suscríbete al boletín diario

Deportes

Conoce la importancia del ejercicio físico en el mundo laboral

Actualmente, la inactividad física provoca que un gran número de personas, de todas las edades, hombres y mujeres, tenga un bajo estado de salud, suponiendo un enorme gasto económico en la salud de la población mundial.


 Por La Tribuna

06-04-2016_19-30-081-404

La inactividad física es un serio problema en todo el mundo y representa un desafío para la salud pública a causa de las enfermedades innecesarias y muertes prematuras que produce.

El estilo de vida sedentario es una de las diez causas principales de mortalidad y discapacidad en el mundo. Debido a este crecimiento desmesurado del sedentarismo y el consiguiente aumento paralelo de la morbilidad y mortalidad, asociada y sus correspondientes costos socioeconómicos, los institutos nacionales de salud de numerosos países consideran en la actualidad, que una de las prioridades de los planes nacionales de salud debe ser, luchar contra esta inactividad.

Los resultados de encuestas a nivel mundial sobre salud, muestran que el sesenta por ciento de la población mundial no es lo suficientemente activa físicamente, como para percibir beneficios de salud derivados de su práctica, calculándose además que dos millones de muertes cada año son atribuidas al sedentarismo.

La práctica regular de actividad físico-deportiva se muestra como alternativa para el establecimiento de comportamientos saludables y un estilo de vida activo, así como para la prevención o rehabilitación de patologías concretas, además de haberse constituido como una sólida opción de ocio para la ocupación del tiempo libre.

Un adulto debería dedicar al menos treinta minutos a una actividad física de intensidad moderada durante la mayoría de los días de la semana.

Centrándonos, a continuación, en los beneficios de una práctica física regular, y más concretamente en el plano biomédico o fisiológico, la actividad física crea una serie de hábitos y actitudes que resultan en la mayoría de los casos aconsejables, reduciendo así riesgos y síntomas de enfermedades coronarias o cardiovasculares, como el infarto de miocardio, cáncer, como el de colon, obesidad, hipertensión, hipocolesterolemia o debilidad muscular y muerte precoz.

En cuanto a los beneficios fisiológicos, podemos resaltar el control del peso corporal, afectando favorablemente a la distribución del tejido graso, disminución del riesgo de aparición de diabetes no insulino dependiente en vías de desarrollo o el claro reporte a personas con artritis y osteoporosis, evitando, gracias al desarrollo de la fuerza en los miembros inferiores, caídas en personas de tercera edad.

Otros efectos relacionados con la salud derivados de la práctica frecuente de actividad física incluyen, entre otros, el aumento de la resistencia, índices más bajos de frecuencia cardiaca y de presión arterial, aumento de la densidad ósea, mejor capacidad respiratoria, disminución de la ingesta de tabaco y bebidas alcohólicas. En el plano psicológico y del bienestar personal, entre los beneficios que encontramos se incluyen: la reducción de la ansiedad, depresión leve y reducción del estrés, mejora del estado de ánimo, de la autoestima, sensación de competencia y mejora del autocontrol, disminución de la ira, de fobias, de conductas psicóticas, de tensiones emocionales y más elevada calidad de vida.

 

REALIDAD DE ACTIVIDAD FÍSICA EN EL TRABAJO

En cuanto a los beneficios de la actividad física en la salud de los trabajadores, y en este caso los pertenecientes a las empresas privadas, se ha demostrado que la práctica regular disminuye el absentismo laboral y los errores laborales pusieron de manifiesto que aquellos empleados de empresas privadas que participaron en programas de actividad física, habían disminuido sus problemas de salud al igual que aquellos con un nivel alto de ingresos, apoyo familiar, y trabajo mental eran más activos, no encontrándose diferencias por género.

En el plano empresarial, la contratación de un especialista en actividad física se justifica a partir de la reducción de los gastos de Seguridad Social, debido a la existencia de menores ausencias por enfermedad y menos accidentes laborales y al aumento de la productividad del trabajador producido por el aumento de la capacidad de trabajo, producto del efecto del ejercicio físico bien orientado y planificado. De ahí que la creación de un área o departamento de actividad física donde se lleve a cabo un entrenamiento personalizado dentro de la empresa, tiene como misión favorecer un ámbito de trabajo saludable y la calidad de vida de sus empleados a partir de la práctica de actividades físico-deportivas y recreativas. De este modo aumentará el sentido de identidad y pertenencia a la empresa, mejorará la comunicación entre compañeros y la productividad en la misma, ya que se producirá un incremento psicofísico y una disminución del nivel de estrés del empleado.

Sabido es que en Chile esta es una realidad que, a pesar de ser explorada, sigue siendo algo minoritario, siendo que los beneficios de esto son múltiples, aún no tiene el auge que merece.

Por ello, la empresa debe plantearse la realización de actividades físico-deportivas durante la jornada laboral, evitando así dolores o lesiones que son provocadas por la fatiga o contracturas musculares, las cuales suelen ser producto del trabajo diario dentro del propio hábitat de trabajo. Este tipo de actividades deberían implantarse de manera tanto preventiva como compensatoria, con el fin de buscar la reducción de los accidentes laborales vinculados a los malos hábitos posturales y a la fatiga muscular crónica.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes