jueves 27 de febrero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Deportes

Karina Cabezas: una piloto que tomó el volante para conquistar el miedo y superar sus expectativas


 Por Gonzalo Meller

17.1 Karina Familia

Debutando en la categoría Fiat 600 Turismo en Temuco, la temeraria conductora cabrerina lleva más de tres años comandando su bólido, logrando imponer sus términos sobre el asfalto gracias a una gran familia tuerca.

Enfermera de profesión y campeona de la categoría Fiat 600 Estándar Mujeres en Cabrero, Karina Valentina Monserrat Cabezas Aedo, conocida en su tierra como la “Toti”, es otra de las mujeres que se abre camino en un deporte considerado exclusivo para el género masculino.

Vistiendo con orgullo los colores del Club Automovilismo de Cabrero (CDACA), hace tres años disputó la primera división del campeonato –Fiat 600– y en 2019 decidió pisar a fondo y subirse a la Categoría Turismo 600, debutando en Temuco dentro de las instalaciones del Autódromo de Interlomas, donde a pesar de ser su primera vez en la serie, puntualizó, obtuvo el tercer lugar dentro de la convocatoria válida por la Copa Kurt Horta.

Referente a su actuación, Karina destacó a sus auspiciadores junto al equipo técnico, que se sumó al objetivo de arribar a la convocatoria araucana en una especialidad motor que es costosa de mantener.

“En esta fecha tuvimos la ayuda del municipio de Cabrero gracias al encargado de Deporte, Francisco Castillo, y nuestro alcalde Mario Gierke, quienes están muy comprometidos con el deporte tuerca y apoyando una vez más para estar presente en Temuco”, precisó Cabezas.

Cabe considerar que referente al circuito, la piloto precisó que tiene experiencia, ya que años atrás compitió obteniendo el segundo lugar de la Categoría Promocional, por lo que manifestó que en su última actuación sureña, sintió la misma satisfacción de haber hecho una buena carrera, especialmente al no conocer la potencia del vehículo, pero cruzando la línea de meta con un sólido desempeño de principio a fin, en una carrera a ocho vueltas de 12 kilómetros aproximadamente, donde el aliento de sus más cercanos, junto a una concentración a “prueba de balas”, le dieron el podio.

GRAN FAMILIA TUERCA

Gracias su pareja Ítalo Hernández de MH Garage, Karina se motivó para tomar el volante de manera competitiva. Hernández trabaja también como su preparador junto a Pablo Retamales de PRcompetición. Gracias al trabajo coordinado, la piloto cabrerina puede mantener su bólido en perfectas condiciones para seguir quemando el asfalto dentro de las pistas alrededor del país. 

“Se preocupan de tener un auto en las mejores condiciones para un buen desarrollo del auto y el piloto, logrando un buen complemento”, manifestó Karina.

Asimismo, se refirió a aspectos técnicos, los cuales con sinceridad aseguró no manejar, ya que “me subo prácticamente solo a competir”, precisando que la buena preparación del motor lo ve Rectificadora de Motores Giamarino, que “fueron los primeros en creer en mí junto a Ibáñez Competición, además del apoyo de mi universidad –Las Américas–, y otros que ayudan a sopesar el gasto económico que requiere este deporte”.

Referente a su familia, explicó que si bien el apoyo no fue incondicional desde un principio, debido al riesgo que significa practicar una especialidad de alta velocidad, aseguró que actualmente las cosas dieron un giro de 180º, por lo que “tengo todo el apoyo de ellos, quienes están pendientes de nuestros triunfos, que han sumado más de 30 copas en casa durante toda mi trayectoria deportiva, que inició en 2016”.


A la convocatoria temucana también asistió Pablo Retamales, quien es preparador de Karina y logró la primera posición de la Fiat Turismo 600

IMPULSO FEMENINO

Cabrero es la única comuna que posee una categoría específicamente femenina de Fiat 600 a nivel nacional. Respecto al hecho sin precedentes en el país, donde Karina fue una de sus impulsoras, comentó que fue bastante polémico debido a que “buscamos que existiera una serie especial para que se incluyeran más mujeres a las cuales les gustara el deporte, y muchas veces no quieren correr con hombres porque su manejo es más agresivo”.

Finalmente, las negociaciones llegarían a buen puerto, ya que a través de una carta al municipio, lograrían patentar una Fiat 600 Femenina, la cual afianzó lazos entre ellas.

“Pese a lo que se piense en cuanto a cómo somos las mujeres, hay una buena conexión entre nosotras, nos ayudamos en todo y seguimos apoyándonos”, aseguró. 

Para cerrar, Karina invitó a las mujeres a que tomen el volante, se empoderen y abran nuevas rutas en un deporte que, hasta hace pocos años, era practicado mayoritariamente por hombres.

“Vine a superar mis propias expectativas con dedicación y esfuerzo. Aprendí que el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre este, porque valiente no es quien no siente miedo, sino el que lo conquista”, cerró la piloto.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes