sábado 24 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Deportes

Iberia cumplió frente a Vallenar en una emocionante tarde que logró ser azulgrana


 Por Gonzalo Meller

WhatsApp Image 2019-08-11 at 21.51.32

Agonizante en algunas partes, el cuadro de la “I” hizo respetar su localía nuevamente, y sumar de a tres para mantenerse férreamente en la batalla por el ascenso.

Era ganar o ganar. Una situación difícil para el cuadro azulgrana, que hacía frente a un visitante en condiciones similares: ambos con 18 unidades y en busca de un lugar por unirse a la batalla del ascenso.

En un encuentro válido por la octava fecha de la segunda rueda del campeonato de Segunda División del Fútbol Profesional, con el protagonismo titular de Gustavo Merino en portería, Benjamín Briceño, Jorge Guajardo, Nicolás Bascur, Patricio Troncoso, Manuel Briones, Alfredo Rojas, Benjamín Mirelis, Fernando Quiroz y el capitán Daniel Castillo, la azulgrana buscó dejar los tres puntos en casa dentro del Municipal Angelino.

A un temprano inicio de juego, Jorge Guajardo casi abrió el marcador, adelantando que sería un encuentro sufrido difícil de concretar, donde Iberia armó de a poco su ataque, mientras Vallenar levantaba sus tiros de esquina, que afortunadamente no abrían el marcador.

El juez Patricio Blanca hizo gala de su deficiente arbitraje a lo largo de todo el compromiso, en una primera instancia haciendo caso omiso a un penal claro para el local.

Pese a ello, la mano de Jorge Contreras se hacía sentir de a poco en el Municipal angelino, y el juego se tornaba esperanzador para el cuadro de la “I”, a pesar de que nuevamente al 28’ pierden una oportunidad de anotación.

La jornada se comenzaría a tornar cuesta arriba, ya que Daniel Castillo sufrió un golpe en su cabeza al chocar con un rival. El capitán azulgrana fue llevado al centro asistencial, por lo que salió del juego dejando un complicado vacío defensivo. El técnico buscaría subsanar la situación haciendo ingresar a Eric Ahumada para cuidar de un ataque rival que seguía amenazando con abrir el marcador por tiro de esquina.

Se acababa la primera parte del compromiso e Iberia desperdiciaba oportunidades y sumaba peligrosamente tiros libres para Vallenar, pero Merino era rápido, y con tradición azulgrana en el corazón, no dejó que se hiciera presente una falta de respeto en casa.

El primer tiempo finalizaría sin goles junto a la salida por lesión del capitán. Un panorama difícil para Iberia, quienes debían ganar a como diera lugar un compromiso donde la consigna era “matar o morir”.

SIN BAJAR LOS BRAZOS

Se esperaba una consolidación en la segunda parte del encuentro del elenco angelino, en la urgencia de sumar de a tres por un puesto en la batalla del ascenso.

A los 3’ Iberia ya intentaba poner la apertura de cuenta con un tiro de esquina ejecutado por Briones, pero el fantasma de la igualdad amenazaba con la posibilidad de mantener el marcador en cero durante todo el compromiso, tornando el panorama oscuro para el cuadro azulgrana, que tiene libre la próxima fecha a falta de tres para finalizar la parte regular del torneo.

Sobre los 13’ un tiro libre para el elenco del norte hizo temblar levemente a la hinchada iberiana, pero posteriormente el miedo se concretaría, ya que Vallenar abrió el marcador en un descuido defensivo.

En busca de la igualdad, el estratega azulgrana comenzó a realizar cambios en el elenco para anotar rápidamente, pero los norteños no le dejarían el trabajo fácil, ya que cuidarían su superioridad con tácticas poco ortodoxas.

A los 27’ se paralizó el encuentro debido a varios jugadores en el piso. La acción enfriaba el encuentro con el elenco de Vallenar ostentando la ventaja por cuenta mínima. Reanudado el compromiso sin novedades, Deportes Iberia no conseguía un buen control de balón que anotara el tanto.

Y cuando el ánimo bajaba, una falta al minuto 38’ otorgó un penal a favor del cuadro azulgrana. El artífice fue Jorge Guajardo, quien determinó ante más de 400 personas el empate junto a la ilusión de hacer respetar localía.

El compromiso llegaba a su fin y una desafortunada jugada decretó un penal para el conjunto del norte. Una personal entre Juan Tolosa y Gustavo Merino. El “pescado” demostró ser un “tiburón” sólido en la portería atajando el tiro.

Con el contragolpe, Iberia tenía la jugada lista para demostrar superioridad sumando la añorada diana, pero el árbitro cortó el juego cuando Quiroz iba como un rayo a arremeter contra el arco de Vallenar. Una decisión injustificada del juez, que deja entrever nuevamente el paupérrimo arbitraje en la olvidada Segunda División Profesional.

Posterior a los agonizantes intentos, Arnaldo Castillo a los 48’ anotó el triunfo para Deportes Iberia, finalizando el encuentro con la victoria en casa y un momentáneo puesto en zona segura de liguilla de ascenso.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes