lunes 27 de enero, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Crónica

Santo Tomás: Academia se suma al llamado para prevenir incendios forestales

El llamado a la comunidad es a dar aviso oportuno a Conaf (130), Bomberos (132), Carabineros (133) o a la PDI (134), en caso de presenciar el inicio de un siniestro.


 Por Benjamín Ahumada

25-01-2019_22-33-341__whatsappimage2019-01-25at10.08.52pm.jpeg

Desde el 1° de julio de 2018 a la fecha, son 540 los incendios forestales que se han registrado en la región del Biobío, cifra que podría ir en aumento en lo que queda de la temporada estival.

Se estima que el 99.7% de los incendios forestales son originados por acción humana, iniciándose tanto por descuidos o negligencias en la manipulación de fuentes de calor; por prácticas agrícolas o de manera intencional, por lo que prevenirlos es tarea de todos.

En este contexto, el jefe de carrera de Prevención de Riesgos de Santo Tomás Los Ángeles, Claudio Aguilera, entregó algunas recomendaciones a fin de prevenir la ocurrencia de este tipo de siniestros, los que afectan tanto a la flora como fauna del territorio y también a familias enteras.

En primer lugar, recordó que la zona se encuentra en alerta temprana preventiva y Conaf prohibió el uso del fuego para quemas de desechos agrícolas y forestales.

A ello, el experto de Santo Tomás Los Ángeles agregó que una de las principales medidas preventivas es no encender fogatas en sitios que no están debidamente habilitados; en el caso de los campings, hacerla en un lugar debidamente destinado para ello.

“Al momento de separarse de la fogata, debemos dejarla apagada. Lo ideal es tener siempre a mano un extintor, un balde con agua o algún otro medio que permita mitigar los efectos del fuego en caso de que éste se salga de control”, expresó Aguilera.

Asimismo, sostuvo que una de las acciones que hay que evitar es fumar y mucho menos tirar la colilla del cigarro en sectores donde exista un riesgo de que se genere un incendio forestal.
“Muchas veces, las personas que fuman en el vehículo lanzan la colilla en el pasto, éste prende, arde y se quema, dificultando las labores que permitan posteriormente determinar el origen del siniestro”, expresó el académico.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes