miércoles 20 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Crónica

Regantes de Biobío anhelan conformar Junta de Vigilancia más grande de Chile

Congregaría a usuarios desde el lago Icalma y la laguna Galletué hasta la desembocadura del río Biobío.


 Por Claudia Robles

riego 1

El río Biobío recorre unos 380 km de longitud y posee una de las cuencas más extensas del país. En la provincia de Biobío, la Asociación de Canalistas Biobío Negrete trabaja desde hace un año en el desafío de conformar la junta de vigilancia más grande del país, con el objetivo de dar vida en territorio de La Araucanía y de Biobío a la organización sin fines de lucro.

La nueva entidad, cuyo funcionamiento está considerado en el Código de Aguas, se pretende conformar en el breve plazo, según el anuncio realizado por el gerente de la Asociación de Canalistas Biobío Negrete, Juan Vallejos y el abogado Santiago Acevedo, durante el matinal “Conexión San Cristóbal”.

“Es una aspiración de los usuarios del río Biobío desde hace muchos años. Hubo intentos fallidos por formar una Junta de Vigilancia, que tuviera tuición sobre el cauce del río Biobío, sin embargo hubo diferencias entre los usuarios lo que finalmente no permitió la formación”, dijo Juan Vallejos.

Agregó “hay que entender que por la longitud que tiene el río, por la diversidad de usos del agua dentro de la cuenca del río, es complejo convocar a todos a conformar una organización”, argumentando que están convencidos de que es necesario y fundamental para gestionar las aguas del río y sobretodo asegurar las aguas para las futuras generaciones.

En lo más próximo, se realizará una reunión el 14 de noviembre, a las 15,00 horas, en el Liceo Agrícola El Huertón, instancia donde se espera congregar a los usuarios del Biobío.

“Es uno de los proyectos más ambiciosos del país”, aseveró el gerente de los Canalistas.

SECCIONAMIENTO DEL RÍO

Las Juntas de Vigilancia tienen por finalidad administrar y distribuir las aguas con autorización de la Dirección General de Aguas, convirtiéndose en entidades sin fines de lucro, compuestas por los propios usuarios, en este caso de la cuenca del río Biobío, explicó el abogado Santiago Acevedo. “Cada uno de los usuarios tiene derecho a extraer una cantidad determinada de agua del río, considerando distintos factores, como la sequía o la escasez”, puntualizó, al agregar que para ello “se necesitan reglas objetivas, proporcionales con una comunidad cohesionada para que esa distribución, sea la adecuada. Ese es el fin primordial que establece para la Junta de Vigilancia nuestro Código de Aguas”.

En ese sentido, Juan Vallejos agregó que “el Código de Aguas permite el seccionamiento de los ríos, que considera dividir el río en tramos para formar estas juntas de vigilancia”, organizaciones que eventualmente pueden tener tuición sobre un tramo del río y no sobre el río completo. Sin embargo, “por formación profesional y por convencimiento de la sociedad, las aguas deben gestionarse de manera integrada, entendiendo que lo que pasa en la parte alta de la cuenca afecta aguas abajo. Hay que entender que la mayor o menor contaminación, va afectar a la parte costera”.

El abogado Acevedo agregó que “acá no sólo está en juego la distribución sino que la calidad, el abastecimiento de agua potable, la sustentabilidad de la cuenca, proyectos que pudieran ponerla en riesgo”, valorando la importancia de conformar la junta de vigilancia, en colaboración entre el sector público y privado. “Si bien esta es una organización privada, ha sido el Estado a través de la DGA y la Comisión Nacional de Riego, que han contribuido a generar esas reglas y que abarquen la sustentabilidad como un todo”, expresó. 

Argumentó que resulta primordial organizar una Junta de Vigilancia, que tenga tuición sobre toda la cuenca del río. “Nuestra aspiración es tener tuición desde el nacimiento del río hasta la desembocadura. Nuestra cuenca considera a gran cantidad de población consumidora de agua potable en la parte baja. Entonces todo lo que hacemos nosotros como agricultores y todos los usuarios que hay en el río Biobío impactan sobre los usos en la parte baja de la cuenca”, comentó.

En esta instancia, los promotores de esta iniciativa excluyen por normativa legal a la sub-cuenca del río Laja, que es el tributario más importante del río Biobío, pero que de manera paralela están en un proceso de organización de su propia junta de Vigilancia.

DESAFÍOS

Juan Vallejos aseveró que el desafío es trascendente para la zona: “estamos situados en la principal cuenca productiva del país. Es la tercera cuenca más grande de Chile, con más de 300 KMS de longitud y una multiplicidad de usos increíbles”, mencionando, entre otros, la generación hidroeléctrica, usos mineros en la parte alta y consumo humano, en la parte baja pasando por las zonas de riego más importantes del país.

“Tenemos la infraestructura hidroeléctrica más grande del país y el coordinar todo éstos usos, sin duda, que es un desafío tremendo. Ya en pensar organizarlo, en una sola Junta de Vigilancia, por su puesto que es un desafío, y eso nos motiva”, cerró.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Bío-Bíoregantes

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes