martes 15 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Denuncian ante la Superintendencia de Educación a establecimiento angelino

Grupo de madres dijeron que creían tener matriculados a sus hijos en un jardín infantil, pero en realidad era una escuela especial, donde los niños que asisten requieren ser diagnosticados con una discapacidad intelectual. Desde el centro educacional respondieron a las acusaciones y confirmaron la interposición de dos querellas, una de ellas por injurias en contra de las denunciantes, por desacreditar al establecimiento.


 Por JUAN PABLO VERGARA

07-08-2017_19-10-331__5.1

Un grupo de apoderadas dijeron a La Tribuna que creían tener a sus hijos matriculados en un jardín infantil y centro de estimulación temprana de Los Ángeles y acusaron un presunto engaño por parte del establecimiento.

 

Miriam Mackay, vocera y denunciante, contó que, en su caso, ella había puesto a su hijo en el establecimiento “Bendiciones de Amor”, ubicado en la población Endesa, convencida de que se trataba de un jardín infantil y centro de estimulación temprana”.

 

“Hay mamitas que en las ferias las captan donde les dicen que son un jardín infantil y centro de estimulación temprana y que les ofrecen locomoción gratuita y una infinidad de cosas que nunca existieron”, comentó la apoderada.

 

Continuó diciendo que a los meses se enteró que el recinto en realidad funcionaba como Escuela Especial, donde todos los niños que asisten requieren de un diagnóstico de carácter permanente asociado a una discapacidad intelectual leve.

 

“Todos nuestros hijos son normales, tenemos certificados del área de Salud donde ninguno presenta una patología neurológica”, aseguró la mujer.

 

Ante esta situación, dijo, que ella junto a otras apoderadas decidieron denunciar el caso ante la Superintendencia de Educación y retirar a sus hijos del establecimiento.

 

Lo que solicitan es que se investigue y se sancione al recinto, debido a que sus encargados habrían incurrido en la acción de “alterar y falsear los antecedentes perinatales y familiares” -según se lee en el escrito que ingresaron a la Superintendencia-, de sus hijos.

 

“Nosotros necesitamos respuesta a esto, porque en realidad ellos siguen lucrando con los alumnos y no los han bajado del sistema”, aseveró Miriam Mackay, aludiendo a la subvención por niño que reciben desde el Ministerio de Educación este tipo de establecimientos.

 

Diario La Tribuna corroboró con la Superintendencia de Educación el ingreso de esta denuncia, desde donde se señaló que, efectivamente, existe una en curso y que se encuentra en proceso de chequeo de todos los antecedentes.

 

Desde el establecimiento “Bendiciones de Amor” accedieron a referirse sobre el asunto sólo mediante una entrevista escrita enviada a la abogada Carolina Castillo, a partir de la cual se escogieron algunos fragmentos que ayudan a contrastar de la manera más responsable la denuncia formulada por las apoderadas.

 

Se informa de dos querellas que los representantes del recinto educacional decidieron interponer, una “por apropiación indebida, delito previsto y sancionado en nuestro Código Penal en contra de ex funcionarios de la institución y una querella por hurto contra quienes resulten responsables de dicho delito”, y otra “por injurias en contra de un grupo de mujeres que no son apoderadas de la escuela y otras que son ex apoderadas, quienes se han dedicado a desacreditar tanto a los funcionarios como a la entidad”, menciona el documento.

 

En cuanto al funcionamiento que tienen como establecimiento en las respuestas entregadas mencionan que “en 2014 se creó Bendiciones de Amor como Centro de Estimulación Temprana (CET). Al postular al reconocimiento Oficial el Ministerio de Educación, nos señalaron que los CET, ya no existían ya que de atender a niños de 0 a 2 años deberíamos ser Jardín Infantil o centro de atención temprana. Así las cosas a esta población etaria no eran la que estaba orientada la escuela, sino edades de 2 a 5 años y con la finalidad de estimular y resolver problemas del aprendizaje y no cognitivos, deberíamos ser escuela Especial o diferencial como tantas otras de Los Ángeles…”.

 

Además, descartan haber elaborado diagnósticos falsos de los alumnos y publicitar de manera engañosa al establecimiento.

 

“Primero señalar que las acusaciones la realizan personas que nunca han sido apoderados y otros que son ex apoderados (…) Es de señalar que estos rumores nacen de grupos de WhatsApp creados por profesoras que renunciaron a la escuela (…) Lo más grave es que ellas señalan que el establecimiento ha diagnosticado a los niños con ‘Discapacidad Intelectual’, lo cual es falso…”

 

“Sobre el tema de que se le haya comentado que era Jardín infantil o CET no es cierto, hay 4 carteles a lo menos fuera de la escuela que señalan que es una escuela especial o de lenguaje, no es publicidad engañosa ni ningún tipo de falta de información por nuestra parte, incluso ellos firman consentimiento informado que se le realizarán test (documento que envía el Ministerio de Educación)”.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
apoderadosBendiciones de AmorDenunciaEscuela Especialjardín infantilquerella

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes