lee nuestro papel digital

Deportes

Con estos ejercicios podrás tonificar tu cuerpo desde la comodidad de tu casa

Son movimientos que activan varios de los grupos musculares principales del cuerpo. Además de lograr que te veas más definida, ayudarás a tu postura y aumentarás tu fuerza.


 Por La Tribuna

22-11-2016_17-29-111-push-up

Gracias a esta rutina de ejercicios para tonificar el cuerpo, vamos a poder conseguir grandes resultados entrenando desde casa y sin la necesidad de contar con nada de material. Es un entrenamiento más que perfecto para aquellas personas que llevan entrenando unos meses y hayan adquirido cierta destreza en los movimientos básicos, habiendo una combinación de ejercicios algo más complicados.

Son movimientos que activan varios de los grupos musculares principales del cuerpo. Además de lograr que te veas más definida, ayudarás a tu postura y aumentarás tu fuerza. Sólo necesitas 15 minutos, en días alternando con una caminata enérgica o carrera de media hora los otros días.

Recuerda hidratarte de forma adecuada, bebiendo un vaso de agua una hora antes y medio vaso media hora antes. Si realizas además un ejercicio cardiovascular intenso, como correr o andar en bici, toma una bebida isotónica si lo haces por más de 45 minutos.

Calienta marchando en tu lugar por 5 minutos, realiza 15 rotaciones de hombro hacia adelante y hacia atrás y15 rotaciones de cadera hacia la derecha y 15 hacia la izquierda.

Después realiza tres series de 15 repeticiones de los siguientes ejercicios, usando el peso de tu propio cuerpo o algún objeto que genere resistencia y te permita hacer bien todo el movimiento:

 

SENTADILLAS

Coloca los pies al ancho de los hombros con las puntas ligeramente hacia afuera, si tienes las piernas más largas en proporción a tu tronco superior, puedes abrir un poco más del ancho de los hombros.

Baja la cadera como si quisieras sentarte en una silla, inclinando el torso ligeramente hacia delante y la cadera hacia atrás, mientras bajas, formando un ángulo de 90 grados entre pierna y muslo.

Recuerda que tus rodillas no deben rebasar la punta de tus pies.

Si quieres generar mayor resistencia, pon las manos detrás de tu cabeza, estira los brazos al frente o toma algún objeto con las manos que te ofrezca el peso necesario.

 

DESPLANTES

Coloca tus pies paralelos y tu cuerpo derecho. Da un paso largo hacia el frente, doblando la rodilla de atrás sin tocar el piso. La rodilla de la pierna de adelante debe doblarse a 90º, sin sobrepasar la punta del pie. Contrae tu abdomen y mantén derecha tu espalda.

 

LAGARTIJAS

Colócate paralelo al piso viendo hacia abajo con las palmas y dedos de las manos apoyadas en el piso apuntando hacia el frente, a la altura de los pectorales con apertura más amplia de los hombros; cabeza con vista hacia al piso.

Coloca las manos a la altura de los hombros y los pies al ancho de la cadera con las puntas en el suelo, manteniendo el cuerpo como tabla, es decir alineado sin dejar caer la cadera durante la ejecución.

Posición inicial: extiende los codos y levanta el cuerpo del piso. Baja tu cuerpo entero al mismo tiempo (hombros, cadera, piernas y tronco) casi tocando el piso. Si la postura te cuesta mucho trabajo, puedes apoyar las rodillas en el piso (media lagartija).

Regresa a la posición inicial extendiendo los codos y empujando el cuerpo hacia arriba. Mantén el cuerpo y el cuello estable en una posición neutral, contrayendo el abdomen y músculos de espalda baja. No hiperextiendas los codos para no lesionarlos y evitar la hiperextensión en la espalda baja.

 

CRUNCHES

Posición inicial: tumbado de espaldas en el suelo o sobre un banco especial, con las rodillas dobladas y las manos detrás de la cabeza. Mantener los codos atrás y fuera de la vista. La cabeza debe estar en una posición neutral con espacio entre la barba y el pecho.

Separando los hombros de la base con el cuello sin flexionar y con la vista hacia el techo, contrae el abdomen y eleva la parte media y alta de la espalda, sin separar de su base la zona lumbar (espalda baja). Luego regresa a la posición inicial y haz las repeticiones indicadas.

 

EXTENSIÓN DE PANTORRILLAS

Comienza colocando la punta de los pies en el extremo de un escalón, dejando los talones flotando. Tómate de algo para conservar el equilibrio si te fuera necesario.

Relájate y permite que tus talones se estiren hacia abajo hasta que sientas el estiramiento en tus pantorrillas. Mantén esta posición por 5 segundos y eleva los talones hasta arriba otros 5 segundos.

 

TABLA DE EJERCICIOS

En 5 sencillos pasos vamos a tonificar y a activar nuestros músculos y a ganar en firmeza corporal:

Endurecimiento de muslos y glúteos: De pie, con las manos colocadas en las caderas, adelantamos una pierna y llevamos la otra hacia atrás con el pie en ángulo. Realiza un suave tirón de la pierna colocada atrás. Repite el ejercicio tres veces con cada pierna.

Endurecimiento parte posterior del muslo: Este ejercicio complementa el anterior, en el cual se trabaja más la zona anterior de los muslos. En este caso, nos colocamos sentadas en el suelo, con las piernas estiradas y los tobillos flexionados. Echamos el tronco hacia adelante y tocamos con las manos las puntas de los pies. Recuperamos la posición. Repite el ejercicio 5 veces.

Glúteos y abdominales: Nos tumbamos boca arriba, con las piernas flexionadas, los pies en el suelo y las manos colocadas a lo largo del cuerpo.

Elevamos todo lo posible el tronco del suelo, al tiempo que contraemos los glúteos y los músculos del abdomen. Repite el ejercicio 5 veces.

Vientre plano: Nos tumbamos en el suelo, y levantamos las piernas al tiempo (rectas), manteniendo la posición durante unos segundos. Recuperamos la posición y, a continuación, doblamos una rodilla hacia el pecho y sujetamos la pierna con ambas manos; repetimos con la otra pierna. Volvemos a la posición inicial y repetimos el ejercicio con las dos piernas. Este ejercicio no solo es bueno para el vientre, sino que también ayuda a nuestra espalda.

Distensión: Nos colocamos de pie, bajamos la cabeza ligeramente hacia los pies con las piernas estiradas. Descolgamos los brazos hasta conseguir tocar el suelo con las puntas de los dedos de las manos, distendiendo la espalda, los brazos y los hombros. Nos mantenemos en esa posición durante unos segundos. Volvemos hacia arriba, lentamente. Repite el ejercicio tres veces.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes