suscríbete al boletín diario

Comunas

Luchadoras, perseverantes y sin límites: así son las deportistas de Biobío


 Por La Tribuna

17.1

Atletas que dejan en lo alto el nombre de sus comunas, logran distintos hitos en sus especialidades. Además de llenar de orgullo a la provincia, continúan una cruzada por la equidad.

Pese a que la batalla por lograr igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, que en el aspecto deportivo se remonta a un pasado distante, lo cierto es que pocos avances se han logrado, pero pese a ello, las deportistas nunca han bajado los brazos, logrando superar barreras en busca de la justicia que deberá llegar tarde o temprano.

A nivel particular, en la provincia de Biobío actualmente hay pequeñas gigantes representando en distintas disciplinas junto a grandes mujeres, quienes pese a las condiciones adversas, destacan a nivel nacional e internacional

Son tenistas, kickboxistas, artistas marciales, triatletas, futbolistas, ciclistas y pilotos, entre muchas practicantes de diversas especialidades que perfeccionan día a día su técnica entrenando todos los días, al igual que sus similares masculinos, para superar a sus rivales y traer las preseas a sus distintas localidades, adaptándose a los cambios dentro de sus circuitos competitivos junto al deporte, además de comenzar a ser protagonistas de distintos hitos deportivos.

LOGRAN DAR EL GOLPE Y VAN POR MÁS

Dentro de los últimos acontecimientos en el canotaje se encuentra el desempeño de la piragüista forjada en Laja, María José Maillard, quien alcanzó el segundo lugar en dos pruebas durante el Panamericano de Lima 2019, coronándose como la primera mujer que obtiene dos medallas en el canotaje nacional.

Ahora, la ruta de la atleta aterrizará en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en donde si logra conseguir una presea, podrá dejar una huella imborrable dentro del deporte femenino, al igual que Marlene Ahrens, quien fue la primera chilena abanderada en unos Juegos Olímpicos y única en conseguir una medalla en la misma cita. Ahrens logró plata en Melbourne 1956 e insertó al deporte femenino sudamericano en el máximo evento multidisciplinario internacional.

En tanto, dentro del fútbol, el gran golpe que dieron las damas no da para segundas interpretaciones: la selección ANFA de Mulchén es el primer monarca del torneo nacional de balompié.

Si bien fue un evento sin precedentes en el país, que llenó de alegría la comuna del Bureo, no deja tener un sabor amargo, ya que evidenció distintas inequidades que existen actualmente en el deporte.

Así lo precisó en la ocasión Verónica Fuentealba, capitana del cuadro bureano, manifestando que si bien jugar el primer campeonato nacional amateur femenino fue importante, tras 15 años desenvolviéndose en la especialidad recién ve cambios, especialmente con deportistas pagadas.

“La equidad es mayor y eso es bueno, pero pese a que no es fácil abrirse camino en este deporte, todas podemos. A veces nos ponen limitantes, pero solo está en uno y en entrenar”, puntualizó Fuentealba.

Asimismo, la autora del penal que otorgó el triunfo al elenco bureano, María José, consultada por seguir una carrera futbolística, aseguró que forjar una lamentablemente aún no es rentable para las mujeres.

“No está dentro de mis planes porque tengo amigas que están dentro de clubes como Huachipato o la UdeC, entre otros, y tienen que costearse todo viajando por cuenta de ellas; igual es complicado. Habría que dejarlo todo y pagarse una misma, por lo tanto, no lo veo como opción”, declaró lamentablemente la jugadora, quien por talento no se queda, pero sí por oportunidades.

TENACES Y FIRMES

Una deportista que ha logrado reinventarse durante estos últimos años es Josette Sepúlveda. Triunfó como marchista y ahora lo hace como triatleta.

La deportista angelina ha sido tenaz, ya que destacar como mujer deportista siempre la ha motivado y, recíprocamente, por otras mujeres que buscan su lugar dentro de lo máximo de las especialidades que practican.

“Trato de ser ese perfil para incentivar a que las demás sigan. Uno de vida sana, buena calidad de vida, ejercicio, sobre todo si eres madre, porque igual puedes hacerlo”, explicó la triatleta, que se encuentra dentro de las mejores en la categoría 35-39 años a nivel nacional, en el Ranking Trichile 2020.

A su vez, motivó al resto de mujeres exponiendo que “aunque trabajes, igual lo puedes hacer, por lo tanto, se trata de buscar las instancias. Me gusta ser un ejemplo de que sí se pueden concretar proyectos en todos los sentidos. Solo depende de una”.

De todas formas, todos tienen dificultades y, en el caso de Josette, fue ser madre, lo cual fue duro en un principio, pero se adaptó cuando explicó que se le iba el mundo abajo. La atleta de alto rendimiento explicó que traer al mundo a un niño la afectó en aspectos laborales al tener que dejar todos sus puestos laborales.

“No sabes qué hacer ni que pasará el día de mañana, cómo te sentirás o si el embarazo te permitirá hacer ejercicio o lo que hacías”, afirmó Sepúlveda.

Pero, con el espíritu de cuerpo que le caracteriza, la deportista no bajó los brazos e hizo deporte “hasta el día anterior al parto con pesas, barras, lo que encontré, y dos semanas después volví a retomar el ejercicio”.

Actualmente, Josette continúa su ruta deportiva, donde cabe destacar que formó parte de un estudio científico que investiga cómo las mujeres se están desarrollando en el triatlón. Una participación de la cual manifestó que pudo evidenciar en su última convocatoria Cruzando el Biobío, donde “ha aumentado en un 50%, y eso también demuestra el interés que tienen las mujeres. El hecho de formar parte de un análisis nacional también demuestra que somos parte fundamental dentro del área”.

Para cerrar, la referente por excelencia del deporte femenino comentó que en todo tipo de disciplinas las mujeres ven su campo y camino, se dan a conocer y hay muy buenas, “sobre todo en Los Ángeles, como Johanna Rivas, con quien corrimos juntas cuando más jóvenes. Hay mucho talento, por lo tanto, eso hay que buscar, al igual que el respeto, porque muchas veces nos han pasado a llevar”.

LOS TIEMPOS CAMBIAN 

Practicante de karate y kickboxing, madre de dos hijos, abuela de dos nietos. Con 49 años, ella es Patricia Jara, quien hace más de cuatro años estuvo bajo intensos entrenamientos recibiendo instrucciones del líder Trewa, Roberto González. Sigue su camino en el arte de la batalla junto a la disciplina marcial.

Pelea cuando encuentra contrincante, lo cual explicó que es difícil debido a su categoría y peso, ya que no se encuentran muchas compitiendo.

De todas formas, cuando pisa el cuadrilátero lo disfruta. Así lo comentó tras disputar su última convocatoria en Negrete, donde sumó una nueva contienda, y pese a no poder obtener la victoria, fue una excelente experiencia.

“A mí me encanta ir a pelear, con quien me digan yo voy, como me dice mi instructor, que estoy más loca que él”, declaró Patricia entre risas, a lo que reiteró: “voy a donde sea con tal de luchar, con cualquiera”.

Referente a sus inicios, Patricia comenzó sus entrenamientos junto a una sola exponente. Este año se incorporarían más mujeres, ante lo cual reveló que “me parece excelente, porque cada vez se ven más interesadas en asistir a los entrenamientos con deseos de competir. Muchas también lo toman como un método de autodefensa”.

A pesar de ello, la deportista angelina aseguró que “lo único que está costando es que mujeres mayores se atrevan a incursionar en el kickboxing, y también en el karate; es muy difícil encontrar a alguien que entrene y tenga más de 50 años”.

Debido a lo anterior, Patricia llamó a que las mujeres se atrevan porque “es algo tan bueno para la salud como cualquier otro deporte, que de violencia no tiene nada. Nosotros no es que estemos golpeándonos todos los días, y pese a que entrenemos mucho, a nadie se le obliga a pelear”.

Asimismo, enfatizó que se ve más violencia en la calle que entrenando, ya que entre los practicantes son todos muy respetuosos.

Consultamos a la artista marcial oriunda de Laraquete y estudiante de Lota sobre el antes junto al después que ha observado en la práctica deportiva femenina. Jara explicó que durante su juventud nunca escuchó de kickboxing y eran en su mayoría hombres que hacían karate u otras disciplinas. “Ahora estoy muy contenta porque mientras más mujeres, mejor. Está pasando lo mismo que con el fútbol”, puntualizó.

También enfatizó que “antes era extraño y ahora se ven mucho más, hay equipos a nivel nacional; hoy en día, con las artes marciales ha sucedido lo mismo, porque en estos últimos años nos hemos estado incorporando, haciendo que los deportes dejen de ser exclusivamente de hombres”.

Hay en judo, taekwondo y kickboxing, entre otros.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes