lee nuestro papel digital

Crónica

Conozca la historia de la angelina que rindió la PSU a los 52 años

Con casi toda una vida dedicada al comercio, y que por uno u otro motivo no pudo seguir estudiando, hoy es parte de los cientos de personas que rinden esta prueba. Sueña con ser administradora de empresas.


 Por La Tribuna

28-11-2016_19-19-178.1640x427-1

Ocho de la mañana de este lunes 29 de noviembre, centenares de alumnos angelinos listos para rendir la PSU 2017, y a la espera, también se encontraba, María Regina Salazar, una mujer de 52 años que decidió cumplir uno de sus sueños postergados: seguir estudiando.

Ayer comenzó el proceso de rendición de la PSU, prueba que, si bien en la mayoría de los casos es dada por alumnos recién egresados de cuarto medio, existen casos como el de María Regina que son dignos de destacar, donde por uno u otro motivo se vieron en la obligación de postergar esta etapa de sus vidas.

María Regina, contó a La Tribuna, que desde muy joven tuvo que comenzar a trabajar, por lo que se vio imposibilitada de seguir estudiando, y ahora con sus hijos ya grandes y con más tiempo, se dio la oportunidad de cumplir uno de sus sueños. “No lo pude hacer cuando era joven por diferentes motivos, me crié con mis abuelos y toda la vida tuve que trabajar. Ahora que ya todos mis hijos están grandes, me queda más tiempo, aunque igual sigo trabajando, hoy pude hacerlo”, comentó.

A ello, agregó que la decisión de dar la PSU, se dio luego de abrirse la oportunidad de terminar su enseñanza media.

“Este año terminé mi tercero y cuarto medio, y ahí decidí darla, creo que por lo que sabía y tenía guardado en mí, me fue bien, saqué un 67, siempre tuve la ilusión de seguir estudiando, por lo que me decidí a dar la prueba. Y la verdad es que si tuviese la oportunidad de estudiar algo, me gustaría que fuera Administración de Empresas”, indicó.

Esta mujer angelina, lleva 45 años dedicada al comercio, con un local en el terminal pesquero de Los Ángeles, donde trabaja con su marido, y un minimarket en su casa, negocio que ella atiende.

“Con la ayuda de Dios y mi esposo tenemos dos negocios, uno de pescados y mariscos, y otro que es un típico negocio de barrio. Mi vida ha sido en torno al comercio, por lo que me gustaría saber administrarlos de mejor forma. Únicamente lo hago en base a lo que voy aprendiendo, pero no tengo los conocimientos, y eso es lo que más quiero ahora, y rendir la PSU es el primer paso para lograrlo”, manifestó Rivera.

 

SÍ SE PUEDE

María Regina, no está sola en esto, su familia fue un gran apoyo para dar este paso, “mi familia está muy contenta, de mis hijos ninguno de ellos nunca lo pudo hacer, mi hija mayor no pudo terminar sus estudios, y mi tercer hijo que tiene 25 años sólo llegó hasta tercero medio”, explicó la comerciante angelina.

Del mismo modo, añadió que “entonces ellos están muy orgullosos, porque la mamá les está demostrando que se puede, que tienen que terminar y que nunca es tarde para concluir sus estudios, y que pueden sacar una carrera”.

Finalmente, María Regina, destacó que “en este momento me siento muy feliz y emocionada, porque estoy viviendo a esta edad lo que debería haber hecho cuando joven, y nunca pude. Nunca es tarde para lograr lo que uno quiere, y nunca voy a olvidar las palabras que dicen: querer es poder. Y yo sí quiero”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes