martes 17 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Crónica

Padres piden ayuda para salvar la vida de pequeño que sufre compleja enfermedad

El menor debe ser sometido a constantes transfusiones de sangre.


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

23-11-2015_20-07-3910_1_

Renato Jara González, es un pequeño de 4 años, que hace dos, fue diagnosticado con aplasia medular, por lo que debe ser sometido a un costoso tratamiento para seguir con vida.

Sus padres, María Teresa González y César Jara, tuvieron que trasladarse desde Monte Águila, ubicado en la comuna de Cabrero, hasta Santiago para realizarle el tratamiento a su hijo y es ahí donde los gastos aumentaron excesivamente, por lo que el financiamiento de los medicamentos que necesita Renato ha sido una de las tareas más difíciles.

A esta compleja situación, se le suma que uno de los remedios primordiales, no le hace efecto, razón por la cual la posibilidad de un trasplante medular se transforma en una de las más importantes vías para salvar su vida. Por tal motivo, sus padres, se encuentran haciendo todo lo posible para poder conseguir ayuda económica que les permita realizar la operación.

La lucha de la familia de Renato empezó en mayo del 2013, cuando al pequeño, entonces con 2 años, le dio hepatitis, por lo que iba a controles periódicamente. Su madre cuenta que “un sábado por la noche, Renato comenzó con convulsiones, y ahí yo lo llevé de urgencia al hospital, y lo primero que me dicen es que podría ser una posible epilepsia, le hicieron todos los exámenes, y después de un rato, me dicen que estaba todo bien con su cerebro, pero lo más probable es que fuera una leucemia. Me enviaron donde un oncólogo para hacer los exámenes y determinar bien lo que era”.

Nadie sabía decirles qué le pasaba. Hasta que tuvieron los resultados de los exámenes, lo que Renato padecía era: aplasia medular, que es la desaparición de las células encargadas en la médula ósea de la producción de la sangre. Como consecuencia aparece una disminución de los hematocritos -glóbulos rojos-, de los leucocitos -glóbulos blancos- y de las plaquetas en la sangre periférica.

Se trata de una enfermedad adquirida, habiéndose implicado en su desarrollo muy diversos agentes. Entre ellos los más frecuentes son las infecciones, los fármacos y agentes tóxicos ambientales. Sin embargo, con frecuencia la causa de la enfermedad no se puede identificar con claridad.

“Nosotros no teníamos idea de lo que era, si podía ser mejor o peor el pronóstico, que tener leucemia. Lo primero que nos preguntaron fue si tenía hermanos, por lo que podían ser compatibles, y hacerse un trasplante inmediatamente, y estaríamos al otro lado, pero al no tenerlos, era más difícil, por eso, Renato requería de un tratamiento más largo, por lo que no lo pensamos y nos vinimos a Santiago”, relató María Teresa.

 

DOS AÑOS EN TRATAMIENTO

Desde que supieron de la enfermedad de Renato, sus padres no lo dudaron, y comenzaron -inmediatamente- a hacer todas las gestiones necesarias para irse a Santiago y comenzar, lo antes posible, el tratamiento de su hijo.

Estuvo hospitalizado los primeros cinco meses desde que le detectaron la enfermedad, el doctor -Juan Quintana-  que lo trataba allá, los ayudó a que Renato entrara a la fundación niño y cáncer, “la fundación, aquí a dos cuadras de la clínica Dávila, tiene departamentos, que está a disposición de familias que son de afuera de Santiago, para que puedan quedarse mientras dura el tratamiento. Ahí estamos, donde los costos son los mismos que mantener un hogar, pero no pagamos arriendo”, explicó la afectada madre.

María Teresa vive sola con Renato, ya que César, su marido, trabaja en el norte, por lo que cuando tiene libre viaja a verlos, y es él quien suple todos los gastos de su familia, ya que María Teresa está dedicada 100% a cuidar y acompañar a su hijo en este complejo camino.

“Este proceso ha sido bien duro, la verdad, a estas alturas no sé si uno se va poniendo más fuerte o más dura, pero si reconozco que el comienzo ha sido una fatiga enorme en lo físico, por ejemplo vivía con calambres, dormía muy mal, los traslados de los primeros meses que estuvimos acá, demorábamos más de una hora en el trayecto hasta la clínica, eso fue como bien estresante”, contó González.

Por la gravedad de su padecimiento, Renato necesita con urgencia dadores de sangre. Del mismo modo, a través del mail de su madre [email protected], pueden canalizar sus aportes y llegar a reunir el dinero que permita efectuar el costoso tratamiento al menor.

 

TRASPLANTE URGENTE

En el caso de Renato, para recuperar su salud debe ser sometido a un trasplante de médula ósea, ya que la gran carga de hierro lo está afectando enormemente, su madre explicó que “cada transfusión tiene una gran carga de hierro, los niveles están altísimos en su cuerpo, porque el medicamento que ayuda a eliminarlo le hizo mal a Renato, por lo que se lo eliminaron, lo que implicó el apurarnos en realizarle un trasplante, sino mi hijo se muere”.

La mujer, agregó que en Estados Unidos se encontró un donante compatible con Renato, ahora están a la espera de una reunión en la que le dirán lo que viene.  Mientras ello ocurre, el niño debe seguir con su tratamiento, y todo esto tendrá un costo excesivamente alto que la familia no puede costear. Por lo que es necesaria e importante la ayuda de la gente para que la última esperanza de Renato y su familia se pueda transformar en realidad con este trasplante.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes