suscríbete al boletín diario

Deportes

Iberia empató 2 a 2 contra Deportes Copiapó en el municipal angelino

Irreconocible. Los pupilos de Nelson Soto no hicieron su mejor presentación, y ellos lo saben. Por ahora, la ilusión está en dar vuelta la página ante Puerto Montt, el sábado a las 18 horas.


 Por La Tribuna

04-12-2016_22-22-451-099

Rostros cabizbajos, desazón, amargura, son algunos de los conceptos que mejor describen el término del partido entre Deportes Iberia y Deportes Copiapó.

Todo comenzó muy bien, con un minuto de silencio, absolutamente respetuoso, por la tragedia aérea del club Chapecoense, donde también dirigentes y periodistas perdieron la vida.

Tras ello, comenzaría a vivirse un partido que mostró a un equipo local que parecía tener más dudas que certezas, y donde algo raro estaba pasando en las mentes de los once titulares.

De principio a fin, fue un duelo en el que Iberia nunca logró posicionarse como claro dominador. Donde la pelota parecía quemar, en el que jugadores que normalmente son prenda de garantía, el día de ayer no convencía ni a los más fanáticos.

Los dirigidos por Nelson Soto se salvaron varias veces, ya que Copiapó perdonó en varias ocasiones. Un centro –en los primeros minutos- desde el tiro de esquina, terminó golpeando el travesaño, y con lo justo la saga despejó.

Más tarde vendrían remates, jugadas en las que los delanteros nortinos quedaban muy solos. De hecho, de no ser por Emerson Ayala, probablemente los primeros 45 minutos podrían haber sido del terror. Pero bueno, se comenzó el partido perdiendo, pero fue Fabián Torres, con un centro-pase de Melo, quien conectó de cabeza y nos aportaba la cuota de esperanza.

Ya en el segundo tiempo, cuando se suponía que el equipo iberiano debía cambiar de actitud por estar jugando con uno más, seguía desaparecido. Aún así, Diego Ruíz –uno que regularmente en este torneo no falla- convertía el segundo gol de Iberia, y todo parecía ser una fiesta. Claro, insistimos en que el equipo no jugaba bien.

La alegría duró poco, muy poco, tan poco que algunos hinchas azulgranas no terminaban de gritar el gol de Ruíz, cuando aparece Nicolás Suárez para decretar el dos a dos definitivo.

No fue un buen partido, no hubo un gran trabajo colectivo, y los nombres importantes del equipo –en éste partido en especial- no aparecieron como se esperaba.

Tanta fue la amargura del plantel que, luego del pitazo final, solo algunos accedieron a dar entrevistas, pero el resto pasó muy molesto, y era que no, razones había de sobra para estar así.

Es más, estando al interior del camarín, y en una discusión normal tras un partido ingrato como éste, se encararon, tuvieron la posibilidad de recriminarse, decirse las cosas que pensaban, e intentaron limar asperezas. El equipo lo necesitaba, sacarse inmediatamente este trago amargo.

 

REACCIONES POST PARTIDO

Ya lo anticipábamos, fueron solo un par de jugadores los que accedieron a dar entrevista antes de ingresar al camarín, y uno de ellos fue José Salcedo, quien describió el partido en ‘caliente’.

“La verdad es que cuando jugamos de visita, cuando jugamos de local siempre lo mismo, nunca ningún reclamo contra los árbitros, ya está bueno que la cortemos”, fue su impresión, haciendo alusión en que el árbitro no tuvo un buen cometido, particularmente en el gol con que Copiapó empató, donde acusan que Suárez se llevó con la mano la pelota.

Otro de los que habló fue Fabián Torres, quien anotó el 1 a 1 durante la primera fracción.

“Se nos complicó a nosotros, como hemos venido todo el campeonato, nos vienen haciendo goles tontos. Uno trata de dejar todo, pero no se puede. Trataremos de revertir esto, queremos sacar esto adelante, pero hay veces que no te sale nada”, manifestó.

Dijo que lo conversarían en la interna, y así fue, el café dentro del camarín estuvo cargado, pero estaba dentro de la lógica. Malo hubiese sido que no se diera la instancia.

Nelson Soto, por su parte, tras más de media hora en el que la prensa esperó, entregó sus conceptos respecto al partido, en el que sin duda las conclusiones apuntan a los aspectos a corregir.

“Estuvimos conversando con todo el plantel, tenemos que solucionar algunas cosas respecto a los rendimientos, a los egos, a todas las situaciones que pudiesen conspirar contra un mejor desempeño de cada uno de nosotros. Los camarines tenemos que hacernos fuertes, y de eso hablábamos, pero con altura de miras. Se comprometieron a sacar esto adelante, porque cada uno de nosotros queremos seguir vinculado a esta actividad, y como lo estamos haciendo, damos pasos hacia afuera, y no queremos. Ni yo, ni los jugadores, y las únicas posibilidades que tenemos es el rendimiento, es lo que nos puede llevar a una alternativa, pero si no, vamos a terminar mal”, aseveró.

También, dijo que en lo futbolístico “desconfiar de uno mismo es fundamental. Hoy día (ayer) yo vi un equipo timorato, en el segundo tiempo no quería nadie la pelota, no se daban dos pases seguidos, teniendo un hombre de más, y eso pasa porque no está la confianza del jugador. Por eso hoy cerramos el camarín y pudimos conversarlo. Nos juntamos para conversar cosas que de acá se traspasan a la cancha, y eso es peligroso, porque son problemas que nosotros mismos nos creamos. No decirse las cosas, no corregir al compañero, muchas veces queda en anonimato. Yo quiero que este grupo sea capaz de defender al compañero, más allá de la amistad, y después los rendimientos tienen que subir”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes