jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Estudiante que conducía Uber “volador” será intervenido por fractura de clavícula

En la tarde de ayer, realizaba trámites para hacer efectivo el seguro del vehículo, mientras sus amigos organizan un evento benéfico para ir en su ayuda al quedar, por ahora, imposibilitado de trabajar en el transporte de pasajeros.


 Por Claudia Robles

AUTO VOLADOR

Marco Antonio Mora Conejeros, la mañana del jueves 30 de mayo, cumpliendo su rutina laboral, había salido desde su hogar, en el sector Peñaflor en La Mona, al norte de Los Ángeles, conduciendo su Toyota New Yaris del año 2011, facilitado por su hermano. Su jornada la desarrollaba con absoluta normalidad, hasta que minutos antes de las 18:00 horas, se dirigió hasta avenida Sor Vicenta en respuesta a un servicio de traslado de pasajeros, en el ingreso al Condominio El Avellano. “Me encontraba trabajando en avenida Sor Vicenta, a la altura del condominio El Avellano y vi cuando se acercaba el tornado. Traté de escapar pero en cosa de segundos, estaba envuelto entremedio del embudo, que me atrapó y me elevó. Luego me dejó caer a varios metros de la avenida”, relata Marco, quien para financiar sus estudios y gastos personales presta servicios en Uber. Tiene una hija de 10 años y cursa el último año de Ingeniería en Prevención de Riesgos en AIEP.

Recuerda que esperaba a una pasajera cuando se desencadenó el inusual fenómeno. “Estaba afuera del condominio esperando que subiera una pasajera pero por suerte no alcanzó a subir, porque en fracción de minutos, el auto salió volando”, contó.

Luego de realizar trámites asociados al Seguro contratado para el vehículo y en Fonasa, Marco Mora conversó con La Tribuna, y expresó preocupación por el estado en que quedó el vehículo de su hermano. “Él me lo había facilitado para trabajar y la pérdida fue total. Quedé sin trabajo y mi hermano sin su vehículo. Debo ver cómo reponer el automóvil”, dijo con angustia, al argumentar que la lesión que presenta en la clavícula, le impide volver a trabajar, “por un tiempo indeterminado, porque estoy a la espera de una operación y posterior rehabilitación”.

NUEVA OPORTUNIDAD

Marco Mora reconoce que los minutos se volvieron interminables luego que el vehículo saliera eyectado desde El Avellano hasta el acceso Amatista, atrás de Lipigas. “Desconozco con qué me golpeé porque fueron tantas vueltas. Los vidrios se reventaron todos y el auto quedó convertido en chatarra”, comentó. En el trayecto comenta que, tal vez impactó contra postes o árboles, “no sé con qué me habré golpeado. Los médicos me decían que la lesión me la produjo el mismo cinturón de seguridad. Al momento de caer, el impacto fue muy fuerte, y por eso, se me quebró la clavícula pero también el cinturón de seguridad, fue el que me salvó la vida”.

Expresó que se trató de una vivencia extrema. “Yo no viví el tema del terremoto porque estaba trabajando en Calama, pero personas que vivieron el tornado y el terremoto, decían que esto, era mucho peor. Lejos la peor experiencia que me ha tocado vivir”, recordó.

Marco Mora vive en el sector La Mona, al norte de Los Ángeles, junto a su madre y muy cerca de la mayoría de sus familiares, lográndose comunicar a minutos de lo ocurrido con su hermano, “le conté que un tornado me atrapó y me elevó. Que el auto estaba totalmente destruido y no me creía absolutamente nada. Después cuando me vio desesperado, me dijo que lo esperara y que iría a verme porque no dimensionaba lo que le contaba, por lo extraño de un tornado acá en Los Ángeles”, recordó al comentar que finalmente lograron comunicarse telefónicamente, al ser trasladado con ayuda de Carabineros al Hospital.

CARA A CARA CON LA MUERTE

El estudiante de Educación Superior y conductor de Uber detalló que luego de recorrer un extenso tramo de la avenida Sor Vicenta, finalmente su hermano logró llegar hasta el lugar “donde aterrizó el auto, sobre unos potreros y ahí se dio cuenta de la magnitud de lo que había pasado y no se explicaba cómo yo podía estar vivo”.

Marco Mora reconoce que mientras el vehículo se elevaba pensó que no volvería a reencontrarse con sus seres queridos. “En ese momento era pensar solamente que no tenía posibilidad de salir vivo de ahí” relata, al comentar que al quedar bloqueadas las puertas saltó por una de las ventanas.

“Lo primero que hice fue mover las piernas y pensé, chuta estoy vivo puedo caminar, parece… En ese momento no me dolía nada me tiré no más por la ventana para tratar de salir. Estaba totalmente desorientado. No sabía dónde estaba”.

Luego salió caminando, mientras escuchaba gritos de personas, sirenas de Bomberos y carros policiales, logrando llegar hasta Sor Vicenta.

EVENTO SOLIDARIO

Al verse imposibilitado de trabajar, sus familiares y amigos organizaron un evento solidario, el que esperan realizar a fines de este mes, en un lugar y horario a confirmar. “A fines  de este mes se realizará un evento para reunir fondos pero nos estamos organizando y contactando a amigos músicos que, de manera inmediata, se han mostrado dispuestos a colaborar”, expresó. Además agradeció el apoyo entregado en la Municipalidad de Los Ángeles, los carabineros que lo trasladaron en un radiopatrullas al hospital y a todos quienes expresaron preocupación por su estado de salud.         

FRASE DESTACADA

“Estaba consciente, sólo veía destrucción y pensé hasta aquí llego no más. Lo único que deseaba era morir pero de golpe y no estar sufriendo tanto”.

MARCO ANTONIO MORA CONEJEROS, estudiante de quinto año de Ingeniería en Prevención de Riesgos y conductor de la aplicación Uber

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
tornadotornado en Los Ángeles

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes