suscríbete al boletín diario

Crónica

Estudio permitirá cumplir con postergado sueño de pavimentar camino entre Yumbel y Rere

Localidad que data de 1586, la más antigua de la provincia, ha visto frenado su desarrollo por la falta de una vía expedita de comunicación. Con un estudio de ingeniería, que lleva un 70% de avance, se espera tener un proyecto listo para financiar la pavimentación definitiva.


 Por Juvenal Rivera

Torre_Campanario_y_palma_chilena_(vista_frontal)_-_Iglesia_de_Rere,_Yumbel

La localidad de Rere, en la comuna de Yumbel, fue el primer asentamiento del conquistador español en la provincia de Biobío. Fundada en 1586 bajo el nombre de Nuestra Señora de Buena Esperanza, fue uno de las villas más importantes en los siglos siguientes, principalmente desde la presencia de sacerdotes jesuitas que explotaron su potencial agrícola (con viñas y trigales) y también por la cercanía con lavaderos de oro.

En el siglo XIX vivió su época de mayor esplendor. Hasta hubo un banco que imprimió su propio papel moneda. Sin embargo, al quedar a trasmano del trazado del ferrocarril, su luz se fue apagando de manera paulatina hasta casi desaparecer.

Y aunque ahora solo viven unas 500 personas, en las calles de Rere se respira la historia en un Chile de otro tiempo, con un campanario que alberga a tres enormes campanas que – se dice – fueron hechas con el oro y otros minerales de alto valor de los lavaderos cercados; con la tumba del padre Pedro Mayoral, un religioso que tuvo la categoría de santo en su momento pero que ahora casi no se recuerda, y la tradicional palma chilena, ícono de la ambientación del país en la época colonial.

Sin embargo, una de las grandes barreras para explotar esa interesante veta histórica – que puede atraer a visitantes de todas partes de Chile y del mundo – ha sido la muy deficiente comunicación por tierra. 

Es que entre Rere y Yumbel median 21 kilómetros de un camino de ripio, con pronunciadas curvas y fuertes pendientes que suponen un riesgo para automovilistas desprevenidos o conductores poco preparados para imprimir velocidad en ese tipo de rutas.


ESTUDIO DE INGENIERÍA 

Sin embargo, ese obstáculo al crecimiento de Rere parece tener los días contados. Desde febrero del año pasado que se está ejecutando un estudio de ingeniería, antesala para la pavimentación definitiva de la ruta.Se trata de un tramo de 16 kilómetros más otros 3 que ya fueron pavimentados en su momento pero que lo más probable es que se deban volver a ejecutar, para así ajustarse al nuevo estándar que tendrá el camino.

El portador de las buenas noticias fue el director regional de Vialidad, Claudio Deney, quien explicó que dicho estudio de ingeniería – que tuvo un costo de 270 millones de pesos – permitirá llevar a cabo el mejoramiento integral del tramo entre Yumbel y Rere.

En la actualidad, se está en la fase de inicio del diseño definitivo de la ruta, que deberá concluirse muy pronto, el próximo 24 de mayo. Todo el proyecto deberá terminarse, a más tardar, el 6 de octubre de este año.

Hasta ahora, el avance físico de la iniciativa llega hasta el 70%.Luego de aquello, ese camino estará en condiciones de ser postulado a financiamiento para su pavimentación definitiva.

El director de Vialidad entregó algunos datos importantes que tomó en cuenta el estudio de ingeniería. Por ejemplo, el tipo de mejoramiento es un tipo de camino denominado básico intermedio, que no tendrá cambios sustantivos en su trazado, salvo algunas intersecciones donde se han producido algunos accidentes fatales.

La idea es mejorar aquellos cruces de camino (cinco en total en el trazado) en que, especialmente los camiones forestales, no tienen el radio de giro suficiente para entrar a la ruta.

Sin embargo, lo más importante es que la vía tendrá un ancho de seis metros, que permitirá una velocidad de desplazamiento de 60 kilómetros por hora, salvo un tramo muy serpenteante y peligroso, en que la máxima velocidad será de 30 kilómetros. “Habrá que tener precaución y cuidado porque va a tener una importante reducción de velocidad”, acotó la autoridad de Vialidad.


PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Un aspecto relevante en el estudio de ingeniería ha sido la participación de la propia comunidad, tanto en Yumbel como en Rere.Claudio Deney precisó que ha habido dos encuentros con vecinos y dirigentes de las fuerzas vivas del territorio en que ellos mismos han hecho sus precisiones y observaciones acerca del trabajo de ingeniería que está en marcha. Hemos hechos partícipe a los habitantes de estos sectores beneficiados para recibir sus inquietudes ya que son ellos los principales entes que nos puedan suministrar las preocupaciones de las personas y que es muy importante plasmar en este proyecto”, sentenció.



VALORES PATRIMONIALES DEL CONJUNTODe acuerdo al Consejo de Monumentos Nacionales, el Conjunto Jesuita de Rere es uno de los pocos en la provincia que tiene la categoría de Monumento Histórico. De hecho, el decreto que le otorga semejante denominación data del año 2012 después de más de 15 años de estudios y tramitaciones.

El conjunto jesuita está compuesto por el campanario, las campanas de oro, la tumba del Padre Mayoral y la palma chilena. La construcción del conjunto data del siglo XVIII, y formó parte de un importante enclave colonial de rol agrícola, militar y religioso en la zona. 

De todo el conjunto aún subsisten las campanas, conocidas por las Tres campanas de Oro de Rere, denominadas así, debido a que según indica la tradición oral, fueron fundidas con joyas de oro y plata cedidas por la comunidad de la época. Fueron encargadas por sacerdotes jesuitas de la entonces denominada Misión de Buena Esperanza y se encuentran ubicadas en el interior del campanario de la localidad de Rere.

La campana mayor data del año 1720 según su inscripción en la base, coincidiendo con el período de auge de Rere lugar que funciona como centro administrativo, religioso, económico y social. 

La Torre Campanario fue construida entre 1921 y 1923 con recursos obtenidos de una campaña de donaciones de la propia comunidad. Dichas construcción, en un comienzo, estuvo adosada a una iglesia de tres cuerpos del siglo XIX.

 Forma parte del Conjunto de Rere, la tumba del Padre Juan Pedro Mayoral, importante misionero jesuita a quien la comunidad le atribuye dones de santidad por sus profecías y milagros, siendo declarado Siervo de Dios en 1975, luego de un largo proceso por parte de la orden Jesuita ante el Vaticano. 

La tumba data de 1755 y se inserta en la capilla sur de la actual parroquia San Luis Gonzaga. Por otra parte está el ejemplar de Palma Chilena (Jubaea Chilensis), la cual es representativa de la presencia de la Congregación Jesuita en la zona, permaneciendo hasta hoy como hito del poblado. Los valores patrimoniales del conjunto residen en que se trata de testimonios tangibles únicos del período de auge de la localidad de Rere en Chile colonial.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
aislamientopavimentación

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes