lunes 24 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Donación de Órganos: Los Ángeles no registra donantes en lo que va del año

Actualmente, en el Complejo Asistencial se lleva el estudio pre trasplante renal. En estos momentos son más de 100 personas que están en lista de espera.


 Por Alejandra Sánchez

8 donación órganos

Alejandra Sánchez Ocampo

[email protected]

Hace ya varios años que la donación de órganos ha sido un tema recurrente en Chile, realizándose diversas campañas para promover esta iniciativa. Según las cifras del Minsal en lo que va 2019 el número de donantes es de 57 personas, en lista de espera son más de 2 mil y son 182 la cantidad de trasplantes al año.

Cifras que se consideran bajas, y de las cuales la realidad local no está ajena. Si bien el Complejo Asistencial Dr. Víctor Ríos Ruiz de Los Ángeles sólo cuenta con una unidad de procuramiento de órganos, donde profesionales de la salud pesquisan un posible donante, realizando todo el seguimiento, con la mantención del donante, se extraen los órganos en los pabellones del centro hospitalario, los órganos que han sido  donados se llevan a los centros donde se realizan los trasplantes, que generalmente es Santiago, las cifras de donación de órganos no son muy alentadoras.

Al respecto, la enfermera de la unidad de procuramiento de Los Ángeles, Francisca Urrea, explicó que “en estos momentos la tasa de donación en Chile es baja, el año antepasado fue un hito histórico con la más alta en los últimos 20 años, de 173 donantes a nivel nacional, un número alto para procuramiento, pero insignificante para la cantidad de pacientes que esperan un órgano para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida”.

A lo que añadió que este año llevan un poco más de 50 donantes, y se espera llegar a las cifras de 170 en el año, lo que daría una tasa de 10 donantes por 100 mil habitantes.

En tanto, en relación a la realidad local, Urrea detalló que “nos ha ido mal, no hemos tenido donantes este año, sí hemos tenido entrevistas de familiares, pero ellos nos han transmitido que la persona fallecida no ha querido ser donante, para llegar al proceso de la entrevista es bien largo, si la persona no quiere ser donante se mantiene y se respeta, pero igualmente la familia decide y si están todos de acuerdo se podría acceder a la donación. Ese es el chip que hay que cambiar”.

En el Complejo Asistencial se lleva el estudio pre trasplante renal. “En estos momentos son más de 100 personas que están en lista de espera por un trasplante renal, estos pacientes se estudian en el hospital pero quedan en la lista de Concepción, por lo tanto son muchas las personas que necesitan órganos, además los más grandes, como corazón o pulmón, las personas que lo requieren deben irse a un centro en donde se realiza esta intervención, por lo tanto debe irse a Santiago, donde están los equipos trasplantadores y esperar allá un órgano”.

Asimismo, la profesional enfatizó que “en el país aún existen miles de personas en lista de espera de un órgano, esto en el fondo es un método terapéutico, la única opción de seguir viviendo por eso es súper importante que se aclaren todas las dudas que tiene la gente y derribar los mitos que se tiene con respecto a este tema, porque en el fondo, más que una persona reciba un órgano es un método terapéutico, su única oportunidad”.

LA POSIBILIDAD DE SER DONANTE

Consultada sobre incentivar la conversación en familia de la  opción e importancia de ser donante, Francisca Urrea manifestó que “la única verdad cierta en la vida es que nos vamos a morir, hay muchas formas de morir como dicen, pero si tenemos la posibilidad de ser donante, es sumamente importante para toda la gente que está esperando, siempre hay un niño o adulto joven que está en la lista de espera, o que es prioridad nacional esperando un órgano para seguir viviendo, especialmente corazón, pulmón”.

Acentuando que si no se trasplantan rápidamente o en pocos meses fallecen, “y nosotros nos damos cuenta solamente cuando nos aparece en las noticias cuando la familia en su desesperación por salvarle la vida a este ser querido recurre a los diferentes medios de comunicación o redes sociales y busca una forma de poder aumentar la donación de órganos, pero el resto de los días ni sabemos que hay alguien en lista de espera, pero hoy hay alguien ahí y a lo mejor hay una familia que tiene que acceder a la donación”.

A ello, Francisca agregó que en el caso de la provincia de Biobío han tenido dos pacientes en lista de espera como prioridad nacional, “dos chicas de Nacimiento, una se trasplantó de corazón y la otra de pulmón, fueron prioridad nacional, nadie se enteró hasta que después se trasplantaron, pero estaban ahí latente, con la necesidad y expectativas que podía llegar su órgano o no, pero gracias a Dios llegó un donante y hora están saludables, pero siempre hay alguien, entonces es muy importante”.

¿QUIÉN PUEDE SER DONANTE?

En tanto, para aclarar quién realmente puede ser donante, la enfermera de la Unidad de Porcuramiento del Complejo recalcó que “lo ideal es que todas las personas quieran ser donantes, de ahí se parte, ahora, aclaramos que no todas las personas que fallecen pueden ser donantes, deben tener ciertos criterios para serlo, y lo principal es tener una muerte cerebral diagnosticada por dos médicos, un neurocirujano o neurólogo y un médico tratante”.

Detallando que esto es un protocolo, no es algo que cualquier persona pueda ser donante.  “La persona debe tener un daño neurológico grave, este daño lo lleva a la unidad de emergencia, entre eso la conecta a respiración mecánica para poder hacer todo lo posible para salvarle la vida a la persona, pero este daño neurológico puede mejorar o empeorar, si empeora puede llegar a una muerte encefálica, como la persona está conectada al respirador mecánico, y tiene drogas para poder mantener los latidos del corazón, sigue irrigándose los órganos, entonces siguen funcionando, pero la persona se puede diagnosticar como fallecida, porque su cerebro ya no le funciona”.

“Por eso es tan importante hablar del tema, ahora, porque sólo se puede cuando la muerte cerebral diagnostica y es el daño irreversible de todas las funciones neurológicas, esto también es con un protocolo, y es un proceso, hay que tener un diagnóstico de muerte. Por lo que vuelvo a repetir que no cualquier muerte ni cualquier persona que fallezca pueden ser donante”, subrayó Urrea.

Por otra parte, también existe la donación en vida, que puede ser riñón, un trozo de hígado, pero para eso también las personas que quieren hacer este tipo de donación tienen que ser familiares, e ir a un centro donde se hagan trasplantes de donante vivo, por ejemplo nuestro centro más cercano es Talcahuano.

EL PROCESO

Una vez que la familia ha accedido a la donación de órganos, recién ahí se comienza a estudiar cada uno de los órganos si son factibles ser trasplantados, es decir si están en buenas condiciones, “nosotros nos comunicamos por la Coordinación Nacional de Trasplante que está en Santiago, y ellos van viendo, además a través del ISP quiénes son las personas más compatibles para nuestros donantes. A través de exámenes de sangre y otros de tejido, entonces se busca el mejor receptor para este donante”, sostuvo Urrea.

A lo que agregó que, “por eso es que a veces una persona puede estar mucho tiempo en lista de espera como primer lugar y no llega nunca su donante, porque no hay un receptor idóneo o donante idóneo para él, entonces pasan al siguiente y al siguiente hasta encontrar el idóneo. No se extrae un órgano si no hay un receptor idóneo”.

Recalcando que según las estadísticas que se encuentran en la página del Minsal yodonovida.minsal.cl, son poco los donantes en comparación con la lista de espera, “es decir, no paliamos nada esa lista de espera, por eso es súper importante sensibilizar a la familia para que ellos accedan”.

Al concluir, la profesional expresó que actualmente todos los mayores de 18 años son donantes de órganos una vez que fallezcan, “es por esto muy importante que nosotros en vida digamos nuestra decisión a nuestros familiares en el caso que alguno fallezca nuestra familia tenga clara la decisión de nosotros de ser donante, porque en el fondo es a ellos a quien se le pregunta nuestra voluntad en vida. Los familiares son garantes de la decisión en vida de la personas, ya sea que quiera o no ser donante, a contar del año 2013 todos somos donantes, por lo tanto sale en el Registro Civil que somos donante, pero no sale ni en el carnet de identidad ni en la licencia de conducir”.

Finalmente, llamó a la comunidad a informarse sobre esta importante iniciativa, información que pueden encontrar en la página del Minsal,  con los pasos a seguir, el procedimiento que se hace a nivel nacional como Coordinadora de Procuración de Órganos, “y más que nada que se informen y conversen con la familia, porque si están dispuestos a recibir un órgano, también deberían estar dispuestos a donar, entonces, esa es la pregunta”, concluyó Francisca Urrea.


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes