil, además de las transmisiones en redes sociales. A su juicio, la evolución comunicacional y el alcance son un gran punto de ayuda para el círculo de la hípica a nivel nacional.

NIVEL COMPETTIIVO DE PRIMERA CATEGORÍA

Al momento de ser efectuada la entrevista, eldestacado jinete nacional se encontraba en la víspera de una competencia más en su amplia carrera, que se realizaría en el Club Hípico de Concepción.

Si obtenía una victoria, Nelson Figueroa lograría 1.000 carreras ganadas en su historia como profesional de la hípica, pasando a ser parte de la élite nacional de esta disciplina.

“Si Dios lo quiere podré lograr el tan anhelado triunfo numero mil. Sin embargo, en el caso de no conseguirlo, seguiré intentándolo, hasta lograr este gran triunfo, que sin duda dejará en alto el nombre de la provincia del Biobío”, señaló.

Según confiesa, el dinero y algunas malas amistades lo alejaron por etapas del recto camino y de los triunfos, pero asegura que las experiencias vividas le han servido para retornar siempre con más fuerza a la actividad.

El experimentado profesional expresó con cariño, el rol fundamental que la familia en su trayectoria profesional: “junto a mi señora y mi hija, hemos formado una linda familia y ellas son mis puntales para continuar en esta profesión, que no está exenta de riesgos, pero al mismo tiempo, de incontables alegrías”.

LA HÍPICA DESDE ADENTRO

Auto-catalogado como un jinete independiente, el cabrerino ha corrido representando a distintos preparadores de gran reconocimiento en la hípica nacional.

“Este fin de semana me toca correr por los colores de Carlos Heller, también represento al presidente del Club Hípico de Santiago Juan Cavieres. En el Hipódromo de Chile le corro a don Rafael Quiroz, los cuales son preparadores que llevan muchos años de trayectoria en el mundo de la hípica y que tienen mucho prestigio. Yo trabajo el día a día, prestando mis servicio a cualquier preparador o propietario que los solicite el día de mañana”, precisó Nelson Figueroa.

TRADICIÓN INQUEBRANTABLE  

La hípica, junto con el fútbol, sin duda constituyen uno de los deportes más populares en la historia de nuestro país.

Durante cada jornada, miles de aficionados se acercan a los distintos hipódromos en Chile para ver el colorido espectáculo y trazar sueños en torno a una apuesta al caballo ganador.

Destacar como jinete en el mundo de la hípica es toda una proeza, pues son cientos de jóvenes los que cada año aspiran a situarse entre los mejores de la especialidad.

En las últimas dos décadas del siglo XX, los hipódromos nacionales experimentaron una importante modernización de sus actividades orientadas a expandir el juego a todo el territorio nacional.

Clave en este proceso fue la instauración por parte del Club Hípico y el Hipódromo Chile, del teletrak, una amplia red de sucursales conectadas en línea que permiten ver y apostar en directo en los cuatro principales hipódromos.

Al comenzar el siglo XXI, la hípica se ha constituido en un deporte de masas que convoca a miles de personas a los hipódromos y centros de apuestas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes