suscríbete al boletín diario

Deportes

Tenista Hernán Toledo sigue escalando en ranking nacional y va tercero

Está en la categoría de 18 años, pero solo tiene 16, algo que pone aún más mérito a una carrera deportiva con una gran proyección, tal como lo aseguran sus profesores.


 Por La Tribuna

10-04-2016_20-44-48201640x427

En el tenis nacional se suele hablar de Christian Garín, Hans Podlipnik, Gonzalo Lama, Nicolás Jarry, entre otros, pero hay algunos talentos incipientes que están esperando su oportunidad, tanto es así que hoy en día se dedican 100% a la actividad deportiva, algo que antes compartían junto con los estudios.

Es el caso de Hernán Toledo, angelino, hijo de profesores, que al día de hoy brilla en la capital, particularmente por el nivel de proyección que tiene. Lleva un año, y lo conseguido es mucho más de lo esperado, tanto es así, que ya es el número tres a nivel nacional en su categoría, y puede llegar al segundo, dependiendo del resultado del torneo G2 que se realizó en Concepción que, hasta la hora de edición de La Tribuna, aún no había finalizado.

Desde septiembre del año pasado que está en Santiago, y en menos de un año el cambio ha sido muy positivo. Ha avanzado mucho en poco tiempo, ya que el tiempo tiene progresos en el largo plazo, eso, usualmente.

“Mi expectativa era llegar dentro de los 10 mejores, y como era mi primer año, siempre es más complejo, pero en un torneo, el G2 de Malloco, me tocó en primera ronda con un ex compañero, y ese fue el partido más duro, que terminó 6-3 y 6-2. Luego con Andrés Lucero, y yo estaba muy confiado en mis golpes. En la semifinal la serie iba 2 a 1 a favor de él. Y yo tenía que sacarme la espina clavada, porque no le había podido ganar antes. Ahí me concentré. Entré nervioso, pero con el transcurso del partido logré ganar, terminó 6-2 y 6-1”, comentó.

Además, añadió que “en la final, también preparé el partido anterior durante la noche anterior, y lo gané. Por ese campeonato y por la participación en Rancagua, donde llegué a cuartos de final, estoy en el ranking 3”.

El es un joven que, durante toda su vida acostumbró a estar con los padres, muy de cerca, pero desde hace 7 meses que se tuvo que independizar, lo que –según contó- lo hizo madurar.

“En lo personal, esto me ha ayudado a madurar, ya que estoy viviendo con mis abuelos, pero tengo que preocuparme de mis cosas, de las raquetas, de la ropa que llevo, de la toalla para secarme. En el día llevo 5 poleras, 4 short, 4 calcetines, y de eso me preocupo yo. En lo académico, me preocupo de mis tareas, ya no hay nadie encima mío, y eso me ha ayudado a madurar”, sostuvo.

 

CÓMO ES UN DÍA DE UN TENISTA DE ALTO RENDIMIENTO

El día de entrenamiento comienza a las 06:30 de la mañana, tomando un buen desayuno, consistente en un yogurt con cereal y una fruta. Luego, un cuarto para las siete está saliendo de la casa, para evitar la congestión vehicular, en la comuna de Ñuñoa, a una cuadra del estadio Nacional.

Llega al departamento de una de sus tías, que está a unas 6 u 8 cuadras del club, donde reposa un rato para no estar agotado todo el día. Diez para las 8 de la mañana sale nuevamente al colegio, que está en la misma academia de tenis.

El colegio tiene dos asignaturas distintas cada día, y luego, se toma una colación, y de 10 a 11:30 de la mañana hace preparación física dentro del mismo club. Ignacio Cereceda y Marcelo Clavero son sus entrenadores, y le han sacado mucho el jugo.

Más tarde, toma una merienda, un plátano generalmente, y desde las 11:30 hasta las 13 horas hace su rutina de tenis. Luego, va a soltar, y recién un cuarto para las dos va al almuerzo. El descanso solo es de media hora.

El entrenamiento de la tarde comienza a las 15:30 horas, pero a las 15 horas los hacen calentar para estar listos, y así aprovechar todo el día, hasta las 17 horas. De ahí, hasta las 18 horas, vuelve a soltar para no quedar adolorido.

Termina su jornada, vuelve donde la tía, lo pasan a buscar sus abuelos y finaliza todo.
Los fines de semana son solo competencias, y durante este fin de semana se desarrolló un G2 en Concepción.

Es lo que debe realizar todos los días de la semana este angelino, que por estos días saca la cara por él, pero llegará un día en que sacará la cara por todos.

DESDE LA PERSPECTIVA DEL PADRE

Un deportista de alto rendimiento no es algo económico, y usualmente no apto para todos los bolsillos. Es así como lo comenta el propio padre de Hernán, Germán Toledo, quien como pocos, acompaña a sus hijos deportistas en prácticamente todo lo que puede.

“Sale bastante caro. Un deportista de alto rendimiento sale, sin contar alimentación y alojamiento, hablamos de 700 a 800 mil pesos mensuales, que es más menos lo que pago de academia, otros servicios como psicóloga deportiva, insumos, ya que cortan raqueta día por medio, vestimenta, zapatillas cada dos meses, y eso hay que sumarle alimentación, alojamiento. Fuera de eso, viene el pago de torneo, con un promedio de 15 mil pesos, y si lo multiplicas por 4, tienes 60 mil pesos más. El viaje, de Santiago a Concepción, tienes 30 mil pesos ida y vuelta”, manifestó el padre.

Dentro de todos los costos, cuando es en el extranjero también suma mayores gastos, como en Argentina, en el campeonato de la Vendimia, que significó 700 mil pesos adicionales para la familia.

“Ellos hoy en día no generan, solo es gastar y gastar. Gracias a Dios con mi señora, Valeska, hemos podido financiar la carrera de nuestros dos hijos. Hacemos clases en el Liceo Alemán, yo en la Universidad Andrés Bello. Con los proyectos que hemos ganado del 2% del Gore, financiamos dos años de carrera, y lo hemos hecho bien. Pretendemos seguir en esa senda, es una gran ayuda lo que te da el gobierno regional para financiar la carrera de los chicos”, declaró, aprovechando de hacer un llamado a los padres para participar, ya que usualmente los proyectos presentados son ligados al fútbol, existiendo tantas otras disciplinas que también requieren recursos económicos.

Si no fuese por el gobierno regional deberían apelar solo a recursos personales, como muchas veces lo han hecho.
“No es que nos sobre la plata, al contrario, pero tenemos el concepto de dejar de hacer cosas por lograr algo que nos interesa. Mi señora fue tenista desde chica, campeona nacional, hizo las mismas giras de mis hijos, entonces sabe de lo que trata. La familia también nos ayuda, sobre todo los abuelos, en apoyar a los muchachos. Estamos tratando, con los buenos resultados de Hernán, buscar algunos auspicios, empresarios locales, o de empresas más grandes en Santiago, para solventar otro tipo de gastos”, cerró Germán Toledo, padre de Hernán, que por estos días marca la pauta en el tenis juvenil de Chile.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes