suscríbete al boletín diario

Crónica

Luego de trágico incendio alumnos de escuela Callaqui volvieron a clases

Con esto concluye la etapa de emergencia de reconstrucción del establecimiento, para entrar en tierra derecha a lo que será la edificación de un edificio definitivo para el establecimiento educacional.


 Por La Tribuna

23-07-2018_19-08-291__11.1

Eran la nueve de la mañana de este lunes 23 de junio y la campana de la Escuela de Callaqui, luego de 7 semanas, volvió a sonar más fuerte que nunca.

Lo anterior, anunciaba la anhelada vuelta a clases de toda la comunidad educativa de la escuela, luego de aquella trágica madrugada del 2 de junio en que las llamas consumieron por completo el establecimiento educacional.

Inmediatamente en un trabajo en equipo se organizó la reconstrucción de emergencia de una escuela modular, para que los 143 alumnos que asistían a esa escuela, volviesen a retomar sus clases, ojalá, en el menor tiempo posible.

Fue así como autoridades locales y regionales gestionaron esta iniciativa, la que comenzó el pasado 23 de junio, y luego de exactamente un mes, los alumnos ya estaban retomando sus clases.

Además, en este primer día, los alumnos fueron visitados por el seremi de Educación, Fernando Peña, el jefe del Deproe Daniel San Martín, el jefe de Daem de Alto Biobío, Jorge Gallina, además de padres y apoderados, quienes también, durante la jornada participaron de una reunión informativa. 

Sobre este reinicio de clases, el seremi de Educación en Biobío, manifestó que “es un momento de felicidad y gran alegría, porque desde aquella madrugadada del 2 de junio, cuando se produce el incendio, nosotros como Gobierno  hicimos un compromiso con el municipio, con la comunidad de Callaqui, de ayudar y solucionar esto, lo antes posible”.

A ello agregó que, si bien al principio hubo mucho escepticismo, nadie creyó que esto iba a estar parado en tan poco tiempo, “y finalmente lo logramos, y lo importante de esto es que fue un trabajo en equipo, junto al municipio, la comunidad, dirección provincial de Educación e intendente, quienes de manera articulada, lograron ir solucionando, primero la fase de emergencia, los escombros, posteriormente el convenio para construir esta escuela modular, que hoy nos permite tener de vuelta a los niños, para retomar las clases que lamentablemente estuvieron truncadas durante más de un mes”.

Asimismo, Peña recalcó que “desde que la empresa empieza a trabajar el día 23 de junio, al día de hoy, un mes exacto en  el cual ya estamos retomando las clases en tiempo récord y por lo mismo, no hay más que manifestar la alegría y orgullo de todos quienes participamos detrás de este proyecto, que le va a permitir a estos niños y a su familia retomar con normalidad las clases, y de esa forma también devolver parte de la vitalidad y alegría a toda la comunidad”.

Cabe recordar que esta es una inversión que realizó el Ministerio de Educación, con un costo aproximado de casi 240 millones de pesos, y que se hace, justamente, como un aporte de emergencia.

En tanto, el director de la escuela, Eduardo Valdés recalcó que “estamos felices ya de recuperar las caras de los niños, que en la mañana me dejaron más que claro que tenían muchas ganas de llegar, siendo que entrábamos a las 9 de la mañana, llegaron a las 8:10. Y el asombro de ellos al ver esta escuela nueva, impecable, agradecer a cada una de las autoridades que se han hecho parte de esta cruzada para poder comenzar nuestra rutina de enseñanza para nuestros niños”.

 

El INTERNADO

En esta primera etapa de emergencia, se realizó la instalación de una escuela modular, y ahora se espera afinar algunos detalles del internado, y tenerlo listo para la próxima semana.

Al respecto, Jorge Gallina, jefe DAEM de Alto Biobío, explicó que el internado está en proceso de construcción, ajustándose algunas observaciones que había hecho el municipio con la empresa constructora.

“Tenemos el plazo preliminar para terminar este viernes, adicionalmente si se requiere mayor plazo, tendríamos el fin de semana para trabajar, y nuestra meta interna es partir con el internado la próxima semana”, recalcó.

Asimismo, añadió que mientras tanto, igualmente se está atendiendo a los alumnos que estaban internos en el establecimiento. “Estamos atendiendo a los estudiantes con recorrido, con buses con tal de garantizar que todos los estudiantes lleguen a clases todos los días”.

Además, a todos los niños y niñas se les está entregando la alimentación completa, lo que es desayuno, almuerzo, “y también para los alumnos internos estamos terminando con una colación tipo once, para que los niños puedan recibir la alimentación que corresponda durante el día”.

Del mismo modo, Gallina llamó a los padres y apoderados a apoyarlos en esta etapa, considerando que la primera semana será de marcha blanca, poniendo a prueba las instalaciones, “indudablemente no podemos tener mejor prueba que hacer funcionar todo el sistema, por lo tanto, en estos momentos, el llamado que hacemos a la comunidad primero, es a que nos puedan entender que estamos en un proceso de emergencia, y posterior a eso de la otra semana en adelante estaríamos en funciones de poder partir con horario completo de las 8:30 a 16 o 17 horas”.

 

UN EDIFICIO DEFINITIVO

Consultado sobre lo que se viene y la construcción del edificio definitivo para la escuela, el seremi de Educación expuso que “la fase de la escuela definitiva, lo que se acordó en conjunto con el municipio e intendencia, es trabajarlo de manera articulada con el Desafío Levantemos Chile, quienes ya se han manifestado disponibles para ayudarnos a trabajar en el diseño y la ejecución de obra de lo que va a ser la escuela definitiva. Por lo tanto, lo que viene ahora es justamente iniciar ese trabajo en conjunto, retomarlo porque hasta el momento sólo estábamos obviamente, preocupados de sacar lo antes posible esta escuela modular, y lo que viene ahora, es justamente retomar esa conversación, compromiso, y ver de aquí hacia adelante, cuáles son los plazos y cronograma sobre el cual trabajar el proyecto definitivo de Callaqui”.

Respecto a los plazos de la construcción definitiva, se hablaba en un comienzo, en la primera reuniones con el intendente, de un año y medio como máximo. Consultado sobre si se siguen manteniendo esos plazos, la máxima autoridad de la cartera de Educación en Biobío, subrayó que, “si todo sigue tal cual como hemos venido trabajando, yo calculo que la escuela definitiva debiese estar lista para recibir a los alumnos ya en régimen, probablemente el primer semestre del año 2020, por lo tanto, más allá del plazo calendario es un año y medio de clases”, puntualizó Fernando Peña.

ALUMNOS Y APODERADOS

Los más felices con este ingreso a clases, fueron, sin duda, los alumnos, quienes empaparon de risas y alegría sus nuevas aulas.

Catalina fue una de ellas, quien cursa segundo básico, no dudó en agradecer estas nuevas aulas modulares y el poder reencontrarse con sus compañeros, tíos y tías del establecimiento. “Estoy contenta, quería volver, me gustan las nuevas salas, y después de tanto tiempo de estar sin clases estoy feliz de entrar a clases, aprender, estudiar y pasar de curso”.

Del mismo modo, el padre de la pequeña, Cristopher Piñaleo, además de agradecer el apoyo y trabajo de todos, enfatizó que “fue una lucha constante junto con la directiva del colegio y la comunidad, costó mucho, de hecho nos habían dado cuatro semanas como plazo máximo, lo que llevó tres semanas más, con una suma de 7 semanas de espera, y con mucho anhelo que los niños volviesen al colegio, porque es lo mejor que puede haber dentro de la comunidad, y para poder nuevamente retomar lo que llevamos”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
callaquiClasesescuelaincendiovuelta

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes