jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

¿Los Ángeles ésta preparado para enfrentar emergencias en altura?

Debido al siniestro que provocó que una madre y su hijo de tres años se lanzaran desde el décimo piso de un edificio en Santiago, surge la duda de cuán preparados se está para reaccionar.


 Por VALENTINA BALBOA

15-12-2016_17-57-338.1

La desesperación de una madre, provocó que saltara junto con su hijo de tres años desde el décimo piso del edificio en el que vivía, debido a un incendio que no le permitía escapar. Esta situación, ocurrida el pasado miércoles en Santiago, dejó a la madre y a su pequeño hijo sin vida.

En este contexto, surge la duda de cómo se debe reaccionar frente a una situación similar y, si acaso los angelinos se encuentran preparados para hacerlo de manera correcta en una posición de emergencia.

Planteando una circunstancia de similares características, el comandante del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, Raúl Márquez, enfatizó en que la responsabilidad principal de la evacuación, está en el protocolo de cada edificio y en los propietarios.

“De acuerdo a la ley es obligación de los propietarios de la comunidad del edificio tener un reglamento que señale los protocolos de evacuación, además de realizar chequeos permanentes en la construcción donde se habita”, indicó.

 

EXIGENCIAS PARA LOS EDIFICIOS

El comandante indicó que los edificios que tienen más de 7 pisos, deben contar con una zona vertical de seguridad, es decir, un espacio que permita el desplazamiento seguro de los habitantes desde el primer al último piso, sin siquiera dejar entrar el humo a dicho lugar.

Además de esto, afirmó que “en los edificios de Los Ángeles, que cuentan con zonas de seguridad vertical, es común ver las puertas abiertas, y esto no debiese ocurrir, se deben mantener cerradas y sólo ser utilizadas en caso de emergencia”.

Junto con esto, Márquez sostuvo que existen tres puntos clave en el trabajo para combatir un incendio en altura, de manera que la seguridad de los residentes sea resguardada y el trabajo de los cuerpos de ayuda no sea obstaculizado.

El primer punto, es tener una red seca en correcto estado para el uso de Bomberos; el segundo, es mantener una red inerte de uso exclusivo de los voluntarios y finalmente, que los sistemas de detección y de aviso se encuentren vigentes en el edificio.

Guillermo Fuentes, quien es director del área de prevención de riesgos de la universidad Santo Tomás, explicó que para un edificio la normativa de seguridad es diferente a la de un hogar. Mientras que en una construcción de altura no se permite el uso de balones de gas, en una casa la compra de éstos es algo diario. Éste elemento tan cotidiano en los hogares, aumenta el riesgo de una emergencia en un edificio, por lo tanto es responsabilidad de los propietarios no recurrir a la compra y uso de balones de gas.

“Lo principal es capacitar a las personas, en cuánto a equipos de emergencia, escaleras y zonas de escapes. No basta con tener un plan de evacuación, sino que explicarlo a los habitantes” agregó Fuentes.

 

¿ESTAMOS PREPARADOS?

En la ciudad de Los Ángeles, las construcciones de departamentos cada vez proliferan más. Es por esto que se consultó qué tan preparados están los ciudadanos para enfrentar una emergencia.

Por parte del comandante Márquez, frente a la organización de la ciudadanía comentó que “soy bastante crítico frente a esto y creo que las personas que viven en edificios no están preparadas, ni tampoco conocen sus métodos de evacuación ni los protocolos de emergencia”.

En tanto, Guillermo Fuentes comentó que “el ser humano en sí siempre se relaja. Tuvimos un terremoto en 2010 y todos nos pusimos proactivos, pero pasa el tiempo y nos olvidamos. Los angelinos estamos bajo una gran pasividad. Debemos estar en una evaluación de riesgo constante”.

Desde la prevención de riesgos, Fuentes insiste en que el plan de evacuación no debe existir fundamentado sólo en una exigencia legislativa, sino que la administración del edificio debe tener la iniciativa de capacitar a las personas y enseñarles qué hacer en caso de emergencia.

Es por esto que se llama a realizar simulacros de emergencia en los edificios, amantener una constante en cómo proceder frente a un incendio, en conocer las zonas de seguridad y las vías de escape, para así estar preparados frente a una situación de crisis y no poner en riesgo la integridad física y, lo más importante, la vida.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
alturaedificiosevacuacionincendioLos Ángelespreparación

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes