suscríbete al boletín diario

Crónica

Mujeres de Biobío relataron parte de su historia en esta fecha conmemorativa

Diario La Tribuna y radio San Cristóbal conversaron con mujeres que de cierta forma reflejan a una parte de aquellas madres, hijas, abuelas, emprendedoras, profesionales y no, que componen la diversidad de la provincia.


 Por La Tribuna

07-03-2019_20-20-491__10.1.jpeg

Llega el 8 de marzo y con él comienza a florecer toda suerte de historias de mujeres en el ámbito mundial y se recuerda a personas que marcaron la memoria del país en diversas áreas. En Biobío es complejo destacar a alguna en desmedro de la otra, por lo tanto al azar escogimos a algunas historias de vidas que refleje el carácter de las mujeres biobenses: trabajadoras, formadoras y resilientes.

AMOR FILIAL QUE EMPRENDE

María Angélica Sáez y Daniela Sandoval, angelinas, madre e hija que se decidieron a emprender a través de un local de comida con alternativa vegetariana, llamado “La Coya” nombre que nace como un homenaje al linaje materno. Sin embargo, esta historia de confianza e ímpetu nace de la necesidad de aportar a la comuna una alternativa diferente y que además de respuesta sus propios sueños.

“Tengo 27 años y estudié administración culinaria, en el Culinary en Viña del Mar; cuando nos decidimos a abrir teníamos inquietudes pero todo se ha dado mejor de lo que pensábamos. La principal traba que tuvimos que enfrentar como mujeres y emprendedoras fue que hombres quisieron opinar adueñándose de nuestra idea”, explicó Daniela.

Mientras tanto su madre comentó las razones de su audacia. “Por mi lado siempre tuve la idea de formar lo propio, alejándome de un trabajo institucional. Situación que sucedió recién este año, donde nos organizamos y pudimos dar vida a este sueño, con nuestro carisma”.

Ambas estuvieron de acuerdo que luchar por dar vida a este espacio ha sido lo más emocionante que han vivido hasta ahora. Madre e hija se miran con cariño suspirando de alegría entre manjares de la cocina de autor y el acogedor espacio ubicado en la avenida 21 de Mayo.

UNA MUJER A LA CABEZA DE UN CAMPUS

Desde hace un año, la dirección del campus de la Universidad de Concepción en Los Ángeles es dirigido por una mujer, la doctora Helen Díaz. Una situación que no se veía desde hace varias décadas. “Asumir el campus Los Ángeles ha sido un desafío ya que esta dirección pasó por un largo período en el cual todos los últimos directores han sido hombres, porque hay que recordar que en la historia del campus hubo directoras mujeres en los periodos iniciales por ejemplo la señora Margarita Segure por la cual lleva el nombre nuestra biblioteca fue una de ellas”.

“Hoy para mí esto es un retomar en ese sentido la presencia de las mujeres dentro de la institución y en un momento bastante histórico donde se está reincorporando la valoración de la mujer a nivel nacional sobre las distintas funciones que tiene”, explicó la profesional. Asimismo destacó que es un gran logro ya que “Los Ángeles tiene una historia de gran presencia masculina tiene también una conciencia social o más bien un precedente por la ubicación geográfica y la constitución del entorno de una fuerte presencia dentro de las instancia de gobierno masculina medio patriarca pero que hoy en día está cambiando a todo nivel en el campus”.

DEL PUERTO A LA CORDILLERA

Leticia Zapata llegó en 1995 a la provincia, con todo el ímpetu del mar corriendo en la sangre y se encontró con una fértil tierra que le dio vida a su proyecto más apasionado “Brotes Nativos”, una empresa que tiene que ver con hierbas medicinales, jugos frescos de frutas de la estación envasados al vacío, trabajo con comunidades mapuches y promover la autogestión. La experiencia de Leticia en estos años le ha permitido observar el cambio que se ha generado para la opción de emprender. ”Hace 23 años no había ningún tipo de apoyo para generar este trabajo autosuficiente, no era una situación comprendida, era casi una locura hacerlo”.

Esta angelina por adopción afirma que esta situación de abrirse camino autogestionado en los negocios ha tenido una enorme evolución. Leticia recomienda, tanto a su género como a todos los que toman la decisión de concretar una idea “hacer lo que les gusta con pasión y perseverancia, nada resulta de un día para otro y llevar a cabo metas tiene sacrificios, como el tiempo con la familia por ejemplo”.

Esta pequeña pero imponente mujer hace una reflexión “todavía las mujeres tenemos muchos escenarios que ganar, gerencias, cargos directivos, empresas todavía falta y en esta provincia en específico estamos muy en pañales”.

ORGULLOSA DE SER MUJER

La doctora Mareli Cuba, investigadora premiada por Inach, se manifestó ante todo feliz y orgullosa de su género, igualmente realizó una reflexión sobre lo que es ser mujer y sus múltiples roles. “Conciliar la vida del hogar, ser madre esposa, tener familia con la académica y sobre todo con la investigación se hace difícil se requiere un esfuerzo superior y yo considero muchos más elevado que el que requiere los colegas varones, porque en muchos casos ellos tienen actividades académicas sobre todo investigación a la hora que se están escribiendo los papers, para ellos es fácil porque pueden prescindir de las labores del hogar en cambio nosotras como mamá no podemos hacerlo. Independientemente que el apoyo familiar es un apoyo importante”.

Ella describe que ser investigadora es un rol complejo, que requiere mayor esfuerzo y no se reconoce. Tenemos que siempre mostrar mucho más nuestros resultados y capacidades, para los hombres no”.

La doctora relató un hecho que pasa muy seguido en el ámbito laboral: postuló un trabajo y fue rechazada pese a tener todas las capacidades sólo por el hecho de ser madre de un niño pequeño lo que no le garantizaba a mis empleadores un buen desempeño por mi tiempo. “Y lo más triste fue que ese comentario me lo hizo una mujer, lo que quizás hoy día debería estar superado”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes