martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Denuncian que a metros de jardín infantil se instalan a beber, orinar y dormir

Directora y apoderado de recinto Junji responsabilizan de la situación a personas en situación de calle que asisten a Hogar de Cristo ubicado cerca de su establecimiento.


 Por JUAN PABLO VERGARA

21-08-2018_17-56-321__5.1

Una incómoda e inaceptable situación como para ser vista a diario por pequeños de sólo 4 y 5 años de edad, fue denunciada por un apoderado del jardín infantil Presidente Kennedy, ubicado en calle Colo Colo con Las Azaleas, en Los Ángeles.

Un padre, quien se identificó como Jorge Morales, escribió a La Tribuna, contando que, diariamente, en las afueras del recinto educativo se presentan adultos mayores, con evidente muestra de tratarse de personas en situación de calle, en estado de ebriedad y a pedir dinero.

REPUDIABLES ESCENAS

“Hoy fue el colmo, ya que había una persona bebiendo y otra orinando en presencia de los niños al entrar y salir. Lo preocupante es que los niños ya están preguntando y no sabemos que decir”, relató en su mensaje el apoderado, enviando, además, fotografías de lo descrito.

Contactado telefónicamente, el hombre reiteró su denuncia y relacionó la presencia de estos incómodos huéspedes con el funcionamiento de un recinto del Hogar de Cristo a sólo metros del jardín, por calle Las Azaleas.

Y si bien, solidarizó señalando que pudieran tratarse de personas en situación de calle, también advirtió los daños que la situación está provocando en los niños.

“A la salida de su colegio, personas en estado de ebriedad, algunos orinando, otros botados, no es bonita la imagen que se están haciendo de su colegio”, expresó.

Para verificar lo denunciado, Diario La Tribuna se trasladó al jardín infantil Presidente Kennedy de Los Ángeles, constatando en el lugar y a sólo metros del acceso principal al establecimiento, la presencia de personas adultas, desaseadas, algunas sentadas en el suelo y otras ingiriendo alcohol.

DIRECTORA DEL JARDÍN

Consultada por los hechos, la directora del recinto, Doris Cid, accedió a conversar con La Tribuna, previa autorización gestionada ante la Unidad de Comunicaciones de la Junta Nacional de Jardines Infantiles.

“Esta es una situación que viene desde hace bastante tiempo. Pasa que, efectivamente, afuera del establecimiento hay adultos mayores, personas que se acuestan, porque están ebrios, consumen alcohol”, describió.

Reconoció que desde marzo los apoderados vienen reclamando por lo mismo, lo cual motivó la realización de una mesa de diálogo, con el objetivo de abordar el problema en red junto a otras instituciones involucradas: Cecosf, Carabineros y establecimientos educacionales, menos con el Hogar de Cristo ubicado cerca del establecimiento, confidenció.

“Este es un problema social, porque no sólo nos afecta a nosotros como unidad educativa”, dijo, subrayando que como garantes de derechos “nos tenemos que preocupar de que los niños estén bien, de todo lo que ellos ven, observan y escuchan”.

En relación a las acciones que han adoptado para enfrentar el problema, contó que aparte de salir a recoger la basura que dejan los indeseados visitantes, han optado por salir a conversar con ellos.

“La mayor parte del tiempo salgo a conversar con ellos, a primera se me molestaban, reaccionaban molestos, algunos con palabras groseras y otros más pasivos. Ya adquirieron el hábito de que apenas me ven se retiran”, aseveró.

También reveló que como medida optaron por empezar a ocupar un espacio público apegado al acceso principal del jardín como estacionamiento de vehículos. Esto último, a costa de obstaculizar una de las vías de evacuación del jardín.

“Frente a una situación de emergencia nosotros ocupamos esa área para la evacuación. Por lo tanto, teníamos despejado eso, para que los vehículos no entorpecieran este espacio, y hoy día, lo que hicimos es cambiar de estrategia, colocamos los vehículos, logrando así desde junio, aproximadamente, que la afluencia sea menor por parte de ellos, aunque se ubican 10 metros más allá”, detalló la directora del recinto.

A unos 50 metros de la entrada principal del jardín funciona un local comercial llamado Minimarket Kennedy. Hasta allá concurrió La Tribuna, para conversar con su encargado.

Esta persona reconoció que en su local se expende alcohol, pero no a las personas que se instalan en las cercanías del jardín infantil vecino.

“Yo vendo, pero vendo caro, ese es el problema que tienen ellos, así que van a comprar a otro lado, les viene a vender aquí mismo en triciclo”, declaró el comerciante.

Diario La Tribuna intentó también contactarse con el encargado del Hogar de Cristo que funciona en el sector, sin embargo, hasta el cierre de esta edición aquello no fue posible.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes