suscríbete al boletín diario

Crónica

Anuncio de movilización se ve aplazado debido a que se extendió el tiempo de discusión

Según comentó el presidente de Socabio, serían como mínimo 6 meses para presentar las ideas y opiniones de los gremios frente al proyecto.


 Por La Tribuna

12-01-2017_17-46-46web8.2

Tras la declaración de suma urgencia al proyecto de reformación del Código de Aguas, agricultores señalaron que se estaba “haciendo fin al diálogo”, ya que sus ideas y contrapropuestas no estaban siendo escuchadas.

Sin embargo, actualmente se aplazó el proyecto, para dar paso a la conversación a todos aquellos gremios y agricultores que deseen expresar su punto de vista ante las comisiones.

Frente a ésto, José Miguel Stegmeier, presidente de Socabio, comentó que “la situación cambió desde el punto de vista del tema del Código de Aguas, ya que tenemos más tiempo para la discusión y podemos interactuar mejor con los senadores”.

Así, se busca entregar tranquilidad a los agricultores, ya que, según indicó “hay dos cosas que preocupan: la primera es la situación de propiedad de derechos de agua, que éstos no se legalicen. Y lo segundo, los agricultores que tienen derechos constituidos en comparación a los agricultores que tengan aguas concesionadas”.

Frente a ésta reforma, los gremios y agricultores han presentado contrapropuestas, sin embargo éstas no llegaron a ningún acuerdo. Es por esto que Steigmeier asegura que los próximos 6 meses, como mínimo, ayudarán a reforzar los puntos de vista que ya han presentado con anterioridad.

 

OTRAS PREOCUPACIONES

No sólo dicha reforma preocupa a los agricultores, sino también la actual situación que afecta a los granos de trigo.

Como puntualizó el representante de Socabío, “la situación del grano del trigo está bastante crítica, ya que los precios están muy bajos, los molinos compran muy lento y, además, están llegando barcos del extranjero con importación, lo que va a generar un colapso en los molinos”.

Junto a esto, agregó que como agricultores reconocen que el precio del trigo está más bajo, en cuanto al mercado mundial, por ende, los molinos se han aprovechado de la caída significativa de dichos valores para pagar menos de lo que corresponde, en cuanto al costo de importación.

Ésta situación se da porque se está importando en una fecha de cosecha, por lo que, de acuerdo a lo manifestado por Stegmeier, se afecta a los agricultores que entregan trigo, ya que corren riesgo de retraso y problemas de entrega al tener detenidos los camiones con la carga y, por ende, arriesgan un aumento en el costo del proceso de descarga.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
AGRICULTORESaguasLos ÁngelesReformatrigo

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes