martes 19 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Crónica

Biobío será incorporada en red de monitoreo de tornados

El nuevo equipamiento permitiría anticiparse a fenómenos meteorológicos.


 Por Claudia Robles

radar

La Dirección Meteorológica de Chile anunció la instalación de ocho radares entre las regiones de Valparaíso y Los Lagos, que permitirán la detección y monitoreo de tornados.

El equipamiento va en respuesta a las situaciones vividas en la región del Biobío, la tarde del 30 de mayo, cuando un tornado provocó pánico y estragos en la ciudad de Los Ángeles y al día siguiente, trombas marinas que afectaban a Concepción y Talcahuano.

Cabe recordar que en el caso de Los Ángeles, el tornado respondió a una condición meteorológica circunstancial. El meteorólogo Camilo Barahona, jefe de la oficina de aplicaciones satelitales de la Sección de Investigación y Soporte Tecnológico explicó que “básicamente para que se produzcan tornados, debe haber una condición inestable en la atmósfera, es decir, que favorece el desarrollo de nubes de gran desarrollo vertical. Dichas nubes se conocen como cumulonimbos y producen tormentas eléctricas y fuertes chubascos. Algunas veces, las condiciones meteorológicas favorecen el desarrollo de tormentas eléctricas severas, especialmente cuando hay un cizalle vertical del viento moderado o fuerte (que es el cambio, ya sea en la intensidad o la dirección del viento con la altura) lo cual puede producir fuertes vientos, grandes granizos y que pueden formar tornados. Todo depende de las condiciones meteorológicas locales.

En el caso del inusual fenómeno del 30 de mayo, el tornado se formó en los campos de Yumbel y se acercó a la ciudad de Los Ángeles, afectando el sector noreste de la ciudad. Alcanzó una intensidad EF- 2 en la escala de Fujita mejorada, lo cual se traduce en vientos máximos de 217 km/h, capaces de generar daños importantes, entre ellos, la destrucción de casas, techumbres de viviendas de material sólido, desprendimiento de árboles, hasta volcamiento de autos o camiones.

“El tornado fue único y tuvo características de multivórtice, es decir, que habían momentos en que el cono del tornado formaba varios torbellinos más pequeños (llamados también vórtices de succión), pero muy destructivos” manifestó el profesional, a días de trasladarse a Los Ángeles a la llamada Zona Cero.

LOS RADARES

Según los datos aportados por la Dirección Meteorológica de Chile a Diario La Tribuna “se encuentra en estudio la implementación de 6 radares de alcance medio (banda C) para cubrir la zona comprendida entre la Región de Valparaíso y la de Los Lagos y dos radares de corto alcance (banda x) para cubrir las zonas bajas de la cuenca de Santiago y la costa de la Región de Valparaíso, ya que los sistemas frontales se aproximan desde el mar.

Cada radar consta de una antena parabólica de 4,5 metros de diámetro, la cual gira constantemente sobre su eje y un pedestal todo lo cual se instala sobre una torre de 30 metros.

Respecto de las características del anunciado equipamiento de medio y corto alcance “ambos sirven para el mismo propósito de detectar precipitación. Se diferencian, en el alcance que tienen. Un radar banda C tiene un alcance efectivo de 120 km, en tanto que un radar banda X tiene un alcance de 60. El radar banda C puede ser usado para detectar eventos distantes, en tanto que el radar banda X puede ser usado en espacios más confinados, como la cuenca de Santiago, para precisar mejor los eventos de impacto casi inmediato”.

En la práctica, los radares permitirán detectar fenómenos meteorológicos (no climáticos), es decir de tipo precipitación, como lluvia, nieve o granizo, y la rapidez y dirección de los sistemas frontales, además de dar con mucha precisión la zona donde podría formarse un tornado. No obstante, la precipitación precisa en cuanto a intensidad y posición, se podría saber sólo con unas pocas horas de antelación, precisó la DMCH.

EL PROCESO

La implementación de los radares meteorológicos considera una inversión de 14 millones de dólares, contemplando $10.122 millones en la compra de los radares y el resto en instalación, mantención, operación anual y personal especializado.

La Dirección General de Aeronáutica Civil afirmó que se definirán los lugares precisos para la instalación de los equipos, considerando que deben contar con caminos, energía eléctrica, red de datos y altura para que el radar logre identificar la eventual presencia de tornados.

Hasta ahora, no existe fecha exacta para la habilitación e implementación de esta tecnología, al tratarse de un proceso

prolongado, desde que se anuncia la compra, financiamiento e inclusive después su fabricación.

RESGUARDAR VIDAS

El gobernador de Biobío, Ignacio Fica destacó “es una inversión muy importante para nuestro país y que de algún modo va a enmarcar lo que es el cambio climático. Hace ya bastantes meses, en nuestra región del Biobío, nos vimos azotados por una situación climatológica derivada de 2 tornados y una tromba marina, que afectaron a familias de nuestra región”.

Agregó que es imperioso estar preparados ante nuevos escenarios meteorológicos, “una situación que, hace un par de años atrás, era impensada pero ya se volvió una realidad. Por lo tanto, bajo ese marco, el Presidente Sebastián Piñera anuncia una inversión superior a los 10 mil millones de pesos, que tiene como único objetivo poder prepararnos e informarnos ante cualquier eventualidad climatológica que pueda afectar a las personas. Una tremenda iniciativa, un tremendo trabajo también y por supuesto indicar que cualquier inversión va siempre, o tiene como único objetivo, poder resguardar las vidas humanas”.

PLANES REGIONALES

En conversación con diario La Tribuna, Andrea Aravena, directora subrogante de Onemi Biobío manifestó que se trabajará en la definición de un plan ante este tipo de emergencias. “Los tornados claramente son eventos de los cuales no teníamos mayores antecedentes, ni siquiera la Dirección Meteorológica de Chile, tenía los instrumentos para pronosticar un tornado”. Por lo tanto, “fue inusual, algo que claramente se atendió con los recursos disponibles, con los conocimientos y la coordinación del sistema que está acostumbrado a gestionar pero no por una planificación previa. No hay un plan de tornados hoy día a nivel regional. Pudiera existir, eso es obvio. Hay que trabajar en ello y para eso, hay mesas técnicas que nos colaboran para ir desarrollando planes”.

Agregó que “lo que existe hoy día son protocolos entre el ente técnico, en este caso la Dirección Meteorológica de Chile con Onemi, respecto a cómo ellos nos reportan y nos informan de ciertas situaciones asociadas a eventos meteorológicos”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes