suscríbete al boletín diario

Coronavirus

Salud mental en pandemia ¿seguimos al debe?

Pese a que hay variadas enfermedades catalogadas dentro de la salud mental, la especialista María José Coya, psicóloga colaboradora del programa de apoyo humano de Funeraria Inmemoria, destaca que “aún como país y sociedad estamos con varias tareas pendientes, lamentablemente, en muchos casos son temáticas tabúes”.


 Por Benjamín Ahumada

salud mental

Lo sucedido en Antofagasta con el pediatra Paulino Guerra volvió a prender las alertas en lo relacionado con la salud mental en nuestro país. El reconocido funcionario de la salud decidió quitarle la vida a su hija quien sufría de daño neurológico para posteriormente atentar contra la suya, luego del fallecimiento de su hijo un día antes.

Para la psicóloga de la Funeraria Inmemoria, María José Coya “normalmente estos temas no son nuevos, pero en general, tampoco son cosas que se hablen mucho en la sociedad, es considerado un tema tabú, pero hay que pensar que cuando hablamos de muertes autoinfligidas los estudios demuestran que son más propensos los hombres que las mujeres, aunque las razones son multifactoriales”.

La especialista en temas de salud mental es enfática en expresar que por ejemplo “mil quinientos chilenos y chilenas están muriendo anualmente por suicidio, la tasa en personas de veinte años se ha duplicado y el mayor porcentaje se está presentando en hombres de la tercera edad”.

Esto, dice, sigue demostrando que estamos al debe en la situación porque las campañas de prevención no necesariamente son útiles. Pese a que el Ministerio de Salud incluso habilitó un número telefónico, la gente no necesariamente acude por ayuda, debido a cosas tan simples como vergüenza o desconocimiento.

Además, remarca la necesidad de mejoras respecto al presupuesto destinado para el área. “El gasto público en relación a los países desarrollados es poco, sólo de un 2,4%, lo cual está muy por debajo de la mínima recomendada por la Organización Mundial de la Salud”, subraya y agrega que el plan 2013-2020 de la OMS “estableció como meta mundial la elaboración o actualización de legislaciones sobre salud mental; si bien Chile ha implementado programas que están ayudando a nuestra población, destaca, en ello, lo valioso del Plan Nacional de Salud Mental 2017-2025, y a la vez “lo indispensable de mantenernos concentrados en seguir avanzando en que lleguemos pronto a contar con una ley que proteja la salud mental de los chilenos y chilenas, pues con esta pandemia es tema aún más preocupante”.

Recalca que pese a que hacen un esfuerzo en Funeraria Inmemoria por colaborar con esta problemática, ya que cuentan hace más de dos años con profesionales de la salud mental que acompañan a los familiares, aún así, dice, la situación es compleja, al tiempo que es fundamental que colaborativamente como país se generen esfuerzos tanto en prevención como en reparación.

“Desde nuestra vereda estamos haciendo lo que está en nuestras manos. Es importante considerar que si antes de la pandemia hubo situaciones de salud mental descubiertas, éstas hoy se han acentuado. Fuera de que es menester contar con una Ley de Salud Mental, lo es también el quitarnos, en lo personal y lo social, el tabú de hablar de estos temas, debemos legitimar y responsabilizarnos de nuestras necesidades en esta área, tanto como validamos y cuidamos nuestra salud física. Esto es tarea de todos, no quitamos importancia a la responsabilidad del Estado, pero tampoco hagamos recaer todo sobre éste; desde nuestra propia experiencia vemos cómo el aporte colaborativo puede impactar realmente la vida de muchos y con ello la de su entorno; debemos apoyar a nuestra gente, valorar lo ya mejorado en los distintos gobiernos y pedir avances con una actitud proactiva y acciones que colaboren”, concluye la experta.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
enfermedades mentalespandemiasalud mental

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes