suscríbete al boletín diario

Deportes

Yasna Riffo, “La Dama de Hierro”, una de las mejores levantadoras del mundo

A lo largo de su carrera, la destacada deportista angelina se ha consagrado como campeona mundial y también ha batido récords de carácter internacional.


 Por La Tribuna

66245486_2610316385669295_8999437407023529984_n

Durante los últimos años, la participación de la mujer en el powerlifting ha crecido a pasos agigantados en todo el país. Este deporte se caracteriza por el esfuerzo y la constancia que los “levantadores” ponen en su entrenamiento, el que no solo consiste en levantar cargas de pesos, sino que también está relacionado con una estricta dieta y estilo de vida.

En la provincia de Biobío existen numerosos exponentes de esta disciplina deportiva, entre ellos destaca Yasna Riffo, “La Dama de Hierro”, quien representando al club local Vikingos, ha logrado cosechar una prolífera carrera de prestigio internacional.

Sin ir más lejos, en su última gran participación en el Campeonato Mundial PowerLifting Bench Press, Push-Pull y Deadlift, realizado en Florianópolis, Brasil, la atleta angelina logró el primer lugar en la categoría Open y Master 60 kg, de igual forma en las series power completo-peso muerto, adjudicándose cuatro medallas de oro, más el trofeo al mejor peso muerto femenino, reafirmando su gran calidad deportiva en una competencia que reunió a los mejores exponentes de todo el mundo del powerlifting.

En 2017, “La Dama de Hierro” se consagró campeona mundial en Argentina, tras lograr levantar un total de 365 kilos, con lo que pasó a ser atleta de elite de GPA (Global PowerLifting Alliance). En la misma competencia logró adjudicarse un récord mundial en la categoría peso muerto, donde arrasó con todos levantando un total de 160 kilos.

La deportista conversó en exclusiva con Diario La Tribuna respecto a su presente deportivo y sus próximas competencias. También se refirió a la realidad de este deporte en la provincia de Biobío.

¿Cómo espera afrontar esta nueva temporada 2020?

Durante todo el año pasado representé al Club Vikingos. Este año estoy sola por el momento debido a que me complicaba mucho entrenar por temas de tiempo, ya que estudio. En estos momentos estoy haciendo mi práctica profesional de técnico nivel superior en Enfermería. Por ello decidí retirarme del equipo, debido a la exigencia de mi carrera no sé si podré entrenar bien, pero de todas forma le doy todo el empeño posible, de hecho ahora estoy constantemente entrenando. Prefiero mantenerme al margen mientras termino mi tesis y estudios para no desobedecer al equipo, porque cuando uno compite tiene que responder a muchas cosas. Así que después quiero volver a integrarme a algún club nuevamente.

¿Cómo catalogaría su última gran actuación en el mundial de Brasil de Florianópolis?

Para mí fue muy importante porque debido a mis estudios, me costó ser constante en los entrenamientos, pero logré sacar adelante mi participación en el Mundial. En el clasificatorio quedé bien ubicada y me traje cuatro medallas de oro a Chile, en una instancia deportiva que congregó a los mejores competidores de todo el mundo.

¿Cómo es la rutina de entrenamiento que se realiza para tener un rendimiento de carácter internacional?

Para mí esto constituye una lucha personal. Respecto a mi preparación en volumen, debo consumir una mayor cantidad de carbohidratos para subir la “fuerza”, la masa muscular. Una vez que se acerca la competencia, bajamos el consumo de carbohidratos para potenciar el entrenamiento en el ámbito de la fuerza. Hay que ser muy estrictos con las horas de sueño también porque uno no saca nada con entrenar como loco, si no descansa lo suficiente.

¿Cómo ha visto que la participación femenina ha ido creciendo a través de los años en este deporte?

Recuerdo que cuando comencé hace cuatro años éramos muy pocas mujeres en Chile. Ahora hay mucha juventud interesada, niñas desde los 16 años se animan a practicar el powerlifting. Creo que uno sin deporte no tiene vida. No entiendo a la gente que no hace deporte, me pregunto cómo viven sin estar cuidando su cuerpo, que es lo único que uno tiene, es lo que uno trae y se lleva, es muy importante cuidarse.

¿Qué le diría a las nuevas generaciones?

Le diría a los jóvenes que no le tengan miedo a levantar peso. Uno comienza con pesos básicos, se levanta potenciando la técnica y después se acercan los levantamientos más pesados. Esto requiere una evolución, no llegar y levantar peso a lo bruto, el que lo haga se lesionará a la primera; esas son las personas que se lesionan y nunca más siguen practicando. El deporte es como todo en la vida, hay que ir paso a paso, se alcanzan metas grandes bonitas, yo he visto chicos que comienzan de 18 años levantando poco y frustrándose. Me los he topado dos años después y ya levantan el triple de lo que levantaban antes. Los hombres tienen la ventaja y realmente a mí me causan sana envidia porque son muy rápidos de adaptarse. Los invito a practicar powerlifting, es un deporte muy bonito y felices lo pueden practicar hasta que tengan 80 años.

POWERLIFTING FEMENINO

La diferencia más obvia entre el powerlifting femenino y el masculino es la cantidad de masa muscular que se puede desarrollar. En las mujeres, el tren superior es más pequeño y menos musculoso, lo que hace que su press banca sea mucho menor.

Por otro lado, las mujeres tienen una mayor flexibilidad, lo que les permite no tener problemas en la profundidad en sentadilla o asumir una mejor posición inicial en peso muerto. Los entrenadores deben darse cuenta de que las mujeres que se inician no suelen tener demasiada experiencia en el entrenamiento de pesas. La responsabilidad del entrenador es, ante todo, evitar lesiones y molestias en la levantadora.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes