miércoles 11 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Crónica

Creen que debe existir mayor diálogo entre hidroeléctricas y la comunidad

Esta medida, que pretende la autoridad, debería ser un gran beneficio para las comunas de la provincia y sus habitantes.


 Por MARIA JOSE VILLAGRAN BARRA

28-08-2016_20-05-48web

No es desconocido que la provincia de Biobío es una de las zonas que aporta con uno de los mayores porcentajes de energía del país, cuenta con grandes hidroeléctricas y sus zonas están destinadas a diversos proyectos de generación eléctrica.

Si bien esto debiese ser un gran beneficio para las localidades de la provincia y sus habitantes, existen factores en los que las comunidades se ven afectadas, además de los dichos del alcalde de Santa Bárbara, Daniel Salamanca, explicando que, a su parecer, hay un colapso de la Cuenca del Biobío, en cuanto a las centrales hidroeléctricas que hay en la zona.

En esta línea, el Ministro de Energía, Máximo Pacheco,  explicó que “Biobío, con la cuenca, es una región que tiene un enorme potencial hidroeléctrico. La hidroelectricidad es una fuente limpia de energía eléctrica, barata, y el país tiene leyes y regulaciones ambientales muy claras, por lo tanto, yo creo que nosotros como país tenemos que tener claridad, y también en conciencia que tenemos un sistema que tiene garantías que a través de las leyes de medioambiente y de las regulaciones de seguridad como país”.

La autoridad, agregó que –en relación a lo que expuso el alcalde de Santa Bárbara-, sostuvo que “yo entiendo el punto del que habla el alcalde, porque -de hecho- yo lo he tratado con él, y es –básicamente- de qué manera podemos estar bien preparados para casos de emergencia, y siempre existen las emergencias  en las subida de los ríos, deshielos prematuros, puede haber situaciones como esas que nos obligan a tener sistemas de seguridad para las emergencias”.

Además, añadió que “en eso hemos estado trabajando con él, actores de la cuenca, nuestra seremi de Energía, Carola Venegas, para –justamente- garantizar que en el caso de existir una emergencia, van a haber buenos sistemas de información que ayuden a administrar esa emergencia, pero en lo fundamental me parece que es importante destacar que el hecho que exista este potencial hidroeléctrico es una gran ventaja de la región, es un gran beneficio”, expuso el ministro Pacheco.

“El mundo moderno de hoy necesita mucha energía, y los países que tienen fuentes limpias y baratas de energía, tiene una ventaja muy notable, y yo creo que ese es el caso –justamente- de la región, donde su identidad y potencial energético transforman esto en una gran ventaja para el desarrollo de la región”.

 

RELACIÓN CON LAS COMUNIDADES

Con respecto a las relación y comunicación que las empresas tiene con las comunidades, el ministro de Energía, enfatizó que “esto es muy importante, porque en el pasado probablemente bastaba para construir una central que existiera un buen trabajo de ingeniería, que se trabajara bien, una buena formulación de proyectos desde el punto de vista ingenieril, y  después se plantea la importancia de que los proyectos tengan un pleno respeto por la leyes ambientales y eso lo quiere conocer bien cuáles son las normas y la normativa que hay  en relación al medioambiente”.

Asimismo, Pacheco explicó que según su parecer, actualmente, para desarrollar proyectos de energía no es suficiente, con tener buena ingeniería y con tener un buen rendimiento de las normas ambientales, “yo creo que hoy en  la sociedad moderna es muy importante que las empresas hagan una muy buen gestión social de sus proyectos, que la comuna que acoge estos proyectos vea que en este proyecto hay una oportunidad de desarrollo local, que estos proyectos son buenos para el bienestar de la sociedad y localidad de los acoge, que este vecino nuevo que llega que es esta central, trae algo valioso para la comuna, y eso es lo que hemos llamado una buena gestión social”, explicó Máximo Pacheco.

Quien a su vez, añadió que como ministerio han llamado a las empresas a que exista una asociación entre el proyecto y el desarrollo local, esto no se puede hacer sencillamente  porque son buenos para el país o porque son buenos para el resto de los chilenos, estos proyectos también deben hacerse porque son buenos para las comunas donde esto se desarrolla.

“Yo creo que ese es un gran desafío que tenemos como país, porque es algo que tal vez lo hemos hecho en el pasado. De una manera diferente, pero de aquí en adelante, no tengo ninguna duda, que tenemos que reforzar esta idea que los proyectos necesitan llegar de manera temprana a las localidades, explicar los proyectos a las comunidades, discutirlos, mejorarlos, porque muchas comunidades plantean ideas que son valiosas y mejoran el proyecto y además de ayudar a matar el fantasma”, sentenció.

 

DIALOGO Y PARTICIPACIÓN

Muchas veces cada uno de estos proyectos también trae fantasmas y cosas que se repiten, que no son –necesariamente- ciertas, pero que las empresas tiene que aclararlas y discutirlas, por lo que esto obliga a hacer una gestión mucho más abierta y transparente con las comunidades, y el ministerio de energía tiene una división de dialogo y participación social, “nosotros queremos ser garantes de que ese proceso de diálogo y participación exista”, aseguró la autoridad ministerial.

A su vez, añadió que el estado representa el bien común, y por lo tanto, “nosotros como estado tenemos la obligación de garantizar que exista ese dialogo, para que efectivamente la empresa explique el proyecto de buena manera a las comunidades, y que estas vean que estos proyectos son oportunidades de progreso y desarrollo para la localidad.”

Estos son temas que hay que estarlos trabajando permanentemente, no es algo que uno hace y queda hecho, esto hay que estar haciéndolo siempre. “Yo entiendo que –obviamente- hay mucha necesidad de dialogo, y por lo tanto en esta labor nunca vamos a tener una solución definitiva, este es un proceso que tiene que estar ocurriendo permanentemente, donde las empresas necesitan discutir estos temas con las comunidades, y hacerlo de buena manera, y hacerlo de buena fe”.

Finalmente, Pacheco acentuó que “ahora, las comunidades también necesitan hacer esta conversación sin prejuicios, y hacerlo de manera democrática y escuchando las diversas razones y argumentos o la información que se les proporciona, porque yo creo que esa es la base del dialogo que efectivamente uno escuche al otro, y esto son dos partes, entonces el estado como tercera parte, tienen la obligación de garantizar que este dialogo se produzca y que efectivamente se haga de buena fe y con plena información”.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes