suscríbete al boletín diario

Crónica

Lanzan segunda etapa de programa flora melifera que beneficiará a productores apícolas

La iniciativa contempla establecer nuevos huertos melíferos, capacitación a productores apícolas y caracterización de las mieles en las regiones de Ñuble y Biobío.


 Por La Tribuna

27-12-2018_20-35-501__14.1.jpg

El Instituto Forestal (INFOR), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura, concretó el lanzamiento del programa “Transferencia Flora Forestal Melífera para mejorar el negocio apícola del Biobío, Fase II”, instancia que, en su primera fase, surgió con el propósito de aumentar la cantidad de flores melíferas del Biobío, a través de la restauración y suplementación de la diversidad floral con énfasis en especies forestales nativas. De esta forma, entre diciembre de 2014 hasta el 31 de marzo de 2018, se entregó herramientas tecnológicas a los apicultores para enfrentar fenómenos climáticos o de disponibilidad que afectaban la producción de la miel y sus derivados, y se establecieron 60 huertos melíferos en terrenos de productores apícolas.

En ese sentido, el director ejecutivo de INFOR, Fernando Raga, explicó que la segunda fase también apunta a entregar capacidades técnicas a los apicultores regionales del Biobío, pero con énfasis distintos a los contemplados originalmente. “Son tres líneas de trabajo donde se priorizará la continuidad del establecimiento de huertos melíferos, se capacitará a los apicultores en aspectos técnicos de su labor, lo que incluye comercialización de productos, manejo de colmenas para la producción de mieles diferenciadas, aspectos sanitarios de apiarios, entre otras. Por último, se continuará con las actividades de caracterización de las mieles regionales realizando nuevos análisis que permitan contrastar variaciones de calidad respecto a la línea base establecida en el programa anterior”.

La máxima autoridad de Infor, agregó que esperan cumplir con el impacto buscado con el programa. “Estamos apuntando a un segmento que nos pidió el ministro Walker y que es la Agricultura Familiar Campesina, donde se está tratando de apoyar a la ruralidad para que se acorten las brechas respecto a lo urbano. Nos sentimos muy interesados y comprometidos en esto y nos damos cuenta que tiene una esencia productiva muy clara, además de ambiental y tiene una externalidad positiva para el sector frutícola y hortícola”, señaló Raga.

Por su parte, el seremi de Agricultura, Francisco Lagos, destacó que “estamos muy contentos con la puesta en marcha de la segunda etapa de este proyecto que beneficia directamente a los apicultores de la Región del Biobío. Con esto existe una continuidad en la flora y miel, lo que viene a consolidar el trabajo y mucho esfuerzo como es Infor, Indap y el Gobierno Regional”. Esto viene a mejorar la calidad de vida de los agricultores y apicultores y este es uno de los pilares fundamentales del programa agrícola del Presidente Sebastián Piñera y el desarrollo del trabajo del ministro de Agricultura, Antonio Walker para todos los chilenos”.

María Paz Molina, investigadora de Infor y encargada del proyecto, precisó que “Esta segunda etapa contempla al menos el establecimiento de 50 nuevos huertos melíferos. En esta fase tendremos nuevos componentes gracias a la experiencia anterior, como son el tener riego por goteo los primeros tres años en zonas de secano. Tenemos también considerado hacer cortafuegos para evitar que no se quemen los huertos por efecto de incendios forestales y también seguir apoyando los huertos que se establecieron en Ñuble, que a pesar es otra región, si nos interesa que se mantengan en buenas condiciones considerando las inclemencias del tiempo debido al cambio climático”.

La ceremonia de lanzamiento de este programa, que contempla una inversión a través de FNDR por un monto de $568 millones de pesos, se realizó en el predio de Marcelo Rodríguez, apicultor de la comuna de Los Álamos en la Provincia de Arauco y beneficiado con el proyecto. “En mi caso, tengo un huerto de alrededor de una hectárea con al menos unas 500 plantas de 15 especies diferentes, en su mayoría nativas. Estoy feliz y muy agradecido del equipo y de INFOR porque esto me va a permitir tener el alimento esencial para las abejas y poder quedarme acá en mi predio, porque generalmente en época de mielada me tengo que mover hacia la cordillera de Nahuelbuta. A futuro no va a hacer necesario moverme y de esta forma me evitaré los gastos que esto conlleva”.

PRIMERA ETAPA DEL PROGRAMA

La ejecución inicial del proyecto se realizó en un periodo de 39 meses entre el 12 de diciembre de 2014 hasta el 31 de marzo de 2018 y dentro de las grandes cifras se lograron establecer 60 unidades melíferas en las 4 provincias de la ahora antigua región del Biobío, que abarcó 29 comunas y un total de 50 hectáreas. Por otra parte, se analizaron físico-química y botánicamente 61 muestras de mieles de modo de caracterizarlas y detectar particularidades para una probable “Denominación de Origen”.

Adicionalmente, el programa fue difundido a un número superior a las 1.100 personas, incluyéndose otras regiones del país donde se solicitó implementar un programa similar, entre ellas las regiones Metropolitana, del Maule, de La Araucanía, de Los Ríos y de Magallanes.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes