domingo 22 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Deportes

Corraleras y otras yerbas

Por Ismael Pincho Rioseco.


 Por NICOLÁS IRRIBARRA IRRIBARRA

22-11-2015_20-26-061-319

El mundo del rodeo en Chile empezó a correrse con el arreo y encierro de los animales, lo que comenzó a picarle el ánimo a los grandes dueños de fundos pequeños para llegar a lo que hoy estamos viendo, esta es una conversación muy corta y sencilla con ustedes, los animales para correrse tenían que ser sacado desde un lugar llamado apiñadero, en donde estaban todos los animales que se corrían, y de acuerdo a la cantidad de corredores este piño se iba llenando con animales nuevos, era toda una fiesta porque la collera que está corriendo tiene que sacarlo desde adentro, y decirle al capataz “ese es el que me gusta”. En el proceso de elegir, la gente gritaba a los jinetes indicándoles cuál a su modo es el mejor, y cada uno de los espectadores tenía su preferido. Una vez ya elegido este huacho, las colleras empezaban el trabajo de poder sacarlo, este se metía entre los demás, y costaba un mundo para sacarlo, y cuando ya lograban apartarlo, se lanzaba la gran carrera. En la primera muchos marcaban y otros se iban al piño, ahí mismo donde estaban todos los otros, de nuevo volver a sacarlo desde adentro, ahora el huacho está más sabio, y se hace más difícil la cosa, pero no era motivo para guardar el agrado y satisfacción de la gran cantidad de público que asistía a las medias lunas.

Con el correr del tiempo los huasos corraleros seguían pensando, hasta que nació el toril, lugar en donde se entrega el novillo. El viene de una galería debajo de las tribunas, que antes había sido seleccionado entrar a la galería de novillos para correr ahí solo, cada uno tenía su ubicación y de esa manera se acortó, considerablemente, el tiempo de la corrida, ya que el huacho se entregaba de inmediato, por supuesto que estoy escribiendo para muchos y todos en general que les gusta el rodeo, en forma al parecer más cercana a ustedes.

Ahora bien, lo vamos hacer lo más simple posible con las atajadas, nos preocuparemos de las marcas invisibles que tiene el novillo, y que de acuerdo a eso saldrán los puntajes, previo algunas otras consideraciones.

Vamos viendo, el animal cuando es atajado en el cuello es cero punto, no importa como venga en el desarrollo de la corrida, atajado en la paleta son dos puntos buenos, pero debe venir con un pecho frente al animal, y cuando ataja debe hacerla con los dos pechos, esos son dos puntos, pero si usted le ve los dos pechos mirando de frente no importa donde ataje, será cero punto, y además debe entrar desde la línea roja antes de las quinchas con un pecho puesto sobre el animal, si se ven los dos es caballo derecho y el puntaje es cero punto, pero si pasa de largo para el apiñadero son dos malos siempre, aunque haga una espectacular atajada y el huacho se va al piño, son dos malos.

Considerando éstas situaciones, si lo ataja en la costilla son tres buenos y finalmente si la ataja en el ijar son cuatro buenos. Ahora bien, si el huacho pasa por entre los dos caballos en la atajada, lo que se llama tijera, serán dos malos, solo en la primera carrera, en las otras es uno malo y no se computa la atajada, si esta situación se produce en la cancha, es decir la tijera, es un malo, y si se produce en el inicio de la atajada esta tijera es uno malo y a la otra atajada va el animal, se acomodan para ir en busca de la siguiente atajada.

Existe un jurado profesional altamente capacitado que el que sanciona la carrera, y no hay más que discutir, él da el puntaje en el momento de la atajada y cuando el animal se va a la otra atajada, el secretario del rodeo recibe orden de cantar el puntaje.

Con el ánimo de que ustedes se informen, a pesar que al rodeo llegan todos los que saben, nunca esta demás, por supuesto, que hay un sin fin de otras situaciones que explicaremos.

A usted que nos acompaña al rodeo, ponga sus conocimientos en práctica y verá lo lindo que es el rodeo, el caballero de a caballo con la picana larga dentro de la medialuna, es el capataz responsable de aclarar lo que este en duda y preocuparse del buen comportamiento ejemplarizador de los jinetes.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes