suscríbete al boletín diario

Coronavirus

Consejo Provincial de Turismo de Biobío aboga por en apoyo directo para capear crisis

Presidente de la entidad, Hernán Hernández, sostuvo que los rubros hotelero y gastronómico enfrentan un muy difícil escenario, con perspectivas de recuperación en octubre próximo, aunque algunas proyecciones prevén que ocurra en diciembre. “No hay pyme que aguante”, aseguró.


 Por Juvenal Rivera

91, Saltos del Laja

En los primeros días de abril, la pandemia del coronavirus estaba muy lejos de ser lo que es ahora en el número de infectados y fallecidos en todo el país.

En ese entonces, cuando los casos diarios no pasaban del medio centenar, el Consejo Provincial de Turismo de Biobío hizo circular una encuesta entre sus asociados para conocer el impacto que estaba ocasionando en los empresarios gastronómicos y hoteleros, los rubros más afectados por la incipiente pandemia. Los primeros, porque sus establecimientos debieron cerrar sus puertas a la atención de público (a lo sumo, operan con la modalidad de reparto a domicilio), y los segundos, por la abrupta caída en el número de visitantes.

En esa fecha, los resultados de la encuesta fueron demoledores. Casi la mitad de los encuestados tenían compromisos financieros impagos y estaban en el Boletín Comercial (el conocido Dicom). Como si fuera poco, la otra mitad preveía caer también a una situación de insolvencia en los dos o tres meses venideros.

El punto no es menor: con deudas morosas de por medio, no hay banco que preste dinero para capear la crisis. De hecho, ese aspecto es la primera barrera de entrada para obtenerlo.

Pero la encuesta entregaba más antecedentes: casi el 60% de los dueños de las pymes del sector turismo no son dueños de las propiedades ni locales que usan. Además, dos de cada tres no estaba al día con sus pagos por complicaciones desde octubre de 2019 a la fecha.

Dos meses después, la situación es mucho peor y las expectativas son, definitivamente, muy poco auspiciosas, al menos para los próximos cuatro o, incluso, seis meses.

Así lo advirtió Hernán Hernández, presidente del Consejo Provincial de Turismo de Biobío, quien recordó que los problemas de las pymes no son solo por las consecuencias de la pandemia desde marzo pasado.

“Veníamos con problemas desde el estallido social de octubre. Por ejemplo, todos los restaurantes del centro de Los Ángeles,  debíamos cerrar a las 7 de la tarde por las protestas que duraban hasta las 11 de la noche. Aunque en enero mejoró un poco, igual estuvo por debajo del promedio normal. Y cuando parecía que íbamos a mejorar, llegó la pandemia”, precisó el dirigente gremial.

RECUPERACIÓN

Y aunque en un principio tenían proyecciones más optimistas respecto de la recuperación de la actividad económica, ahora las expectativas no son tan halagüeñas. “En las reuniones que he tenido a nivel gremial, en un principio se decía que en julio pero hoy se habla de septiembre, octubre o incluso de diciembre para que sea el inicio de la recuperación. Así no hay pyme que aguante”.

A juicio de Hernández, las propuestas acordadas en la mesa de negociación entre el gobierno y una parte de la oposición son positivas “porque te dan un poquito de liquidez y ayudan”, sostuvo que lo importante sería ayuda directa con mecanismos de acceso simplificados. “No estamos en una etapa normal. Acá se debieran asignar recursos de manera casi directa, cumpliendo con algunas normativas, pero sin que sea tan estricto. Es la única posibilidad para hacer frente a esta situación y tener recursos para volver: una inyección directa del Estado y que sea menos exigente”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes