lee nuestro papel digital

Crónica Ciudadana

Mujer que busca a su madre biológica en Laja presentó denuncia en la PDI

La Brigada de Derechos Humanos de la policía civil se encargará de reunir los antecedentes y tomar declaraciones a las personas que pudieran aportar información sobre la progenitora de Lyli Orellana Cohen.


 Por Juvenal Rivera

Lily Orellana Cohen busca a su madre-2

A través de una denuncia formal en la Policía de Investigaciones, Lyli Orellana Cohen continuará con la búsqueda de su madre biológica, de quien está tratando de reunir información que le permita saber quién fue la mujer que la parió en el hospital de Laja.

La historia de su búsqueda la divulgó hace a través de sus propias redes sociales, en un desesperado esfuerzo por conseguir algún antecedente que le permita conocer a quién fue su progenitora.

La publicación se viralizó. Cientos de personas compartieron su emotivo relato donde solo pedía saber quién fue su madre biológica, sin cuestionar razones ni motivaciones.

Es una búsqueda que partió hace siete años cuando una crisis familiar que llegó a los tribunales de justicia, le permitió saber que el matrimonio que la crió no era su familia biológica, sino que era hija una mujer de la cual no tiene absolutamente ninguna referencia.

Es más, tiene la seria sospecha que ni siquiera fue adoptada. Su caso podría ser de los varios de bebés robados a sus progenitoras – muchas de ellas pobres y campesinas – en las maternidades de los hospitales públicos entre los años 70 y 80. Con la complicidad de funcionarios, incluso de sacerdotes, esos recién nacidos eran entregados a otras familias quienes los hacían figurar como propios, mientras que la madre – muchas veces engañada – asumía que su bebé había muerto durante el parto.

Pero además de todo, el tiempo apremia para Lyli. Hace dos años le diagnosticaron un cáncer pulmonar en fase terminal y solo gracias a un tratamiento oral de última generación es que ha podido sobrellevar la enfermedad de mejor manera.

Aunque ella vive en Santiago, hace un par de semanas estuvo en Laja con la expectativa de tener un poco de luz que le permitiera iluminar ese difuso camino, pero solo consiguió generalidades o datos definitivamente falsos. “No hubo ninguna pista, nadie quiso hablar”, se lamentó.

“La gente no quiere ayudar porque hay muchos implicados y se están cubriendo las espaldas. Asumieron que es parte de un delito, a pesar que lo que quiero es información de mi mamá, más que perseguir un delito”, señaló la mujer que figura como nacida en el hospital el 1 de diciembre de 1977

Por lo mismo, de vuelta en Santiago, presentó una denuncia en la Policía de Investigaciones. “Todos los casos ocurridos en tiempos de dictadura sobre adopciones ilegales, los ve la fiscalía, a través de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI”, detalló Lyli Orellana.

Sin embargo, reconoce que se trata de un proceso que recién comienza, que será lento. “Primero, la fiscalía emite las órdenes para que la PDI solicite la información en el hospital y se generen las citaciones de los posibles testigos”, añadió.

Pese a todo, ella sigue confiando en que podrá saber quién fue su progenitora. “Tengo la esperanza. Y la denuncia es la única forma de hacerlo”, concluyó.

MENSAJE EN REDES SOCIALES

“No imaginan lo importante que es para mí cerrar ese círculo, una herida gigante se cerraría. No busco familia, probablemente una foto antigua o alguna descripción me haría tan feliz. Inmensamente feliz.

No busco cuestionar ni atacar a nadie, solo busco mis raíces. ¿De quién es mi color de piel, mis pecas? ¿Mi nariz que además heredaron mis [email protected]? ¿Era campesina? ¿Era menor de edad? ¿Habrá sido analfabeta? ¿Habrá sentido susto? ¿Amenazas?

Lo cierto y lo único que tengo claro es que soy de Laja, me hicieron allá, probablemente no de la mejor forma, o de la forma correcta, a lo mejor habían culpas, que sé yo (…) Tampoco busco una familia, solo quiero saber toda la información posible de cómo eran ellos. ¿Seguirá viva mi madre? Lo dudo, es algo que mi corazón siempre me ha dicho.

Si escucharon aunque sea rumores, todo me sirve porque no tengo nada absolutamente nada… Y me lo merezco”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Brigada de Derechos HumanosbúsquedaDenunciaHIJALajamadre biológicaPDI
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes