suscríbete al boletín diario

Noticias

Padre del grumete: “ya no tengo dudas, mi hijo no se suicidó”

Un ex grumete, del cual no se ha revelado su identidad, habría presenciado el maltrato sufrido por el joven al interior de la unidad poco antes de encontrarlo fallecido.


 Por La Tribuna

27-08-2015_18-49-1410_228815

A pocos días de cumplirse cuatro meses de la extraña muerte del grumete angelino, Luciano Fuentes Ovalle, la aparición de nuevos antecedentes dieron un gran vuelco en torno a la investigación del enigmático caso.

Un joven -de quien se mantiene en resguardo su identidad-  ex miembro de la institución y compañero de Luciano, entregó (según afirma) importante información respecto al proceso.

Si bien, en un principio se informó que Fuentes se suicidó, hoy, estos nuevos antecedentes podrían determinar lo contrario.

Este miércoles, en el noticiero de un medio de comunicación nacional, fue emitida la declaración de quien es considerado testigo clave de lo acontecido antes de encontrar fallecido a Fuentes, entregando importantes detalles, por lo que aseguró que el “supuesto” homicidio de su ex compañero fue un montaje de la Armada.

Ante estas declaraciones, La Tribuna logró contactarse con el joven -mediante el padre de Luciano- quien reafirmó sus dichos.

Sostuvo que habría presenciado el maltrato sufrido por Fuentes en la unidad, poco antes de encontrarlo fallecido.

“A Luciano lo castigaron y se lo llevaron de donde estábamos todos. Nos dijeron que se quería escapar de la isla”.

Además, agregó que mientras cumplía su castigo, instructores le pegaron patadas hasta provocarle la muerte. “Vieron que él ya estaba muerto y lo trasladaron hacia los tendederos. Ahí lo colgaron de una soga”.

Asimismo, el testigo clave habría escuchado a dos instructores referirse a que ellos -efectivamente- habrían tenido responsabilidad en el hecho porque se les habría pasado la mano.

“Todo lo que hicieron es un montaje. Eso de que se ahorcó fue para que no se supiera lo que le habían hecho”, concluyó el ex grumete.

 

“YA NO TENGO DUDAS, MI HIJO NO SE SUICIDÓ”

Las reveladoras declaraciones vendrían a corroborar lo que -desde un principio- vienen pensando los padres del grumete fallecido, que a Luciano lo habrían matado.

Frente a esto, su padre, Luciano Fuentes Román, enfatizó que “vendría a confirmar lo que siempre pensábamos de la muerte de mi hijo. Con esto ya no tengo dudas que mi hijo no se suicidó”.

Ahora, Fuentes Román, espera que -con estos nuevos antecedentes- la Armada sea capaz de darles una respuesta clara de lo sucedido con su hijo. “Yo quiero que me respondan con la verdad -más que buscar responsables y sancionarlos- saber y que me digan con exactitud lo que pasó. Eso nos va a permitir reconstruir nuestras vidas, sigo manteniendo lo mismo, pero hoy ya tenemos una ventana con más claridad en lo que nosotros, con padres, siempre hemos dicho: mi hijo no se suicidó”.

Acentuó que seguirán con lo que desde un principio se propuso, buscar la verdad.

“Queremos y pretendemos, como lo dije desde el primer momento, ir en busca de la verdad. He seguido en esta línea, he sido muy cordial con ellos pero han vulnerado nuestros derechos como familia”, expresó Fuentes.

 

LESIONES EN EL INFORME DE AUTOPSIA

A las declaraciones del testigo, que confirma el castigo y maltrato por el que atravesó Luciano, en lo que respecta a la verdadera causa de la muerte del grumete angelino se suman dos nuevas aristas.

Por una parte, otro joven -Rodrigo Aguilera-, que también perteneció a la Armada, confirmó los castigos y el maltrato que se viven dentro de la institución.

En esta línea, el padre de Luciano expresó que Aguilera fue prueba viviente del maltrato, castigo y aberraciones que se comete al interior de las escuelas de formación de la Armada de Chile. “Rodrigo fue castigado severamente, salió infartado, lo estabilizaron, fue entregado a sus padres, y finalmente tuvieron que trasplantarlo del corazón por los fuertes maltratos”.

En base a esto, Luciano Fuentes Román informó de otra evidencia importante, la que comprobó al tener acceso a las fotografías de la autopsia de su hijo.

“Tenemos el informe de autopsia que nos deja claro que esa arista no la pudieron maquinar más allá. Se evidencia una lesión -con elemento contundente- en la rodilla izquierda, algunos hematomas en los codos y su cabeza”, detalló Fuentes.

Al poder ver las fotos del expediente a color, también se apreciaba claramente el costado derecho del joven lleno de moretones. “Una persona que ‘supuestamente’ se suicida, ¿por qué tendría tantas heridas?”, enfatizó Fuentes.

 

LA MISMA RESPUESTA ANTE ESTAS SITUACIONES

“Son muchas las evidencias que tenemos pero la Fiscalía Militar y Naval sigue haciendo su trabajo, ocultando información. El fiscal hace lo mismo, me sigue engañando y mintiendo”, subrayó Fuentes Román.

En este mismo sentido, el afectado padre contó que son varias las personas que también han pasado por situaciones similares y la respuesta es la misma para todos.

“Curiosamente me llama un señor que en el 2012 falleció su hijo en el buque y el fiscal le dio la misma versión: “murió en servicio activo”, tampoco recibió apoyo. Que pena que nos tengamos que unir para poder buscar justicia y verdad en causas similares por el mismo modus operandi que tiene la Armada”, reveló Fuentes.

 

UNA NUEVA ETAPA EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD

Luego de la clara evidencia sobre lo que ocurrió con su hijo, este jueves -al mediodía- los padres de Luciano, junto a su abogado Rodrigo Román, interpusieron una querella criminal ante el Juzgado de Garantía de Talcahuano contra quienes resulten responsables del crimen de su hijo.

Luciano Fuentes Román explicó que la querella la hacen para que -de una vez por todas- la justicia civil tome el caso y no la institución.

“Hoy nos da mayor claridad de que aquí hubo algo más y que por favor se investigue. La única forma que me va a dar tranquilidad es que se haga una investigación por parte de la justicia civil. Es a eso a lo que estoy apelando y que voy a iniciar concretamente, que no sea la justicia militar, ni mucho menos naval”.

“No me da ninguna seguridad la Fiscalía Naval ni mucho menos la Militar, eso lo he dicho desde el primero momento y lo sigo manteniendo, hoy más que nunca”, subrayó Fuentes.

Concretamente, lo que la familia Fuentes Ovalle quiere lograr es que se haga una investigación civil paralela, con exhumación, que sumado a los testigos que tienen le daría una mayor claridad y fuerza para seguir con esta lucha hacia la verdad.

Finalmente, Luciano Fuentes Román dejó en claro que no bajarán los brazos ante esta lucha de buscar a los verdaderos culpables de la muerte de su hijo. “Tenemos conocimiento de quiénes fueron, lo tenemos claro pero eso lo va a manejar el abogado, que en su momento los dará a conocer, pero efectivamente, son dos instructores que –aparentemente- ante la solicitud de mi hijo para salir el día domingo lo castigaron, le provocaron maltrato físico, causándole la muerte”, concluyó el afectado padre.

Recordemos que, el pasado 10 de mayo, el joven Luciano Fuentes Ovalle, de 19 años, fue encontrado muerto en dependencias de la Escuela de Grumetes de la Armada de la Isla Quiriquina de Talcahuano, fue trasladado al hospital naval del puerto, donde se constató su deceso. La versión oficial señaló que el interno se había suicidado.

 

VERSION DE LA ARMADA

Ante estos nuevos antecedentes, La Tribuna se contactó con la Armada de Chile para obtener su versión de los hechos, quienes -mediante un comunicado- explicaron los procedimientos de investigación que lleva la institución antes este caso.

La Armada de Chile señaló que se dispusieron dos investigaciones: una judicial y otra administrativa. La judicial se encuentra en tramitación en la Fiscalía Naval de Talcahuano y la administrativa fue ordenada por el Director de la Escuela de Grumetes pero la instruye la Fiscalía Administrativa de la Segunda Zona Naval.

De ambas tiene copia íntegra la familia, la que cuenta con abogado que los representa, el que puede solicitar diligencias, impugnar las realizadas, presentar recursos y, en general, ejercer todos los derechos que la ley les concede.

Respecto de las causas y circunstancias del fallecimiento, cabe esperar que las investigaciones concluyan. Sin embargo, a la fecha se cuenta con los pronunciamientos de la Policía de Investigaciones y el Servicio Médico legal, los que coinciden en que se trataría de un suicidio.

Finalmente, la institución, en lo que respecta a supuestos testigos que atribuirían el fallecimiento a la intervención de terceros, sólo cabe exigir que esas personas se presenten ante la autoridad judicial competente, esto es, el Fiscal Naval, a fin que éste pueda investigar la veracidad de sus declaraciones.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
antecedentesantedecenteARMADAChilecriminalfuentesgrumeteHomicidioislalucianoMuertenuevosovallequerellaquiriquinasuicidioTalcahuanotestigotestigos

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes