suscríbete al boletín diario

Coronavirus

La dura realidad que enfrenta el Hogar de Ancianos “Don Orione”

Durante 24 horas al día por los siete días de la semana, más de 60 personas se encargan del cuidado, atención y alimentación del grupo de senescentes, cuyo promedio de edad llega a los 78 años.


 Por La Tribuna

manos-viejas-1874090-750x445

El recinto que alberga a 107 adultos mayores, el 70% de los cuales está en condición de postrados, ha debido extremar las medidas sanitarias para resguardar a los residentes. Sin embargo, en el último mes tuvieron una importante merma en las colaboraciones.

La situación del hogar de ancianos “Don Orione” es compleja. El recinto que funciona desde los años 70 al final de la calle Colón, sector norte de Los Ángeles, atiende a 107 adultos mayores. De ellos, más del 70% son postrados, es decir, son completamente dependientes en todo su quehacer diario, hasta para las tareas más simples y domésticas.

Durante 24 horas al día por los siete días de la semana, más de 60 personas se encargan del cuidado, atención y alimentación del grupo de senescentes, cuyo promedio de edad llega a los 78 años.

Sin embargo, la emergencia causada por el implacable avance de la pandemia del coronavirus, ha sumado nuevos elementos de preocupación para los administradores del hogar de ancianos, no solo por el riesgo de contagio sino también por la merma en los ingresos solidarios que mantienen esta obra social.

PREVENIR CONTAGIO

La propagación de la enfermedad ha llegado también a los hogares de ancianos, cuyos senescentes pertenecen justamente al grupo de mayor riesgo. La avanzada edad y las complicaciones de salud asociadas a dicho grupo etáreo hacen que los adultos mayores sean los más expuestos a sufrir afecciones graves de salud.

Hay ya registros dramáticos de infectados en hogares de ancianos en Puente Alto y de Temuco que, incluso, han dejado un salto trágico de víctimas fatales.

Al respecto, el hermano Juan Daza, director del hogar Don Orione, aseguró que se han tomado todos los resguardos sanitarios para prevenir el arribo de la enfermedad, ciñéndose a los lineamientos y protocolos ordenados por la Secretaría Regional Ministerial de Salud del Biobío y del Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama).

Una de las primeras medidas fue la absoluta restricción de visitas a los residentes. “Eso ha sido difícil porque ellos viven en una soledad permanente y parte importante es la visita es que los familiares les hablen, compartan, que estén un momento juntos porque eso les ayuda. Pero ahora no se puede”, señaló.

También cambiaron la modalidad de trabajo, de tal forma de tener equipos de trabajo que no coincidan entre sí, a fin de evitar que se produzca e contagio cruzado.

Adicionalmente, se ha dotado al personal de los implementos sanitarios para el resguardo de la salud propia y de los residentes.

CAÍDA DE RECURSOS

Y mientras por un lado aumentan las medidas de resguardo para minimizar los riesgos del contagio para el más de centenar de adultos mayores, por otro lado han mermado los aportes de los socios y colaboradores.

La prueba más palpable fue lo ocurrido en el pasado mes de marzo. “Se notó la caída en los aportes, no ha llegado casi nada”, admitió el hermano Juan Daza.

Una de las vías de financiamiento son las ayudas que realizan las personas de manera desinteresada en alimentos, comida y artículos de aseo personal, los cuales se hacen llegar habitualmente de manera anónima y solidaria.

El director del hogar don Orione dijo entender las razones de la caída en los aportes, tomando en cuenta la conmoción causada en las últimas semanas por el avance del coronavirus y que ha volcado los esfuerzos para resolver los temas sanitarios en el entorno más inmediato.

Es que las necesidades del hogar son muchas y permanentes, como pañales para adultos y alimentos: “Hasta un paquete de tallarines nos sirve porque si no llueve, que gotee”.

Por eso, el hermano Juan Daza exhortó a la comunidad “a no olvidarnos, a tener presente la ayuda que se presta a más de 100 adultos mayores que tienen los mejores cuidados que se les puede prestar en este momento de sus vidas”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes