suscríbete al boletín diario

Comunas

Compromiso Sanitario CChC: Un pacto con la salud de los trabajadores y sus familias

La Cámara Chilena de la Construcción lanzó en abril el programa para que los espacios de trabajo sean lugares seguros frente al avance del COVID-19.


 Por Prensa La Tribuna

Principal La Tribuna

Inmediatamente después de conocidos los primeros casos de COVID-19 en Chile, la Cámara Chilena de la Construcción elaboró en conjunto con la Mutual de Seguridad un completo Protocolo Sanitario para las obras, con el objetivo de que los espacios de trabajo permanecieran seguros frente al avance del virus. Como resultado, se ha podido mantener alejado al rubro de los focos de mayor contagio.

En una primera etapa, este protocolo se desarrolló para socios de CChC, pero luego se vio que era necesario para todo el sector, dadas las condiciones de propagación del virus. Tal fue el impacto de estas medidas, que el Ministerio de Obras Públicas y el de Economía lo validaron como instrumento fiscalizable y lo incorporaron en gran medida en sus propios manuales de indicaciones.

Cumpliendo en buena parte su objetivo, la aplicación del Protocolo Sanitario ha posibilitado cuidar la salud de los trabajadores, trabajadoras y sus familias, como también proteger las fuentes laborales y la economía familiar al impedir que se detengan las funciones en los lugares que no han sufrido medidas de restricción de desplazamiento.

UNA NUEVA ETAPA

Luego de su exitosa primera intervención, el Protocolo Sanitario tomó una fuerza que incluyó, además de los socios de CChC y empresas del rubro, a autoridades y personalidades públicas que validaron sus recomendaciones. Hoy, la iniciativa se transformó en un Compromiso Sanitario, y el objetivo es que el 100% de las empresas asociadas a la Cámara Chilena de la Construcción firmen ese pacto con la salud de los trabadores y sus familias.

En Los Ángeles, más de la mitad de los asociados a CChC se han comprometido con adoptar las medidas del protocolo. Ahora, los esfuerzos de la mesa que dirige Gerardo Godoy Labrín están orientados a lograr que todo el rubro, que mantiene unos 15 mil trabajadores en la provincia, aplique el conjunto de recomendaciones para seguir beneficiando a los empleados del sector.

LOS ÁNGELES AVANZA

En Los Ángeles los socios de CChC han recibido con entusiasmo el manual de medidas que han apoyado sus funciones en coordinación con las áreas de prevención de riesgos de cada empresa. Esta semana, ya son más de la mitad quienes han puesto su firma para comprometerse con el Protocolo Sanitario.

Una de las primeras empresas en adherir fue la Agrícola y Forestal Bagaro, ubicada en el sector sur de la ciudad, en la Ruta 5. Su gerente de operaciones, José Basauri, quien además es vicepresidente de Gestión de la cámara regional, comentó sobre la experiencia de adaptarse a las medidas que propone este documento y realizó una invitación a las demás empresas a hacer lo mismo.

“En un principio, cuando recién empezamos a ver el tema del protocolo, teníamos algo de susto. Decíamos ‘¿a qué tenemos que enfrentarnos con esto?’, pero la verdad es que una vez que partes trabajando y, como estás cumpliendo con la normativa, te das cuenta que no es que el Protocolo te pida más, sino que es un compromiso con cumplir lo que se está exigiendo y tú estás viendo que es por el beneficio de todos”, expresó.

Por su parte, la presidenta del Comité de Proveedores, Especialistas e Industriales, Claudia Figueroa, dijo que el apoyo de CChC fue vital para mantener la actividad.

“Como empresas proveedoras del rubro de la construcción, desde que partió la pandemia empezamos a implementar algunos procedimientos, fuimos también apoyados por capacitaciones e información que entregó la Cámara desde el inicio. Fuimos aprendiendo para poder asegurar la salud de nuestros trabajadores y poder mantener la continuidad productiva”, expresó.

El Compromiso Sanitario dio buenos resultados también cuando se aplicó en obras que hoy ya están terminadas. Una de ellas es la del Aeropuerto María Dolores, que tras finalizar pudo sacar cuentas alegres: no se produjeron ni contagios ni sospechas de COVID-19.

“En un primer momento todos nos queríamos quedar en casa, pero nos fuimos dando cuenta que el mundo sigue dando vuelta y que teníamos que adaptarnos a esta nueva realidad. Acogimos las ideas que teníamos de las autoridades, clientes, Mutual y la Cámara Chilena de la Construcción, que ha propuesto un formato que aporta a lo mismo. Hemos podido llegar prácticamente a todos lados, lo que no es fácil, porque nuestra área de acción es muy extensa”, expresó Pablo Morgado, gerente general de Serviterra, la empresa a cargo de las obras.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes