suscríbete al boletín diario

Deportes

Caminar es un buen ejercicio y tiene ventajas sobre otras actividades

Un ejercicio aeróbico intenso es aconsejable para quien desea obtener una óptima condición cardiovascular; mientras que caminar contribuye a mejorar el estado de salud general.


 Por La Tribuna

23-05-2016_18-26-131-426-1

Caminar es un ejercicio fácil, seguro y barato. Al ser aeróbico, te ayuda a quemar la grasa y también  muchas calorías.

Puede realizarlo prácticamente cualquier persona, incluso las que tienen algún problema físico o quienes nunca hacen ejercicio.

Diversas investigaciones médicas han comprobado las ventajas de caminar sobre otras actividades físicas. Un ejercicio aeróbico intenso es aconsejable para quien desea obtener una óptima condición cardiovascular; mientras que caminar contribuye a mejorar el estado de salud general, ya que sus beneficios son muchos:

–   Fortalece el corazón y los pulmones.

–   Mejora la circulación sanguínea.

–   Mejora el tono muscular.

–   Disminuye el estrés, la depresión y la ansiedad, debido que al caminar se producen endorfinas, el tranquilizante natural de nuestro organismo.

–   Previene la osteoporosis.

–   Reduce significativamente el riesgo de padecer ciertas enfermedades.

Treinta minutos de caminata rápida diariamente le permitirán consumir alrededor de 120 calorías más, sin subir de peso.

 

ALGUNAS RECOMENDACIONES ANTES DE COMENZAR A CAMINAR:

Consulta a tu médico para revisar el estado general de tu salud. Especialmente:

–   Si hace tiempo no realizas ningún ejercicio.

–   Si tienes más de 40 años.

–   Si has presentado problemas cardiacos, respiratorios o de presión arterial.

–   Si tienes problemas de peso.

–   Si fumas.

Establece tu propio programa, según tu condición física. Puedes comenzar caminando 10 minutos, 4 días a la semana a una velocidad que resulte cómoda para ti. La velocidad es menos importante que el tiempo que le dediques a esta actividad. Fija metas, pero sé realista. Sé constante. Cualquier ejercicio da resultados sólo a base de constancia. Utiliza ropa cómoda y zapatillas apropiadas.

Realiza algún ejercicio de calentamiento y estiramiento antes de empezar a caminar para evitar la rigidez en los músculos y así prevenir alguna contractura.

Analiza tu alimentación y si es necesario haz modificaciones para que sea más sana. Aumenta tu ingesta de carbohidratos y disminuye las grasas. Consulta al nutriólogo.

Si vas a caminar bajo los rayos del sol, no olvides utilizar una gorra y protector solar.

 

AL CAMINAR

Es importante conservar una buena postura: la cabeza erguida, la espalda recta, los hombros relajados y mantener el abdomen contraído. Los pies deben apuntar hacia el frente y los brazos deben balancearse libremente a los lados.

Al dar un paso, debemos apoyar primero el talón, después la base del pie y por último la punta. Respira profundamente con la boca semi abierta, inhale y exhale al ritmo de la marcha.

Aumenta el tiempo en 5 o 10 minutos cada semana (según su condición física) hasta alcanzar 45 a 60 minutos de caminata diaria. Si esto no le es posible por falta de tiempo, camine por lo menos 20 minutos diarios.

Puedes alternar un período de marcha lenta con uno rápido, o con algún desnivel o pendiente (si utiliza una caminadora) para variar un poco el recorrido o escuchar su música favorita, para hacerlo más placentero.

Escucha y siente tu cuerpo, si está cansado o siente algún dolor o mareo, disminuya la velocidad o haga una pausa hasta que se recupere completamente.

 

LOS BENEFICIOS

A nivel del sistema cardiovascular, la actividad física aumenta la fuerza y la capacidad de bombear sangre de nuestro corazón. Además, las arterias tienen una mayor capacidad de dilatarse. Todo ello aumenta la cantidad de sangre que puede llegar a los músculos y otras zonas de nuestro cuerpo.

La actividad física también disminuye el riesgo de ser hipertenso y en paciente con hipertensión arterial reduce los valores de la presión arterial. También previene la aparición de diabetes, sobre todo en obesos o con antecedentes familiares de diabetes y es un elemento importante en el tratamiento de los pacientes diabéticos al mejorar la respuesta a la insulina, hormona que controla el metabolismo y el nivel de azúcar en sangre. Asimismo, la actividad física produce efectos favorables sobre el colesterol.

Caminar 30 minutos diarios viene a suponer un gasto de unas 1000 calorías a la semana. No es necesario andar 30 minutos seguidos, a no ser que queramos perder peso. Entonces tendremos que aumentar a 40-45 minutos y hacerlo de una sola vez, ya que la grasa depositada se empieza a quemar a partir de los 20-25 minutos después de haber iniciado una actividad.

Nunca es tarde para empezar. Las personas que son sedentarias y empiezan a hacer actividad física de forma regular rápidamente obtienen beneficios similares que aquellas que siempre han sido activas.

También le puede interesar: a más movimiento, huesos más fuertes : Cuando se estimulan a través del ejercicio físico, responden asimilando más calcio y acelerando la formación de nuevos tejidos óseos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes