suscríbete al boletín diario

Crónica

Municipio admite ingreso de sus camiones a perrera clandestina

Vecinos del sector La Mona denunciaron que cerca de 40 perros viven hacinados. Cansados de los ruidos molestos y del posible maltrato animal, interpusieron una denuncia en la Fiscalía angelina.


 Por La Tribuna

caba-perro

Difícil situación viven los vecinos del camino vecinal Romero Mellado de Los Ángeles, quienes indican estar cansados de los ruidos y de la falta de cuidado que tienen los más de 40 canes que una mujer tiene en su pequeño terreno de media hectárea.

Tras la visita a terreno del equipo de La Tribuna, Mario Castillo, colindante con el terreno de los animales, informó

que la dueña de los perros tiene apoyo de la municipalidad. “La señora Irma Venegas tiene ayuda municipal, ya que los camiones que recogen la basura no llegan hasta nuestros sitios, pero a su vivienda sí, lo cual es inusual, sumado a que supuestamente la vinieron a fiscalizar los veterinarios de la municipalidad y, la verdad, ni revisaron a los perros”.

Tras estas acusaciones, la directora de la Dirección de Medio Ambiente Municipal, Silvia Sepúlveda, informó que ellos estuvieron en terreno revisando la situación debido a las consultas ingresadas a la municipalidad por parte de los vecinos. “Cuando los veterinarios llegaron al lugar, evaluaron las condiciones de los perros. De este diagnóstico salió una evaluación por parte del municipio. La primera medida fue exigirle a la señora Irma Venegas el cierre perimetral de su sitio y, como segunda acción, está la esterilización de algunos canes, debido a que ella ya está inscrita en el plan de castración, lo cual se realizará en la segunda semana de mayo en la escuela del sector, medidas que se hacen en operativo que se le realizará a todas las mascotas de los vecinos”.

Consultada si se esterilizará el total de perros a cargo de Irma Venegas, respondió que, “nosotros no podemos obligarla a que los esterilice a todos, sino a los que ella estime conveniente, estamos hablando de algo privado”.

Sobre la categorización de “foco” señalada por las organizaciones animalistas de la zona, informó que “eso ya lo tiene que ver la Seremi de Salud”.

Agregó que los veterinarios le solicitaron a la dueña el carné de las vacunas de todos los perros, para saber cuándo recibieron las últimas inmunizaciones, carnés que deberán ser entregados por Venegas el día que les realicen la esterilización. “En el caso que esté retrasado con el historial de los perros, ella puede solicitar por medio de la junta de vecinos la inscripción en el operativo y así tener todo en regla”.

Sobre la ayuda municipal que, según los vecinos, recibe Irma Venegas, Sepúlveda informó que los camiones sí retiran su basura. “Debido a que el camino es angosto, Venegas fue la única vecina en dejar que el camión se diera la vuelta, entonces a ella le retira la basura. De igual forma, ya estamos gestionando a que en el ingreso al camino vecinal instalemos un contenedor para que los vecinos dejen su basura”.

Para finalizar, informó que conocen el historial de Venegas, debido a que tenía gran cantidad de perros en la villa Génesis. “Tenemos registros de algunos de sus canes, ya que vienen de la antigua morada. De igual forma, es importante aclarar que cuando los veterinarios fueron, no revisaron a los perros, sino que se realizó un diagnóstico del entorno de los animales”.

 

PROFESIONAL RESPONDE

Para evidenciar las posibles consecuencias que generan las precarias condiciones en las que viven los perros entrevistamos a Pablo Olmedo Fuentes, médico veterinario de la Universidad de Concepción y director médico del hospital veterinario Mendoza.

Una vez analizadas las imágenes por parte del profesional, fue categórico en señalar que no se está cuidando el interés de los animales. “Al tener esa cantidad de animales en jaulas, claramente es hacinamiento, por lo cual ya no se está velando por el bienestar animal, que es un principio básico. El hecho de que les den comida en el suelo es lo primero denigrante y también existe un alto riesgo de trasmisión de enfermedades bacterianas, virales y parasitarias al estar la comida en contacto con el suelo, en donde, me imagino, también caminan, hacen sus necesitas básicas; por lo tanto, el alimento toma contacto con sus deposiciones, cosa que me parece muy mal y conlleva un riesgo enorme a la salud de cada uno de esos animales”.

Sobre la falta de división de los perros, informó que esto

“aumenta significativamente el riesgo de transmisión de enfermedades, peleas, montas, humedad, mal olor. Ya que al ingresar un nuevo animal, no se cumple la cuarentena, es decir, una seguidilla de malas prácticas que lo único que logran es empeorar la calidad de vida de los perros”.

El profesional fue enfático al recalcar que los perros necesitan cuidados especiales. “Un animal necesita ser atendido diariamente, como darle comida 2 o 3 veces por día, cambiarle el agua por una más fresca, limpieza de deposiciones, baños sanitarios, desparasitaciones, vacunaciones, revisión médica periódica, ejercicio y una cosa muy impórtate: cariño y preocupación. Son animales domésticos acostumbrados a sociabilizar, a desarrollarse junto al hombre, son capaces de recibir y entregar mucho cariño y aprecio cuando son tratados como se debe”.

Debido a los constantes ataques en grupo que realizan los perros a los vecinos y otros animales de la zona, informó que los perros ingresan a la categoría de “asilvestrados”. “El problema de los perros asilvestrados es un tema muy importante. Estos, al estar libres en las ciudades y campos, forman jaurías, cazan en jaurías, atacan en grupos y, por lo general, son bastante efectivos a la hora de hacerlo. Producen un problema mayor, se alimentan del ganado y de animales de abasto de los campesinos y también trasmiten enfermedades a los demás animales (silvestres y domésticos de abasto) y también a los humanos pasando a ser un problema de salud pública, en donde la sociedad es la que más se ve afectada”, concluyó.

SEREMI DE SALUD

En reiteradas ocasiones, La Tribuna solicitó entrevista con Luis Hormazábal, funcionario de la Delegación Provincial Bío Bío de la Seremi de Salud, quien es el encargado de Zoonosis de la institución. Sin embargo, el funcionario no llegó a la hora acordada. Pese a esto, La Tribuna insistirá en buscar una respuesta formal. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes