suscríbete al boletín diario

Deportes

Alejandra Antonio: Conductora hacia el éxito

La joven proviene de una familia fanática del deporte tuerca: su padre y su hermano también compiten. Su especialidad es la pista de asfalto, aunque sueña con alzarse en Los Ángeles.


 Por La Tribuna

20-01-2017_18-00-1515.1

En un deporte que se caracteriza por estar plagado de hombres, una angelina destaca y ha llevado su auto representando a Los Ángeles en distintas competencias.

Alejandra Antonio Cid, es una destacada deportista en el mundo tuerca, desde hace algunos años práctica automovilismo.

La joven de 26 años explicó a La Tribuna Finde que “todo partió gracias a mi papá, ya que él en el año 2001 con su primer auto, un Fiat 600, después siguió mi hermano y hace ya cinco años que yo estoy participando”.

En ese sentido agregó que “mi familia es 100% tuerca”.

Asimismo, destacó que no fue fácil y aunque sabía manejar desde antes de iniciarse en el mundo del automovilismo, de a poco fue aprendiendo.

“Nunca había manejado un Fiat 600, así que con el tiempo fui aprendiendo las técnicas y las formas de manejarlo, porque este auto no es lo mismo que un auto de calle”, expresó.

Alejandra comenzó a practicar el automovilismo el año 2011, acumulando ya más de 5 años en el deporte tuerca, algo que desde que entró, le cambió la percepción.

“Cuando entré lo encontraba súper machista, mi sueño era correr en auto, pero pensaba que nunca lo iba a lograr porque competir contra hombres es súper extraño, pero con el tiempo me di cuenta que no, que las mujeres también podíamos hacer tareas de los hombres, así que me decidí, me arriesgué y me subí al Fiat 600”, expresó.

Pese a su experiencia, Antonio aseguró que el automovilismo es un deporte en el que cuesta que las mujeres puedan entrar. Lo anterior, afirmó, va más en la rudeza del deporte y es que según cuenta la joven, los demás corredores la ven como un hombre más, por lo que de un comienzo existió el miedo de que la pudieran colisionar y generar un accidente. Pese a ello, dijo que todo va en atreverse a hacer las cosas.

A su vez, comentó que a pesar del miedo que le generaba “no he tenido volcamientos, pero sí choques entre pilotos, pero nada grave, sólo dolores al otro día, pero nada que no pase del marco de los remedios”.

 

SU DEPORTE

Una de las cosas que destacó Alejandra fue que siempre soñó con ser piloto. En esa línea, lo que más destaca de su deporte es que “crea lazos de amistad, compartes con tu familia, porque en mi caso mi familia nos acompaña, vamos todos juntos; conocer más personas y tener el cariño del público”.

Considerado lo extraño que es tener una mujer piloteando autos de carrera, la joven reconoce que muchos ya la conocen e incluso hasta tiene seguidores. “Tengo varios fans así por decirlo, hay niñitas que me van a ver, me llevan regalos y eso ya te cambia totalmente el día cuando llegas a correr”, explicó Antonio, con un tono de voz bastante emotivo al recordar esto.

Asimismo, manifestó que ha conocido distintas ciudades gracias a su pasión.

“Cuando partí comencé corriendo en Los Ángeles, con el tiempo corrí en Chiloé, corrí en Cabrero, Temuco y Yumbel”.

 

DEBUT

El 2011, con sólo 20 años de edad y luego de una vida soñando con lograrlo, Alejandra se subió por primera vez a su Fiat 600 y dio el salto que tanto anhelaba: disputar por primera vez una carrera.

La joven deportista, comentó a La Tribuna Finde que “tuve consejos de mi papá, que estuviera tranquila, que terminara la carrera, porque mi meta era esa ese día y la sensación fue de adrenalina, nerviosismo… una mezcla de cosas”.

Del mismo modo, fue sincera y expresó que siempre existe el miedo de no saber qué va a pasar en una carrera. “Uno no sabe si vas a terminar la carrera, si te van a chocar, si vas a llegar bien, el susto siempre está, pero las ganas de competir son más grandes”.

A su vez recuerda que como proviene de una familia apasionada por el mundo motor, siempre le gustó este deporte y por lo mismo su padre la motivó a hacer lo que le gustaba.

“Nació de mí, pero era más que nada por hacerle compañía a mi papá, me gustaba el tema de los autos, entiendo bastante de la mecánica de los autos, todo eso lo aprendí de él, y esas cosas se juntaron y me llevaron a tomar la decisión de decirle ‘papá, compremos un auto, armemos uno, porque quiero correr’”, enfatizó.

Igualmente dijo que su padre nunca les ha dejado de ayudar (a ella y su hermano) en el automovilismo. “Es nuestro hobbie, nuestra distracción, casi todo nuestro fin de semana es para el automovilismo”.

También afirmó que cuando comenzó a practicar este deporte sus objetivo era ganar –como para cualquier deportista, dijo- siendo ese el objetivo principal de cada piloto, aunque cuando se está aprendiendo el único objetivo es terminar la carrera, pese a que con perseverancia se pueden lograr resultados.

 

LOGROS

Alejandra Antonio no sólo se destaca por ser una de las pocas mujeres pilotos en la zona, sino que también por sus buenos resultados.

Si bien, aún no ha podido ganar una carrera, sí ha estado en el podio y logró ser vicecampeona en Cabrero el 2015, destacando siempre en las pistas de asfalto.

En ese sentido detalló que “si me dieran a elegir, elegiría las pistas de asfalto (porque le va bien), pero me debo a mi ciudad y tengo que participar en tierra, así que tengo que mejorar tanto ahí como en asfalto.

 

METAS Y PROYECCIONES PARA ESTE AÑO

Parte el 2017 y como todo deportista, Antonio ya tiene fijados sus objetivos. La piloto, destacó que “este año voy a mandar a arreglar mi auto, quiero prepararlo bien para este año, quiero participar en el autódromo de acá de Los Ángeles y el de Cabrero, que es asfalto, un piso totalmente diferente que el de tierra, así que eso es lo que quiero”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
alejandraantonioconductorapista

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes