suscríbete al boletín diario

Crónica

Madre denuncia que le cerraron la matrícula a su hijo de 5 años en el Colegio Alemán

El 22 de diciembre informaron a los padres que debido a problemas de conducta, el establecimiento le cancelaría la matrícula del 2017.


 Por La Tribuna

04-01-2017_19-10-098.1

 

Una situación que califica de triste y desagradable es la que le ha tocado vivir a Mariacruz Garretón, apoderada del Colegio Alemán de Los Ángeles, quién el pasado 22 de diciembre, fue informada que dicho establecimiento educacional había decidido cancelar la matrícula de uno de sus hijos -un pequeño de 5 años- para el periodo académico 2017, a raíz del comportamiento del alumno.

 

“Me llegó un correo en donde me citaban a una reunión con el director del colegio, para el día siguiente -22 de diciembre- a la que asistí con mi marido. Al llegar a la reunión se encontraba el director junto a la psicóloga, y nos dice que el motivo era por nuestro hijo que estaba en prekínder, que al darle varios intentos por que cambiara su conducta sin avances, habían decidido rechazarle la matrícula para el año 2017”, explicó la afectada madre.

 

A ello agregó que, en ese momento le preguntó el porqué de la decisión, siendo que como padres habían hecho todo lo que el establecimiento les solicitó, en relación a trabajar en el comportamiento del alumno, asegura que desde la dirección le respondieron que lamentablemente no hicieron todo, por lo tanto, esa era la determinación a la que llegaba el establecimiento.

 

“Intenté conversar con el director y me di cuenta que no se podía y que era una decisión tomada. Me empezó a pasar una carta diciéndome que lo único que le interesaba era que se la firmara, donde decía que ellos me informaban el rechazo, que él no podía seguir, y que esto, afortunadamente no afectaba a mis otros dos hijos que estudiaban en el colegio”.

 

Tras el hecho, explicó que no entendía lo que ocurría, porque durante el tiempo que llevaba su hijo en el colegio -3 años- se había trabajado desde un principio con él y nunca se les dijo que llegaría a ser expulsado o perder la matrícula. “Sólo me citaban a reuniones para decirme que mi hijo necesitaba tratamiento, y que debía llevarlo a algún especialista. Nunca se habló de la posibilidad de otra cosa”.

 

 

“SIEMPRE ME PUSIERON PROBLEMA CON MI HIJO, PERO NUNCA NOS AYUDARON”

 

Toda esta situación, según la mujer, comenzó a generarse cuando el pequeño ingresó al colegio, a los tres años. “Al comienzo me llamaron y me dijeron que necesitaba psicólogo, lo llevamos y me dice el especialista que el niño no tenía ningún problema. Después de eso lo lleve al fonoaudiólogo, porque en el colegio me dijeron que el niño tenía un mes de retraso de aprendizaje, cosa que la doctora encontró absurda. O sea, te vas encontrando con profesionales externos del colegio que me dicen lo contrario”.

 

Mariacruz contó que el primer año que el niño estuvo en el colegio Alemán, se les recomendó que repitiera, a lo que ellos accedieron. “El segundo año fue un poco más tranquilo, pero siempre me decían que era problemático, desordenado, y  lo volví a llevar al psicólogo. Le expuse si podían ayudarme en algo, con la intención de poder trabajar en conjunto para mejorar el comportamiento de mi hijo, pero me respondieron que ellos no hacían nada con apoyarme en ese sentido”, puntualizó.

 

“Siempre me pusieron problema con mi hijo, pero nunca nos ayudaron con él. Yo sentía que lo llevaba contento al colegio y volvía triste, lo iba a buscar y siempre me esperaban con él y me decían que hacía cosas malas, y el asustado porque lo iban a acusar. Son cosas que no veía en la casa, sino que sólo se daban en el colegio”, sostuvo la apoderada.

 

 

A LA ESPERA DE UNA SOLUCIÓN

 

Buscando una solución rápida a este tema, siendo que a estas alturas, además, la gran mayoría de los colegios tienen sus matrículas cerradas y no reciben alumnos, Mariacruz se comunicó con el directorio del establecimiento educacional, -considerando que los motivos por los cuales se les anuló la matrícula son discriminatorios- para ver cuáles eran los pasos a seguir, por lo que se le solicitó enviar una carta el presidente del directorio exponiendo la situación del caso, para que fuera analizado.

 

La afectada, asegura que el procedimiento lo realizó conforme a lo requerido y, hasta este miércoles no había tenido respuesta. Esto -indicó- complica la situación de ella y sus hijos, ya que las matrículas son hasta este viernes.

 

Debido a que no existió respuesta por parte del establecimiento, Garretón realizó las consultas pertinentes a la Superintendencia de Educación, donde inmediatamente se comunicaron con ella para tomar el caso, y ya al día siguiente, el abogado de la entidad que analiza la situación, le informó que ya existía una citación para el establecimiento.

 

“Pueden pensar que estoy haciendo alarde sobre el tema, pero estoy haciendo todo esto, porque debe ser de alguna forma ejemplificador, porque no puede ser que pase este tipo de situación, que yo considero como discriminatoria, por un par de personas que no están haciendo bien su trabajo”, concluyó Mariacruz.

 

 

LA RESPUESTA DEL COLEGIO

 

Luego de conocida la denuncia, La Tribuna se contactó con el director del establecimiento educacional, Uwe Schotte Schroder, quien consultado por el tema, explicó que “los caminos normales en todos estos casos, cuando se produce algún tipo de sanción, se toma la medida y además esa persona tiene siempre abierto el camino a la apelación, la que en estos momentos está en curso, por lo tanto, creo que todas las instancias tienen que ajustarse”.

 

A ello, agregó que, “si ella presentó una denuncia a la Superintendencia de Educación, ese es el camino que corresponde. Ahora si ella quiere darlo a conocer lo hará, pero los hechos son los hechos, y no se ven influenciados por las acciones que ella decida tomar, entonces ahora si la apelación que ella presenta es aceptada, yo creo que cada vez se dificulta más, porque lo que pasa con este tipo de informaciones, es que se empieza -de alguna forma- a enlodar  la institución cosa que uno también podría no aceptar”, recalcó el director.

 

Del mismo modo, expuso que “como este caso está a nivel de Superintendencia yo creo que es ahí donde debiese quedar por el momento, porque de lo contrario, si estas cosas se empiezan a ventilar por todos los medios -y no es que yo esté en desacuerdo- pero lo único que se logra es que al final se cierran todas las puertas que en este momento pueden permitir alguna solución para ella. El colegio tomó su medida, las cuales fueron explicadas a ella”.

 

Finalmente, Schotte manifestó que sobre lo que está diciendo la apoderada, no se iba a referir, “nos fundamentamos en base a las cláusulas del colegio, y ella las conoce, sabe cómo operamos, tenemos 134 años de existencia. Que en un momento dado si tiene un problema con nosotros y lo quiere hacer público eso es problema de ella”.

 

Por otra parte, La Tribuna intentó contactarse con la Superintendencia de Educación, para obtener una respuesta sobre la denuncia, la que hasta el cierre de esta edición no fue recibida. 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes