suscríbete al boletín diario

Crónica

Con amargo balance termina temporada de la miel en Biobío

Los apicultores de la provincia están atentos a las gestiones que sus representantes puedan realizar ante las autoridades para apoyar la alimentación artificial de las abejas.


 Por La Tribuna

27-03-2019_23-53-471__abejas211.jpg

Claudia Robles Maragaño

[email protected]

 

Un negativo balance de la actual temporada de producción realizó el presidente de la Asociación de Apicultores de Los Ángeles (Apilang) e integrante de la Cooperativa Agrícola Cooapilag, al asegurar que desde hace muchos años, los resultados no eran tan desfavorables para el gremio.

“Estamos bastante preocupados porque fue un año bastante malo. No llegamos ni a un tercio de la producción normal y eso obviamente nos va a traer consecuencias especialmente para los pequeños productores. Va a faltar plata para cubrir los gastos del año”, sentenció el dirigente.

A su juicio, diversos factores repercutieron durante las etapas de producción y finalmente el cierre de la temporada,

“hacía muchos años, que no se registraba este problema de tan mala producción. Terminamos ya la etapa productiva de este año y la verdad es que estamos muy preocupados porque los resultados fueron groseramente malos. La producción se vio muy disminuida y en algunas partes estamos en 1/3 de la producción normal y en otras partes mucho menos y obviamente que eso, nos tiene muy preocupados”.

En conversación con radio San Cristóbal y diario La Tribuna, el dirigente de Apilang manifestó que ahora preparan a sus colmenas para enfrentar meses complicados, siendo el desafío fortalecerlas para la etapa de la polinización. “Se nos viene el invierno por delante y una nueva primavera, que implica estar con las abejas en buenas condiciones para las polinizaciones. En lo inmediato, es un tema que nos mantiene muy preocupados”

 

LAS ABEJAS Y EL OTOÑO

Los apicultores trabajan con sus colmenas para evitar complicaciones mayores durante el invierno, cuando existe una disminución de la actividad de la colonia y no hay floración.

Es, en esta época cuando se suministra alimentación artificial al no existir suficientes reservas alimenticias para sobrevivir hasta la primavera siguiente.

“La producción de la temporada terminó y ahora viene el proceso sanitario y la preparación para la invernada, pero ya concluyó la parte productiva y que fue verdaderamente mala”, al enumerar una serie de factores, entre ellos, los cambios bruscos de temperaturas y las lluvias, que caracterizaron los últimos meses del 2018 y el inicio es este año.

“Hay un montón de factores que, al final, son los que determinan que las cosas no resulten como uno quisiera, y eso se traduce en las consecuencias que vivimos actualmente. Hoy día estamos lamentando una situación difícil”.

En tal sentido, llamó a diversos organismos vinculados a la actividad productiva a generar medidas que permitan minimizar el impacto, “y ojalá las autoridades tomen cartas en el asunto, en atención a las necesidades que hay de respaldarnos y apoyarnos por lo útil que son las abejas para la parte productiva, principalmente el rubro frutícola”.

 

LA POLINIZACIÓN

En otoño, de cara al invierno, los productores reúnen a sus colonias para refortalecer la actividad. “Primero hay que hacer todos los tratamientos y se empieza a compensar la parte alimentaria porque algunas quedan con muy poca comida. A las abejas hay que administrarles comida en forma artificial para que tengan fuerza para pasar el invierno y posteriormente seguir alimentándolas para que queden en una condición favorable o suficiente para poder pasar el invierno”.

Pero las abejas también tienen su comida favorita, o en este caso, sus flores predilectas, a la hora de polinizar, “ahora  

lamentablemente, se termina la flor del quillay y queda un poco el yaqui y de ahí no hay nada más. Las abejas están consumiendo el poco y nada de alimento que tienen. Lo están consumiendo ahora y es lo que les queda para el invierno”.

El apicultor angelino sostuvo “uno, al cosechar saca un excedente y se les deja sagradamente una parte para ellas  pero lamentablemente esta temporada, los recursos naturales no van a ser suficientes como para pasar el año por sus propios medios y es ahí donde hay que empezar a darles alimentación artificial. Ahora recuperamos a las abejas con cierta alimentación artificial porque de aquí para adelante ya no hay ninguna flor que pueda generar alimento para ellas. Hay que esperar hasta la primavera” 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes