suscríbete al boletín diario

Deportes

Consejos para ajustar el cuerpo después de las Fiestas de Fin de Año

¿Cuánto podemos engordar tras las fiestas de fin de año? Hay que sumar a nuestro peso el pan de pascua, el pavo relleno de Año Nuevo, el "cola de mono”, entre otros.


 Por La Tribuna

04-01-2017_17-27-011-252

Tras las celebraciones de navidad y año nuevo, existe la posibilidad de tomar un descanso para los que salen de vacaciones, o retomar la vida laboral y familiar, y para ello debemos reorganizar nuestra alimentación para reponernos a las secuelas de lo comido y lo bailado.

Aunque este año hubo dos días feriados para las fiestas, de todas formas por algunos días la comida y el alcohol abundó en nuestras mesas, y con eso los kilos demás también aparecieron. Ahora, ya finalizadas las celebraciones de fin de año, no queda otra que bajar lo que se subió y trabajar para poder recuperar la figura.

¿Cuánto podemos engordar tras las fiestas de fin de año? Hay que sumar a nuestro peso el pan de pascua, el pavo relleno de Año Nuevo, el “cola de mono”, entre otros. De hecho, en promedio las personas suben entre dos y cuatro kilos durante los festejos.

Para tener en consideración, un pavo asado de 100 gramos aporta 215 calorías, una copa de vino de 75 centímetros cúbicos aporta 55 calorías, un pisco sour de 150 cc 350 calorías, empanada de cóctel 130 calorías cada unidad, pan de pascua 250 calorías cada porción, papas duquesas 175 calorías en 100 grs.,

Para perder los kilos sumados tras las celebraciones, el director de la Unidad de Calidad de Vida de la Mutual de Seguridad CChC, doctor Christian Vuskovic, señala que para volver a la rutina alimentaria y recuperar el peso luego de estas fiestas se debe seguir un ritmo en las comidas y organizar horarios.

 

RECOMENDACIÓN

Actividad física: caminar como mínimo 30 minutos al día y realizar ejercicios de estiramiento o elongación por al menos cinco minutos para mejorar la flexibilidad y movilidad de las articulaciones.

Nutrición: Procure todos los día tener una alimentación completa, favoreciendo alimentos ricos en proteínas y fibras -pastas, arroz, carnes, preparaciones con huevo, legumbres, verduras, entre otros-, ya que estos lo harán sentirse saciado, y evitando la comida chatarra. Una alimentación deficiente o desequilibrada puede disminuir el rendimiento de una persona hasta en 30%, con respecto a su productividad normal.

Cantidad: Asegúrese de consumir las calorías que su cuerpo necesita a diario según su estilo de vida, hábitos y trabajo.

Frecuencia: Lo ideal es darse el tiempo para realizar, al menos dos comidas completas durante el día, lo que incluye tomar un buen desayuno en las mañanas y sumar dos colaciones livianas a media mañana y media tarde. 

Colaciones: Hablando de las meriendas, para que no le de hambre entre comidas, lo ideal es consumir snacks sanos, como frutas, yogurts, frutos secos, cereales o galletas. Y por supuesto, estos se deben ingerirse sólo dos veces al día -al mediodía y en la tarde-, ya que un consumo contante tampoco será muy saludable y fomentará el aumento de peso.

Disminuya: el consumo de azúcar refinada, presente en bebidas y dulces, entre otros, y paralelamente también es necesario disminuir el consumo de sal a no más de 5 gr al día.

Hidratación: Cualquier sea la naturaleza de su trabajo o actividad, una de las claves más importantes es hidratarse, por lo que le conviene tener agua u otras bebidas –jugos, tés o gaseosas- siempre cerca.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes