suscríbete al boletín diario

Crónica

“Se desestima el estudio de impacto ambiental de la central Rucalhue”

La agrupación solicitará que se revoque el documento que autorizaría la construcción la hidroeléctrica de la empresa Atiaia, bajo el argumento que no se consideró el daño que ha sufrido la cuenca del río Bío Bío con la sumatoria de todos los proyectos energéticos.


 Por La Tribuna

fredi

Fredy Pérez, presidente de la Agrupación Aguas Libres detalló que se reunieron con profesionales del Centro de Ciencias Ambientales EULA de la Universidad de Concepción para analizar los antecedentes presentados por la empresa Atiaia, que pretende instalarse en la comuna de Quilaco.

En ese sentido, el dirigente explicó que el Estudio de Impacto Ambiental no considera los efectos sinérgicos que genera la iniciativa. “El proyecto busca sumarse al resto de las ya implementadas, motivo por el cual solicitaremos que se revise la autorización. El documento evaluado por el Centro de la Universidad de Concepción indica que este no considera lo estipulado en el nuevo reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, SEIA”.

El movimiento, argumenta que en uno de los párrafos del informe señala que no se han evaluado las consecuencias de los proyectos empresariales en la zona con una mirada global. “No hay una visión integral, el documento dice -el denominador común de los estudios de todas las centrales Pangue, Ralco, Angostura, presentes hoy en el río Bío Bío ha sido su evaluación de carácter discreto, de proyecto a proyecto, es decir, las evaluaciones ambientales se han realizado de manera no integrada. Todas ellas, han considerado como área de influencia solamente una pequeña porción del ecosistema fluvial, ignorando, por ejemplo, la interacción río-mar y la cadena de impactos que se generan por la serie de aguas embalsadas, las que transforman, fragmentan y alteran gran parte del área ritrón del río Bío Bío”, arguye Pérez.

Según un documento entregado por el EULA a la agrupación Aguas Libres al cual tuvo acceso La Tribuna, en la cuenca del Bío Bío, actualmente están operando 11 centrales hidroeléctricas, cuya generación equivale al 38% del total país. “La zona de ritrón del río Biobío, del cual ya se han embalsado aproximadamente 70 km lineales del ecosistema fluvial, corresponde al tramo de mejor calidad del agua y de una gran diversidad biológica, aspectos que se han ignorado o bien no han sido tratados correctamente en las evaluaciones ambientales”, leyó el dirigente ambientalista.

Pérez señaló que en el caso de la evaluación de un proyecto, este efecto es tomado en consideración por la actual legislatura. “En el reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, Decreto 40/2013 del Ministerio del Medio Ambiente, nos señala en su Artículo 18 el contenido mínimo que deben tener los Estudios de Impacto Ambiental, en su letra F inciso octavo nos afirma que para la evaluación de impactos sinérgicos se deberán considerar los proyectos o actividades que cuenten con calificación ambiental vigente, aún cuando no se encuentren operando, considerando los términos en que fueron aprobados dichos proyectos o actividades, especialmente en lo relativo a su ubicación, emisiones, efluentes y residuos, la extracción, explotación o uso de recursos naturales renovables autorizados ambientalmente y cualquier otra información relevante para definir la línea de base del Estudio de Impacto Ambiental. Por tanto, se puede observar que clara y rotundamente hay imposibilidad tanto legal como jurisprudencial de evaluar un Estudio de Impacto Ambiental, sin que se tome en consideración los efectos sinérgicos que se desencadenaran, entonces se desestima el estudio de impacto ambiental de la central hidroeléctrica Rucalhue”, concluyó Pérez.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Quilacorepresa

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes