suscríbete al boletín diario

Crónica

Brigadistas forestales de la región anuncian paralización en reclamo de mejores sueldos

La medida de presión se haría efectiva a las 8 de la mañana de hoy jueves por parte de los más de 300 combatientes de la Conaf en la región del Biobío. El director regional del organismo hizo un mea culpa respecto de situaciones que podrían haber mejorado las condiciones de los brigadistas, pero afirmó que se está trabajando para resolverlas.


 Por La Tribuna

61, brigadistas de la Conaf van a paro en la jornada de este jueves

Cansados de no tener respuestas a sus peticiones de mejora en los sueldos y las condiciones de trabajo, los brigadistas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) paralizarían sus labores en la región del Biobío, a contar de las 8 de la mañana de este jueves.

De concretarse la movilización, sería la primera vez que estos combatientes del fuego aplican esta medida de fuerza al amparo del sindicato creado hace cinco años, que representa a más de 300 operarios distribuidos en las 28 brigadas existentes en distintos puntos de la región del Biobío. También se sumarían otras 11 brigadas de la Conaf en la región de La Araucanía.

El presidente del sindicato, Felipe Araneda, estuvo ayer en Los Ángeles, ocasión en la que se reunió con los trabajadores de la base de operaciones Duqueco, al sur de nuestra capital provincial, donde le ratificaron su completa adhesión a la paralización de faenas. Lo propio ha hecho con los combatientes de los demás centros de operaciones, quienes también dieron su visto bueno a las gestiones de sus dirigentes.

Araneda precisó que llevan varios meses solicitando un mejoramiento de sus condiciones salariales, sin tener ninguna respuesta positiva. Hizo ver que la última vez que subieron sus remuneraciones fue en 2015, ocasión en la que también amenazaron con paralizar sus labores de combate de los incendios forestales.

En la actualidad, sus ingresos promedian los 380 mil pesos, incluyendo las bonificaciones, pese a exponerse a situaciones de alto riesgo debido a su labor de combate y control de los siniestros.

Araneda contó que, hasta la fecha, la Conaf tiene 32 combatientes en calidad de mártires. Los últimos fueron tres las víctimas de un siniestro ocurrido en 2017 en Vichuquén, en la región del Maule.

El representante sindical planteó que la única posibilidad de levantar la movilización es que se produzca un aumento de sueldo. De lo contrario, no concurrirán a los incendios forestales y solo se tendrán turnos éticos.

MEJORES EQUIPOS

En forma paralela, el sindicato está solicitando elevar las condiciones de trabajo, lo que implica mejorar los equipos de protección personal, los de combate de incendios forestales y las bases de operaciones. Ejemplificó las falencias contando que “tenemos motobombas de más de 30 años de uso que son fundamentales para trabajar en el combate de los incendios. Si se echan a perder, ya no hay repuestos”.

Sobre los equipos de protección personal, Araneda precisó que la norma es que se “usen una y otra y otra vez hasta que ya no dan más. Eso no nos ayuda a trabajar seguros en los incendios forestales”.

MEA CULPA DE LA CONAF

Por su parte, el director regional de la Conaf, Juan Carlos Hinojosa, se mostró confiado en las gestiones realizadas ayer en la tarde para detener la paralización de este grupo de trabajadores. “Estamos tratando de establecer una mesa de diálogo con los distintos representantes de los brigadistas atendiendo las causas del paro. Nosotros permanentemente nos hemos reunido, desde el año pasado hasta ahora”, afirmó.

Aunque sostuvo que muchas necesidades “las hemos corregido en forma inmediata”, admitió que hay “algunas cosas en las que no hemos sido tan eficientes y que podemos resolver en forma muy rápida. Hay cosas que se podrían haber evitado y eso es importante reconocerlo”.

Si bien se manifestó confiado en que evitarán la medida de fuerza, de todas formas “estamos tomando las medidas necesarias, en coordinación con la ONEMI, Carabineros, Bomberos y las empresas forestales”.

Descartó de plano dejar de atender las situaciones de emergencia: “vamos a seguir trabajando de la misma manera que hasta hoy día. Hay que reconocer que ellos van a tener turnos éticos, porque no se van a desentender”.

Eso sí, reconoció también que se prevén altas temperaturas, y con ello, el riesgo de que rebroten los incendios forestales, pese a lo cual “esperamos que reine la cordura”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes