suscríbete al boletín diario

Crónica

“El Ejército tiene la deuda de haber dicho alguna vez esto fue culpa nuestra”

La presidenta de la Agrupación de Familiares y Amigos de Soldados Fallecidos en Antuco reiteró sus recriminaciones hacia la institución armada, por la responsabilidad que le cupo en la tragedia ocurrida hace 13 años.


 Por La Tribuna

17-05-2018_19-11-011__5.12-1

A pedir perdón por la muerte de los 45 conscriptos fallecidos hace 13 años en los faldeos del volcán Antuco, instó al Ejército la presidenta de la Agrupación de Familiares y Amigos de Soldados Fallecidos en Antuco, Angélica Monares.

 

La representante de las víctimas caídas en aquella fatídica marcha, ordenada el 18 de mayo de 2005 por el entonces mayor del Destacamento de Montaña Nº 17 de Los Ángeles, Patricio Cereceda, emplazó a la rama castrense a asumir su responsabilidad institucional en los hechos sucedidos hace 13 años en los alrededores de la Laguna del Laja, en lo que pasó a considerarse la peor tragedia del Ejército de Chile en tiempo de paz.

 

“El Ejército tiene la deuda de haber dicho alguna vez esto fue culpa mía, fue culpa nuestra, fue culpa de la institución, jamás se debió haber hecho marchar a seres humanos en condiciones inhumanas”, expresó la dirigenta.

 

DEUDA DE LA SOCIEDAD

Asimismo, Monares formuló una crítica, por considerar que en general cada vez que se cumple un nuevo aniversario de la tragedia, el medio en general sólo se ocupa de saber si los familiares de los conscriptos fallecidos o sobrevivientes de Antuco, han percibido de parte del Estado las reparaciones correspondientes.

 

“Lo único que se asocia después de la muerte de las personas es cómo van las demandas que nosotros teníamos. Es súper doloroso que la sociedad nos vea así, porque no se detienen en ningún minuto a pensar si eso corresponde, quedas como alguien que sólo busca un tema por otro”, criticó la presidenta de la Agrupación de Familiares y Amigos de Soldados Fallecidos en Antuco.

 

Respecto a las acciones legales que interpusieron en su momento y que concluyeron con indemnizaciones para los sobrevivientes y familiares de los fallecidos, Monares recalcó que lo que buscaban, más que las reparaciones en dinero, era que el Estado asumiera su responsabilidad en lo sucedido.

 

“Esa es la vuelta que no se le da al tema, las responsabilidades y los cambios que las instituciones deben gestar para que eso no pase”, enfatizó la vocera de los caídos de Antuco.

 

CONDENADOS E INDEMNIZACIONES

Cabe recordar que por la muerte de los 44 conscriptos y un sargento ocurridos el 18 de mayo de 2005 en Antuco, el único oficial del Ejército condenado por este caso fue el mayor Patricio Cereceda, quien recibió una pena efectiva de 5 años y un día por cuasidelito de homicidio. Tras 3 años y ocho meses de cumplimiento de esta, fue puesto en libertad condicional. Los otros responsables por la fatal marcha fueron el comandante Roberto Mercado, quien por incumplimiento de deberes militares recibió una condena de 3 años, el asesor de la comandancia Luís Pineda recibió 541 días de condena, y los capitanes Carlos Olivares y Claudio Gutiérrez con 800 días de presidio.

 

También, por resolución de la Corte Suprema de Justicia, el Estado chileno indemnizó a cada uno de los 27 sobrevivientes con 10 millones de pesos chilenos, una reparación que ha sido considerada por una parte de quienes la recibieron como insuficiente, tomando en cuenta que varias de estas personas terminaron con secuelas físicas permanentes y han tenido que someterse a diversas operaciones quirúrgicas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes